Reconstrucción en manos de cuestionado Consejo Consultivo genera desconfianza

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa. – La nueva instancia del gobierno de Juan Hernández, el Consejo Consultivo para la Reconstrucción Nacional, no logra concitar confianza en las organizaciones de la sociedad civil que monitorea el desempeño de las políticas públicas y económicas de la administración nacionalista.

Los países amigos muy difícilmente darán recursos porque ellos mismos tienen problemas derivados de la pandemia, el escenario del Mitch era de más bonanza a nivel mundial y hubo una rápida reacción con el Plan de Reconstrucción Nacional, aseveró Ismael Zepeda, analista del Foro Social de la deuda Externa y Desarrollo de Honduras, (FOSDEH).

De ahí nació la estrategia de reducción de la pobreza y un plan de desarrollo nacional, hoy el gobierno se apropia del dinero para la pandemia y adquiere hospitales que estarán listos hasta el primer trimestre del próximo año.

Por eso, resulta “irrisorio que la corrupción atraiga ayuda y recursos de otros países, como la Cooperación Suiza o de la Agencia estadounidense USAID, que tienen a la corrupción como la imagen de este gobierno”, sostiene.

Al ver el contexto nacional, con miles de personas que han perdido su empleo, desigualdades más profundas y un sistema que precariza a los seres humanos, Honduras, prácticamente, es un país devastado por fenómenos naturales, la pandemia que no ha sido controlada y más la corrupción en un sistema político dictatorial, militarista y privatizador, hace que el concepto de refundación-reconstrucción sea más complejo, concluye.

De su lado, la economista-feminista Cindy Larissa Rodríguez, opinó que no se puede hablar sin tener presente la parte histórica en la que se ha consolidado una dictadura y el crimen organizado que violan los derechos humanos, los derechos de las mujeres y sostienen al bipartidismo que con comisiones tratan de lavar la cara del mismo gobierno

No podemos desligar que ese bipartidismo exhibe el daño y siguen dañando a la población y frente a esto también es necesario buscar una salida a la situación, porque esto va más allá del bipartidismo que ha gobernado Honduras.

“El país no necesitamos reconstruirlo, Honduras requiere de refundación, pero hacerlo con este gobierno y sus preceptos es hacer lo mismo para permanecer en el poder.

En el Consejo Consultivo que hoy ha armado el gobierno nacionalista de Juan Hernández están figuras que acompañaron a Carlos Flores (1998-2002) en el gobierno que le tocó enfrentar el huracán Mitch, que fue uno de los ciclones tropicales más poderosos y mortales que se han visto con vientos sostenidos de 290 km/h 320 km/h. Mitch dejó en Honduras al menos 6.000 mil muertos, alrededor de 8.000 desaparecidos, 12.000 damnificados y 1.5 millones de damnificados.

“El gobierno de Carlos Flores fue la continuación del modelo neoliberal de 1980. El Estado entró en un camino de sumisión a la imposición de las políticas económicas externas a través del Fondo Monetario Internacional (FMI). En el primer año se dio una gran catástrofe. Se generó una propuesta internacional de ayuda humanitaria, para recaudar fondos para la restauración nacional, pero luego se encaminó a un proceso de condonación de esa deuda en años posteriores”, recuerda el historiador.

“¿Qué fue lo que sucedió con Carlos Flores?”, se pregunta Soriano, y pues claro, él mismo tiene la respuesta: “Los mismos cooperantes se dieron cuenta del mal manejo de los fondos y recursos de una amplia corruptela que se generó a través de toda la ayuda humanitaria que llegó y que el gobierno de Carlos Flores siempre lo quiso ocultar. Una de las características del expresidente Carlos Flores era el control de la prensa. Y la manipulación de periodistas y los grandes silencios”, sostiene.

El historiador sustentó que durante una reunión celebrada en Estocolmo la comunidad internacional hizo un fuerte reclamo a Flores Facussé por la carencia de transparencia y mal manejo de los recursos, pero que esta información nunca trascendió en los medios hondureños por el control que el gobernante ejercía sobre la prensa.

Noticia relacionada Ante el desastre en Honduras, Gobierno debe renunciar y funcionarios deben donar sus salarios

Russel Garay, máster en políticas públicas de la Universidad de Oxford, señaló que en el Consejo Consultivo del régimen están las mismas figuras de bipartidismo que nos ha gobernado. “Y cada vez que el bipartidismo lo necesite, se va a aliar”.

Son instancias que hacen recordar el diálogo que por un año se realizó en el foro de las Naciones Unidas para no llegar a ningún acuerdo.

Lo que es una desgracia porque en ese paréntesis el país se desmovilizó al poner fin a las protestas contra el fraude electoral denunciado por la oposición, recordó Garay.

“No podemos asumir todo el tiempo de buena fe, y no confiamos en el Consejo Consultivo porque no incluye a sectores de la población; no hay esperanzas, no buscan ningún cambio”, sostuvo Garay.

El país se desangra cuando 80 mil personas han pedido asilo fuera del país, aunque se ha fomentado un sentimiento de fraternidad e indignación ante los que lo han llevado a la miseria y la gente sabe que esto no debe seguir así.

La gente está lista y nunca antes he visto un grado de consciencia más alto en la población; se ve que la gente está clara de que se necesita un cambio en el país, enfatizó el experto en políticas públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.