Noticias Destacadas|Opinion

Reflexiones sobre la pandemia (68)(¿Qué hacer?)

Compartir

Por: Rodil Rivera Rodil

 En 1902, Lenin publicó el folleto, o más bien, el tratado político “¿Qué hacer?”, en el que abordaba las cuestiones cruciales de organización y estrategia del movimiento revolucionario ruso y combatía la corriente llamada “economicista”, que abogaba por que la lucha se redujera a las conquistas meramente económicas del proletariado, o sea, a las reivindicaciones salariales y al mejoramiento de las condiciones de trabajo. Y no a la toma del poder para cambiar a fondo las estructuras socioeconómicas de la Rusia de aquel tiempo.

Como es sabido, la obra ejerció una decisiva influencia en el curso de los acontecimientos posteriores hasta el triunfo de la revolución quince años más tarde, en 1917. El título “Qué hacer”, de por si sugestivo, lo tomó Lenin de la novela del economista y novelista, Nicolái Chernyshevski, editada en 1862, que estuviera en boga entre los revolucionarios del siglo XIX. Pero muy pronto adquirió tal popularidad que desde entonces ha sido empleado por políticos y teóricos de todas las tendencias, incluyendo, de la derecha y hasta de la extrema derecha.

Traigo a colación el trabajo de Lenin porque desde el pasado 28 de noviembre un buen número de periodistas, columnistas, políticos y empresarios, se han dedicado a dar toda clase de consejos a la alianza y a la presidenta electa, Xiomara Castro, acerca de lo que tienen que hacer, y más, quizás, sobre lo que no tienen que hacer. Por ello, creo que es bueno recordar que Libre ya demostró que la línea de acción que se trazó en el 2010 para alcanzar el poder, con los cambios y correcciones que las circunstancias exigieron, fue la correcta.

Ello a pesar de que, por un lado, enfrentó, no a gobiernos nacionalistas democráticos, sino a una dictadura corrupta, tramposa y carente de todo escrúpulo. Y, en sus propias filas, a fuertes presiones de todo tipo. Para que no se convirtiera en partido, para que no dejara el Partido Liberal, para que no participará en la lucha electoral y hasta para que no se aliara con Nasralla. Por lo que es dable asumir que, además de la experiencia anterior de Mel y Xiomara en el gobierno, algo sabrá Libre de lo que tiene que hacer.

Pero lo asombroso, hasta donde nos podemos asombrar por estas cosas en Honduras, es que los que ahora se han vuelto sabelotodo y expertos asesores son los mismos que en todos estos años se dedicaron a denigrar, insultar y satanizar a Mel Zelaya, a Xiomara Castro y a todos los que se unieron o simpatizaron con Libre. Y quienes, sin honrosas excepciones, estuvieron incondicionalmente al servicio de JOH.

Y su fidelidad perruna no se debió a que de verdad creyeran en lo que decían sino, simple y llanamente, a que convirtieron su pluma en vulgar mercancía, como todo el mundo lo sabe y la CICIH y el Ministerio Público tendrán que investigarlo y proceder en su momento. Es harto sabido que en el fatídico gobierno de JOH, no solo empresarios y políticos se metieron hasta el cuello en la corrupción sino también muchos periodistas.

De otro lado, no deja de provocar una que otra sonrisa ver cómo, en cuestión de horas y con la mayor frescura, estos inefables personajes han pasado, sin contrición alguna, de la alabanza sin límites, o con límites retorcidos, a despotricar contra JOH y los dirigentes nacionalistas. Ahora resulta que les conocen más corruptelas y leperadas que nadie. Pero, al mismo tiempo, tampoco les ha producido un ápice de vergüenza comenzar a prodigar poco disimulados elogios a Xiomara por su “retorno fulgurante”, y empeñarse en estarle haciendo “sanas” advertencias:

Mucho cuidado, ni piense en convocar a ninguna consulta popular ni nada que tenga que ver con una asamblea constituyente. Ni se le ocurra establecer relaciones con la China continental; los gringos se pueden enojar. Si toca las ZEDES que sea con mucha prudencia; nos pueden demandar y recuerde que no puede hacerlo sin la mayoría calificada del congreso. Hay que continuar con los logros en la macroeconomía, y lo mejor que puede hacer es entregarle el manejo de toda la economía a la empresa privada, como hizo Guatemala. Hay que actuar con extrema precaución en el asunto de la ENEE, y no vaya a atrasar o suspender los pagos a los empresarios de la energía porque nos pueden dejar sin luz. Y no sean tontos en Libre, no le cumplan a Nasralla nada de lo que le prometieron; eso es lo que haría JOH”. Y paro de contar.

En fin. Que el mensaje que estos señores quieren transmitir a la alianza se puede resumir en que debe renunciar a sus ideales y a la bandera progresista que la llevó al poder. Y, por supuesto, que Libre deje de ser un partido de izquierda, un partido de cambio. Dicho de otro modo, que abandone su razón de ser. Casi que le piden que, de una vez, mejor se disuelva.

Y no solo eso, también le recomiendan, cómo no, que siga el “digno” ejemplo de Juan Orlando Hernández; tal vez, claro está, con un poquito menos de corrupción. Tampoco hay que abusar. Lo que indica que estos aventajados discípulos de Judas no han reparado en que ellos nunca le hicieron ninguna amonestación a JOH, ni siquiera una pregunta medio incómoda. Por el contrario, se esmeraron es estar siempre prestos para ocultar, disculpar y, según la paga, ensalzar a rabiar sus barbaridades.

Sin embargo, entre líneas se puede leer un recado para la alianza de diáfana franqueza y sin remilgos ideológicos. Y es este: “Ya que llegaron al poder, tenemos la obligación patriótica de prestarles nuestra colaboración. Lo único que necesitamos, no faltaba más, es ponernos de acuerdo en el precio. Una nadería. Estamos abiertos, y el pago se puede efectuar, como hacíamos con JOH, con chamba permanente, temporal o por cada artículo o comentario de radio o televisión. Y no se preocupen, con todo gusto podemos rectificar, rectificar es de sabios, lo que dijimos sobre la constituyente, China, las ZEDES o sobre lo que sea que hayamos dicho lo que sea. “Las tarifas serán razonables. Y si no les parece, ya saben, no pararemos de calumniarlos”.

¡Ah! la miseria humana. Pero no la material, las más de las veces conmovedora y sublime, que narraron Marx y Víctor Hugo. Sino la moral, esa despreciable mezcla de maldad y cinismo que anida en el alma de ciertos hombres y que tan bien describieron Shakespeare y Balzac..

Démosle un respiro a la alianza. Sin duda, incurrirá en errores, pero al menos estaremos seguros de que no serán intencionales ni dolosos, como todo lo que han hecho JOH y sus secuaces.

 

Tegucigalpa, 8 de diciembre de 2021.

Un comentario en “Reflexiones sobre la pandemia (68)(¿Qué hacer?)

  1. Me parece muy buen artículo. Le comento algunas Reflexiones Desde Lejos.

    1. Rápida y profunda evaluación; un “inventario” de país que se recibe: en la economía, la salud, la educación y las finanzas públicas. El BID, FMI y agencias de la ONU, podrían ayudar a hacer esto en pocos días.

    2. Conviene otorgar las exoneraciones fiscales a las familias de migrantes. La inversión extranjera directa IED en 2020 1.8% del PIB las remesas 23.4%. El empleo, el valor agregado, la demanda interna y las ganancias -para el sector financiero, el comercio y el medio rural- generado por las remesas son significativamente superiores a las generadas por la inversión extranjera directa.
    La inversión privada más importante en la pasada década fue la Formación de Capital Humano-salud, educación- y nutrición que financiaron las remesas de Hondureños en Estados Unidos. Los migrantes son los mayores inversores en Honduras . En la Economía del Conocimiento esta es una inversión más valiosa, que en comodities.

    3. “La reforma constitucional que crea las ZEDES violenta la forma de gobierno y al territorio nacional, violenta los artículos pétreos que están por encima de cualquier reforma constitucional, artículo 321 de la Constitución… Sí el cimiento donde está sustentado la creación de las ZEDES es nulo, todas aquellas normas jurídicas como ley orgánica, leyes, reglamentos y normas que se deriven de ella, son nulas”
    Desde el punto de vista del desarrollo económico las sedes son una fantasía más del neoliberalismo de P. Romer. No existen análisis científicos que fundamenten la importación de ésta idea, basada en países con economías muy diferentes a las de Honduras. El país no tiene que comprar “espejitos de desarrollo” otra vez.
    4. El socio histórico principal de Honduras es United States Of America, no los organismos internacionales. Hay una oportunidad con el actual gobierno de Estados Unidos. Su apoyo a los pobres y a la reducción de la pobreza infantil . Su discurso sobre migración, basado en la anticorrupción , la inversión para retener migrantes y el respeto de derechos humanos.

    5. Un tema especial. Se presentarán el FMI, el BID y otros organismos internacionales con la canaleta neoliberal de equilibrar las finanzas públicas, de recortar el gasto público, de vender la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, ENEE, o dividirla en partes y privatizarla. Buscarán endeudar más a Honduras para mantenerla sujeta y amarrar al nuevo gobierno con nuevas condicionalidades . El servicio de la deuda absorbe ya más de la mitad de la recaudación del Presupuesto General de la República,54.2% .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.