Policía no cree en atentado a hija de Berta Cáceres, pero investigará el caso

 

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La policía nacional de Honduras no cree en el atentado denunciado por Bertha Zúniga Cáceres, hija de la asesinada ambientalista Berta Cáceres,  al calificarlo de “supuesto”.

En un comunicado emitido este miércoles en horas de la tarde por la Secretaría  de Seguridad, dice que se requirió a Terencio de Jesús Martínez Benítez,  originario de La Paz, a quien se le identificó como el conductor de un vehículo tipo pick up, con las mismas características brindadas por Zúniga Cáceres, pero este negó los hechos.

Señala además que están a la espera de las declaraciones de Zúniga y sus acompañantes para determinar si Martínez tuvo algo que ver en el atentado.

Comunicado

La Secretaría de Estado en el Despacho de Seguridad a través de la Policía Nacional de Honduras, en relación al supuesto atentado criminal dirigido a la joven Bertha Zúniga, miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) a la opinión pública informa lo siguiente:

Que según lo detalla la denuncia interpuesta en la ciudad de La Esperanza, Intibucá por la ciudadana Bertha Zúniga, ella y otros dos miembros del COPINH, fueron víctimas de un atentado en la carretera que conduce a la comunidad de Cancire en el municipio de Santiago de Puringla, La Paz.

En respuesta a la denuncia, se procedió de inmediato a la movilización de tres equipos especializados de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) a sectores de La Paz, Intibucá y Siguatepeque con el propósito de hacer las pesquisas correspondientes.

Se requirió al señor Terencio de Jesús Martínez Benítez originario de La Paz, a quien se le identificó como el conductor de un vehículo tipo pick up, con las mismas características y similitudes de las detalladas por la ofendida al momento de interponer la denuncia, quien, al ser indagado por los agentes de investigación, negó las acusaciones imputadas por la denunciante.

La DPI se encuentra a la espera de las declaraciones de los acompañantes de Bertha Zúniga para cumplir con el auto requerimiento de investigación instruido por la Fiscalía del Ministerio Público para que se le siga el proceso judicial correspondiente.

La Policía Nacional reafirma su compromiso de servicio a la ciudadanía, en el marco de la transparencia; cumplimiento de la ley y en el irrestricto respeto a los derechos humanos.

Tegucigalpa M.D.C. 05 de julio de 2017

¡Alerta! Atentan contra Bertha Zúniga hija de Berta Cáceres

Por: Redacción CRITERIO/Foto: Luis Octavio Salgado Alban

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Este viernes a las 2:36 de la tarde la joven Berta Zúniga, hija de la extinta lideresa indígena y ambientalista, Berta Cáceres, y dos compañeros suyos del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) fueron atacados en dos ocasiones por cuatro hombres, en el occidente de este país centroamericano.

Un comunicado del Copinh señala que el atentado se registró cuando Zúniga Cáceres y sus acompañantes, Sotero Chavarría y Asunción Martínez, fueron atacados en dos ocasiones por cuatro hombres cuando iban de regreso  a la comunidad de Cancire, en el municipio de Santiago Puringla, La Paz.

Noticia Relacionada:COPINH llama a organizaciones nacionales e internacionales a estar atentos a juicio de Berta Cáceres

En el primer incidente, tres hombres armados con machetes se apostaron al lado de un carro Toyota Tacoma negro con placas PCH 1886 y se atravesaron en la carretera que de la comunidad de Cancire conduce a San Antonio, amenzando con machetes a los miembros del Copinh.

«Gracias a la habilidad del conductor no pudieron detener ni machetear el carro, sin embargo, el cuarto hombre, conductor del carro Tacoma arrojó una piedra que golpeó la parte de arriba de la ventana del conductor del Copinh», señala el texto.

En la segunda ocasión el mismo carro, solamente con el conductor, dio persecución por el mismo camino a los miembros del Copinh,  rebasando de manera peligrosa con la clara intención de arrojarlos al abismo.

Posteriormente el vehículo Tacoma se puso en frente de la unidad donde se conducían los defensores del medio ambiente, intentando frenarla por al menos diez minutos. Afortunadamente el conductor del Copinh pudo tomar un desvío  y se fue por otro camino y así evitó mayores incidentes.

«El Copinh denuncia que este incidente tiene que ver con las ambiciones de miembros de las comunidades de Lomas de San Antonio y Las Delicias, apoyados por la injerencista agencia gringa de USAID, de quitar una fuente de agua a las comunidades de San Antonio, Cancire, Higuito y Cedrito», reza el comunicado.

«Cabe hacer  notar que estas comunidades que pretenden robar las fuentes de agua han sido afectadas por la represa Hidroeléctrica Zazagua, la cual ha dejado secas sus fuentes de agua», añade la misiva.

El Copinh exige  que las autoridades investiguen y castiguen estas agresiones. Es la responsabilidad del Estado de Honduras proteger la integridad física de sus miembros y tomar todas las medidas necesarias para que la organización realice su labor en la defensa de los derechos de las comunidades Lencas y de sus territorios, dice el comunicado.

Finalmente la organización índigena hace una llamado a la comunidad internacional a que esté atenta y exija a las autoridades hondureñas, la protección de sus miembros.

Berta Zúniga Cáceres, es una de los cuatro hijos de Berta Cáceres, quien fue asesinada la madrugada del 3 de marzo del 2016, en su casa de habitación en la ciudad de La Esperanza, en el departamento de Intibucá. Sus familiares y defensores de derechos humanos señalan que su crimen está vinculado al proyecto hidroeléctrico Agua Zarza, construido sobre el río Gualcarque, por la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA).

Hasta el momento la justicia hondureña ha capturado a ocho supuestos autores materiales del crimen. Dos ellos con vínculos directos con la empresa DESA.