Nación.

Policía desaloja manifestantes en el norte de Honduras usando balas, toletes y gas lacrimógeno

La periodista Dunia Montoya, permanece hospitalizada tras la golpiza por los elementos de Fusina.

Compartir

Los militares y policías la emprendieron contra los periodistas que daban cobertura a los desalojos y a la periodista,  Dunia Montoya,  le patearon la cara en tres ocasiones y le fracturaron un brazo.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La periodista Dunia Montoya, permanece hospitalizada tras la golpiza por los elementos de Fusina.
La periodista Dunia Montoya, permanece hospitalizada tras la golpiza recibida por de los elementos de Fusina.

Varias personas heridas y detenidas fue el saldo que dejó el desalojo efectuado por la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA),  en las manifestaciones realizadas este martes en las ciudades de Tocoa, en el departamento de Colón y en El Progreso departamento de Yoro, ambos al norte de Honduras.

En el brutal desalojo resultaron heridos los periodistas Gerardo Chévez,  corresponsal de Radio Progreso,  Dunia Montoya de la Revista Vida Laboral quien  fue hospitalizada con fracturas en uno de sus brazos y Edy Andino del canal 6 de San Pedro Sula.

Heridos2

Patean rostro de periodista

La periodista  Dunia Montoya, fue hospitalizada este martes 1 de septiembre, con fracturas en su brazo, después de recibir una golpiza por parte de elementos de la Policía Nacional que llegaron al extremo de darle patadas en el rostro y quebrarle su equipo de trabajo.

Al corresponsal de Radio Progreso, Gerardo Chévez, miembros de la Policía Nacional le decomisaron su carné de periodista. Chévez, es beneficiario de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Chévez relató que estaban en la cobertura con su colega Dunia, ella con su cámara y él con su teléfono para la radio y los demás periodistas haciendo su cobertura.

“Dunia estaba grabando,  cuando de repente los policías y militares comenzaron a golpear la gente y querían a quitarle la cámara, Dunia se negó diciéndoles que esa es su herramienta de trabajo y en respuesta los policías y militares comenzaron a golpearla con el tolete en las manos y en las piernas”.

Observe la oreja de este manifestante.
Observe la oreja de este manifestante.

Luego la  tiraron al piso y “un policía le pateó la cara en tres veces, pero dándole duro con las botas, ella está en el hospital”. Según Chévez,

La policía y miembros del ejército llegaron desde muy temprano en tono amenazante y dando solamente media hora para que los hondureños indignados protestaran a pesar que lo hacían pacíficamente.

Tras pasar la media hora dada por los uniformados, estos la emprendieron contra los manifestantes usando toletes, gases lacrimógenos.

Heridos3

Otro relato

Por su parte, Cesar Obando Flores, corresponsal de radio progreso,  relató que la Policía Nacional y la Policía Militar se instalaron antes que los manifestantes cuando llegaron manifestantes ya estaban ellos ahí, la policía no dejaba pasar los vehículos, después los policías le dijeron a los manifestantes, ‘quítense de la calle y comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas’. “Yo describía que lanzaban bombas, los Policías Militares hicieron disparos contra las personas, relató Obando a la Organización C-Libre.

Yo estaba largo”, el periodista (Edy Andino de canal 6), estaba apartado de la zona de conflicto narrando cómo ocurría el desalojo y uno de los agentes sacó una bomba lacrimógena y se la lanzó.

La bomba le cayó en los pies y el comunicador empezó a correr. “Un policía encapuchado, por detrás, y un Policía Militar me pegaron un empujón y me lanzaron al pavimento, me raspé todo (golpée) el estómago, los codos, se me quebró mi teléfono, quedé en medio del humo, otros compañeros me dieron auxilio, me logré levantar y seguí corriendo.

Una patrulla comenzó a darme persecución, un policía me dijo que eso me pasaba por andar transmitiendo en vivo. El policía andaba encapuchado. Corrí unas 16 cuadras, me perseguían tres policías, entré a una casa para escapar, por otra puerta, tomé un taxi, llegué a refugiarme al Comisionado y la patrulla pasaba por ahí.

Me persiguieron por unos 20 minutos policías a pie, me decían que me parara, corrían encapuchados”, relató Obando ante el comisionado de los Derechos Humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.