Actualidad|Noticias Destacadas

Redes sociales: la válvula de escape de funcionarios del nuevo gobierno

válvula de escape de funcionarios del nuevo gobierno

Compartir

Foto portada: Casa Presidencial

Tegucigalpa.-Funcionarios del gobierno de Xiomara Castro, especialmente los jóvenes, abanderan una postura de repeler los cuestionamientos sobre su accionar a través de las redes sociales.

Las acciones vienen de ministros, funcionarios y afines al gobierno, quienes responden a críticas, señalamientos o ataques en cuanto que no cumplen con los requisitos explícitos de su gestión, en algunos casos, las posturas concluyen en confrontaciones con la ciudadanía que los cuestiona.

En una extensa entrevista a Criterio, el viceministro de comunicaciones, Carlos Estrada expuso que algunas personas consideran que “ser reaccionarios es negativo”, sin embargo, es del criterio que depende a qué está reaccionando el funcionario de gobierno.

Carlos Estrada, subsecretario de Prensa. Fotos: Jorge Burgos/Criterio.hn

Noticia relacionada Malas prácticas del gobierno anterior parecen ser replicadas en gobierno de Xiomara Castro

“Tiene que ver con un tema de sensibilidad, antes de ser funcionario público soy ciudadano y tengo la responsabilidad histórica de responder a un cuestionamiento errado y violento, no pretendan que nosotros tengamos una actitud pasiva, conservadora y acrítica de todos los cuestionamientos que nos hagan porque a veces los cuestionamientos están mal planteados”, declaró.

A juicio de Estrada, es necesario cambiar esas posturas conservadoras arraigadas históricamente siendo esta peculiaridad “un nuevo tipo de política burocrática, saliendo de una sociedad acrítica a una sociedad analítica y con criterios de respuesta”.

“Cuando la gente no está acostumbrada a ver funcionarios respondiendo de forma beligerante entonces hay una crispación en la sensibilidad”, añade.

Cuando se le consultó del porqué los ministros de mayor edad no ejercen acciones de réplicas o reaccionar a cuestionamientos, indicó que existen “generaciones distintas con transversalidad”.

“Se tiene que aprender que somos una generación nueva, se trata de tener una posición ante el conservadurismo que ha imperado. Estamos siendo beligerantes, estamos saliendo de una sociedad acrítica y conservadora a una sociedad analítica y con criterios de respuesta y funcionarios más beligerantes”, reiteró

Para el reconocido abogado experto en derechos humanos, Joaquín Mejía, cuando una persona asume un cargo público debe de comprender que “de manera voluntaria se somete a un mayor escrutinio público”.

Noticia relacionada Manuel Zelaya, la imagen que empaña el mandato de la presidenta Xiomara Castro

Expone que este cargo público tiene “unas limitaciones” en el sentido que se constituye en un servicio para beneficio de la ciudadanía y “si ese funcionario es un servidor público y la ciudadanía es la beneficiaria, por tanto, está claro que quien ocupa un cargo debe tener mayor tolerancia a la crítica pública”.

Además, detalla que, de acuerdo a los estándares de derechos humanos, cuando se trata de proteger el nombre y el honor de las personas “esa protección se verá reducida si la persona es una funcionaria pública porque la libertad de expresión protege todos los tipos de discursos incluso aquellos que son insultos o aquellos que no nos gustan cuando”.

“Uno de los aspectos fundamentales que deberían entender los nuevos funcionarios y funcionarias es que deben tener mayor tolerancia a la crítica pública y, en vez de entrar en un conflicto verbal con aquellas personas que le critican, lo que deben hacer es demostrar que están haciendo su trabajo, rendir cuentas a la ciudadanía y comprender que deben de ser más tolerantes y que la crítica pública forma parte de la libertad de expresión”, agregó.

A criterio de Carlos Sierra, del Centro de Investigaciones y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh), el fenómeno es complejo y depende de cada funcionario, aunque reconoce que “existe una actitud defensiva, casi natural, porque apenas inicia el gobierno”.

Noticia relacionada Excluida la función de los designados presidenciales de Honduras

No obstante, valora que algunos funcionarios “no tienen claridad de su mandato y no comprenden que su puesto implica que son garantes de derechos o sea que son los responsables directos que las cosas ocurra de parte del Estado en sus diferentes dependencias”.

Por su parte el abogado Raúl Paniagua, concuerda que al ejercerse un cargo público se está sujeto al escrutinio y cuestionamientos de la ciudadanía siendo un derecho inherente, valorando que la respuesta de los funcionarios debe ser basado en su trabajo y no mediante discusiones.

“Ellos están expuestos a la crítica, el escrutinio público y cuando un gobierno viene comenzando y hay demasiadas críticas significa que no están poniendo los planes en acción. Los ministros deben encargarse de trabajar, las respuestas van a ser a través de su trabajo no ponerse a discutir a través de redes sociales o medios de comunicación”, considera.

Asimismo, señala que los funcionarios deben “ser más responsables y aceptar la crítica del pueblo porque muchos funcionarios públicos son reaccionarios, deben ser más conscientes y admitir el escrutinio público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.