Semana Santa: Sólo 18 mil pruebas de alcoholemia para aproximadamente dos millones de viajeros

Tegucigalpa, Honduras – En este feriado de Semana Santa, la Comisión Nacional de Prevención de Movilizaciones Masivas (Conapremm) destinó la aplicación de unas 18 mil pruebas de alcoholemia en los principales ejes carreteros del país. Sin embargo, esta cantidad resulta insuficiente o insignificante frente a la gran movilización de viajeros, estimada en más de dos millones, de acuerdo con la proyección del Instituto Hondureño de Turismo.

Pese a que gran parte de la población se desplaza en automóviles propios o rentados durante este feriado, el Conapremm destinó estas pruebas únicamente para conductores de unidades de transporte urbano e interurbano. Según antecedentes, la gran mayoría trabaja bajo los efectos del alcohol, poniendo en riesgo sus vidas y las de los usuarios.

«Para asegurarnos de que llegarán bien a su destino, vamos a realizarle una prueba de alcoholemia al conductor de esta unidad. Esto es para verificar que el conductor no haya consumido alcohol y ustedes estén en plena tranquilidad», mencionó el comisionado de la Policía Nacional, Miguel Martínez Madrid, mientras le realizaban la prueba al chofer durante un operativo policial en el norte de la capital.

Sin embargo, según el cálculo del Instituto Hondureño de Turismo, las 18 mil pruebas no representarán algo significativo para los dos millones de hondureños que comenzaron a movilizarse desde el pasado lunes 25 de marzo para iniciar las actividades de Semana Santa. En términos simples, esto equivale a aplicar tan solo un 0.9% de pruebas para el número exacto de viajeros.

Además, algo que podría resultar contraproducente para la estrategia de la institucionalidad, según opiniones expresadas por analistas en medios de comunicación, es que las pruebas solo serán aplicadas al personal de transporte. Sin embargo, gran parte de los accidentes de tránsito en estas fechas festivas son protagonizados por motociclistas y conductores de vehículos particulares que manejan bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Según trabajos de investigación y análisis de datos de Criterio.hn, en la escala de conducción temeraria, en primer lugar, están los motociclistas, que actualmente mantienen en zozobra y abarrotan las salas de emergencia y ortopedia de los hospitales públicos. En segundo lugar, están los conductores de autobuses, quienes conducen bajo los efectos de drogas como crack, cocaína y marihuana.

Y en tercer lugar, está un reducido grupo de conductores de vehículos particulares, quienes, al abusar del consumo de bebidas alcohólicas, ponen en riesgo sus vidas y las de otras personas. Esto quedó evidenciado el pasado 19 de marzo de 2024, cuando un joven de 22 años invadió un carril y terminó con la vida de dos personas: un motociclista y su acompañante.

El vehículo gris era conducido por un joven de 22 años que, al haber ingerido bebidas alcohólicas, invadió el carril contrario e impactó contra la motocicleta en la que viajaban dos personas, quienes resultaron muertas (fotografía: redes sociales)

De igual interés: Crimen organizado secuestra al transporte en la capital de Honduras

¿Y LAS PRUEBAS DE DOPAJE?

Según la información, Conapremm, integrado por distintas instituciones como la Policía Nacional, Secretaría de Salud e Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT), sólo aplicará pruebas de alcoholemia, no de dopaje, para detectar si los conductores están consumiendo drogas antes o durante la conducción.

Criterio.hn consultó a la institución armada y, de igual manera, al Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa), encargado de aplicar estas pruebas, para conocer el motivo por el cual no incluyeron las pruebas de dopaje y por qué se destinaron tan pocas pruebas para una gran cantidad de viajeros. Hasta la publicación de este artículo, no se ha recibido respuesta.

Según la Policía, en el 80% de los accidentes de tránsito registrados este 2024 en Honduras, están relacionados los motociclistas por su conducción temeraria (Foto: DNVT)

Ya que, con la aplicación simultánea de la prueba de dopaje, también se habrían retirado de las carreteras a conductores que, al consumir diversos alucinógenos, ponen en riesgo sus vidas y las de otras personas. Y, de igual manera, la estrategia de prevención podría dar un resultado que indique la magnitud de personas que manejan bajo los efectos de alcohol y drogas en estas fechas y, de esa manera, para los próximos años establecer operativos más rigurosos.

De interés: Hospitales públicos permanecen desbordados por motociclistas accidentados

SEMANA SANTA: PICO DE ACCIDENTES

Durante el período vacacional de Semana Santa en Honduras, las carreteras se convierten en escenarios de tragedias y pérdidas irreparables. El incremento en el flujo vehicular, combinado con conductores imprudentes y condiciones climáticas desafiantes, ha dado lugar a una alarmante cantidad de accidentes de tránsito. En muchos casos, estos incidentes resultan en lesiones graves o incluso en la pérdida de vidas humanas.

Las autoridades han intensificado los controles y operativos de seguridad este 2024, pero algunos conductores continúan desafiando las normas viales, poniendo en peligro no solo sus propias vidas.

De hecho, previo a Semana Santa, el pico de accidentes registrados este 2024, ya superó a los contabilizados en los mismos meses de 2023. Dejando entrever que urge una reforma a la Ley de Tránsito para establecer penas más rigurosas a conductores irresponsables.

  • Daniel Girón
    Me gusta trastear en los registros del dinero público, manipular y analizar datos para contar lo que no se sabe. Prefiero trabajar en equipo, antes que solo porque en el consenso está la clave. Aún no he llegado a donde quiero, pero volver no es opción. danielgiron@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.