Logo Cirterio.hn blanco

Redondo se resiste a revertir Ley Orgánica del Congreso heredada por el Partido Nacional que le da poderes absolutos

El Partido Nacional hizo las reformas en el ocaso de la legislación de 2021, cuando la presidencia del Congreso estaba en el aire y había una disputada entre Luis Redondo y Jorge Cálix. Este último era el candidato por el que los nacionalistas se decantaban. Pero su cálculo les falló y le entregaron en bandeja de plata un poder a Luis Redondo, quien hoy se resiste a renunciar a la “dictadura” que recibió.

Tegucigalpa.- El presidente del Congreso Nacional de Honduras, Luis Redondo, ahora se vale de reformas arbitrarias hechas a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, heredadas por el Partido Nacional con la intención de beneficiar una eventual elección Jorge Cálix.

Dichas reformas surtieron efecto a partir del 20 de enero de 2022, días atrás de que el Partido Nacional dejara el poder que mantuvo dentro del Legislativo durante doce años, y le otorgan al titular de ese poder del Estado un poder casi absoluto.

La reforma contemplada en el artículo 49, que se materializó en el decreto legislativo 140-2021, consiguió, en esencia, que los 128 legisladores suplentes tengan voz y voto y sean acreedores de todos los derechos y beneficios, de los que gozan los propietarios, incluidos salarios, viáticos y gastos de representación.

Antes de que el artículo 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo se reformara, la curul de un diputado propietario únicamente podía ser ocupada, en casos de ausencia, por el diputado suplente que lo acompañó en la papeleta electoral.

Ahora los 128 diputados suplentes están obligados a estar presentes en todas las sesiones del pleno del Congreso, “a efecto de garantizar su disponibilidad en caso de ser requeridos para participar en sustitución de un propietario de su bancada”. El presidente elige qué diputados suplentes pueden votar o no, dejando abierta la posibilidad de que solo lo hagan los legisladores afines a sus intereses.

Además, reza el texto legislativo, “deben integrarse como miembros alternos en las comisiones legislativas ordinarias por designación del presidente del Congreso”.

Esta reforma arbitraria ha permitido, por ejemplo, que la diputada Dunia Jiménez (suplente de Luis Redondo) integre más comisiones legislativas que varios diputados propietarios, o que Obed López ocupe la curul de Rasel Tomé (su diputado propietario y vicepresidente del Congreso), y participe con voz y voto en las sesiones legislativas.

La reforma da respuesta, además, a por qué Luis Redondo fue elegido presidente del Congreso con votos de diputados suplentes y diputados propietarios.

El 23 de enero de 2023, diputados propietarios y suplentes escogieron como titular del Legislativo a Luis Redondo, siendo juramentado por Rasel Tomé, de Libre, en una jugada mediante la cual se sacó provecho de la reforma que el Congreso del nacionalista Mauricio Oliva había hecho, semanas atrás, al artículo 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo.

Al ser cuestionado por la oposición, el presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, arguye el poder que le da el artículo 49 de la Ley Orgánica del Congreso. (Foto: Criterio.hn-Horacio Lorca).

Más detalles: ¡Dos Congresos en Honduras! Jorge Cálix y Luis Redondo, presidentes

DIPUTADOS SUPLENTES TOMANDO EL LUGAR DE DIPUTADOS PROPIETARIOS

Pero más allá de ello, el 30 de noviembre de 2022, en el Congreso se generó un nuevo episodio polémico dentro de la bancada del Partido Salvador de Honduras (PSH). La diputada suplente de ese partido político, Claudia Ramírez, denunció que, tras haber salido a comprar comida unos minutos, injustamente colocaron en su curul a Mauricio Castellanos -también diputado suplente del PSH-, quien se rehusó a dejar la silla y argumentó que tenía la autorización de Luis Redondo.

Claudia Ramírez resultó electa como diputada suplente de Suyapa Figueroa en las elecciones legislativas de 2021, pero, en esta ocasión, fue Maribel Espinoza quien la designó como su suplente, previa notificación de ausencia que conoció el propio presidente del Congreso. Espinoza reaccionó molesta ante la situación y lanzó un dardo que pareció estar dirigido a Luis Redondo.

“Gracias, compañeras, por defender la postura que compartimos en mi ausencia. En el pasado, otros luchaban de esa forma por principios y valores; ahora en el poder son los nuevos dictadores que hacen lo que antes criticaban, lo cual es más grave. ¡Qué pena!”, soltó la diputada del PSH, Maribel Espinoza.

En respuesta a los señalamientos, Luis Redondo, quien se ha distanciado de la bancada de su partido PSH, hizo alusión vía Twitter al artículo 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo y, además, según la diputada Suyapa Figueroa, cuando ella le reclamó, este le respondió escuetamente que “él puede hacer eso”.

Y, efectivamente, Luis Redondo tiene la potestad de tomar esa decisión arbitraria. Lo que no menciona es que esa facultad involuntariamente se la otorgó el Partido Nacional y ahora, que sabe que la puede utilizar a su conveniencia, no piensa despojarse de ella.

ARTICULO 49 CONVIERTE A LUIS REDONDO EN UNA ESPECIE DE DICTADOR

A criterio del analista político y exdiputado del Partido Liberal, Rodil Rivera Rodil, el reformado artículo 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo debería ser revisado a la luz de los intereses democráticos representados en el Congreso y no de los intereses del partido en poder.

“Cuando se dio la crisis legislativa, estudié la ley y encontré que ese artículo 49 convierte al presidente del Congreso casi en un dictador, otorgándole un exceso de atribuciones. Libre y PSH debían someter eso a revisión desde que inició la legislatura, porque es improcedente que el presidente del Congreso decida quiénes de los suplentes pueden votar o no, cuando antes cada diputado propietario tenía un suplente y este solo participaba en su ausencia”, explicó a Criterio.hn.

Además, comentó que mantener vigente el artículo 49 con la estructura actual podría representar un arma de doble filo, sobre todo, con miras hacia próximos períodos legislativos.

De interés: Gobernabilidad en el Congreso Nacional continúa denotando enormes grietas

“Es posible que en este momento el artículo 49 esté sirviéndole al partido de gobierno, que es Libre y su alianza con PSH, pero en el futuro eso puede cambiar, y continuar siendo utilizado por otros partidos como una herramienta arbitraria. Definitivamente ese decreto debe revisarse con el propósito de que exista más democracia a lo interno del Congreso”, añadió Rivera Rodil, quien aseguró que revisando ese artículo se evitarían situaciones anómalas en las que un diputado suplente le quita una curul a otro suplente.

Otros analistas, como Joaquín Mejía Rivera, en ocasiones previas han asegurado que el decreto contentivo de esa reforma al artículo 49 es inconstitucional.

LO QUE ERA MALO, AHORA SIRVE

A perspectiva del director del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD, en inglés), Luis León, la reforma al artículo 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo significó un “tiro por la culata” para los intereses del Partido Nacional, que estaba respaldando la candidatura de Jorge Cálix, de Libre, como presidente del Congreso de la República.

“Se incluyó dentro de la reforma que también participaran los suplentes en ausencia de titulares, cuando antes el suplente únicamente debía suplir a su diputado propietario, pero al final toda esa crítica que se dio en los años anteriores, ahora no tiene efecto cuando se tiene que tomar decisiones con diputados suplentes”, mencionó León a Criterio.hn.

También lea: ¡Dos Congresos en Honduras! Jorge Cálix y Luis Redondo, presidentes

En enero pasado, previo a la instalación del Congreso Nacional, Honduras registró una crisis política sui géneris, con dos presidentes del Poder Legislativo: Luis Redondo y Jorge Cálix.

En el hemiciclo legislativo 49 diputados propietarios: 31 del Partido Libertad y Refundación (Libre), 10 del Partido Salvador de Honduras (PSH), siete del Partido Liberal y uno de la Democracia Cristiana de Honduras (DCH) eligieron una Junta Directiva presidida por Luis Redondo. Cabe señalar que se integraron los diputados suplentes para acumular el voto de más de 80 congresistas.

Mientras en un club social de la comunidad de Bosques de Zambrano, a 32 kilómetros de la capital, 79 diputados propietarios, integrados por 44 del Partido Nacional, 19 disidentes del Partido Libre, 15 del Partido Liberal y uno del Partido Anticorrupción (PAC) eligieron otra junta directiva presidida por el diputado, Jorge Cálix e integrada por diputados disidentes del Partido Libre, institución partidaria que ganó las elecciones el pasado 28 de noviembre en el nivel presidencial a la cabeza de Xiomara Castro.

Jorge Cálix, quien recibió el evidente apoyo del Partido Nacional, alegó haber sido electo por la mayoría de los diputados propietarios, desconociendo el arma que sus aliados habían dejado y que fue la que utilizó su contrincante.

Entre tanto, Luis Redondo, candidato de la entonces presidenta electa, Xiomara Castro, quien para entronizarse en el cargo recibió el voto de 49 diputados propietarios y de más de 30 suplentes. Pero, eso no fue todo lo que jugó a favor de Redondo, pues además, contó con el apoyo del Poder Ejecutivo y logró que su Junta Directiva se legalizara al ser publicada en el diario oficial La Gaceta.

La facultad que se le otorga al presidente del Congreso de la República, de utilizar a diputados suplentes a su conveniencia, genera preocupación de cara a la elección de los 15 magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general de la República, dos procesos que se efectuarán dentro del Legislativo en 2023.  

  • Luis Escalante
    Me gusta esculcar en los portales de transparencia y, con base en información pública, realizar periodismo de datos. Siempre releo mis textos y me pregunto qué opinan los lectores acerca de mi trabajo. Si me preguntasen cómo definir nuestra labor, respondería que los periodistas tenemos la obligación de visibilizar lo que otros pretenden ocultar, y que para eso estoy acá. luisescalante@criterio.hn

comparte:

Más publicaciones