Periodista se refugia en EE.UU. tras ser amenazado en Honduras

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa.-El periodista hondureño, Bíctor Wuilfredo Ruíz Hernández, se refugió en los Estados Unidos, un año después de haber denunciado “amenazas a muerte por parte de personas desconocidas, alertó este lunes el Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Noticia Relacionada: Hay un escenario de intimidación, violencia y asesinatos contra los periodistas en Honduras

A continuación CRITERIO re produce el texto de la alerta 025-2018 de C-Libre.

Tras permanecer por 23 días en un centro de detención para migrantes del sur de Texas, un Oficial de Migración calificó como “creíble” su caso y autorizó su entrada a los EE.UU tras el pago de una fianza.  

“Tengo que ir ante un juez, pero no me han dado la primera corte”, manifestó el comunicador, que ahora tiene otra preocupación, la familia que tuvo que abandonar para salvar su vida.

La preocupación del periodista tiene razones fundadas, ya que mientras se entraba detenido en Estados Unidos, desconocidos atacaron a tiros la vivienda donde aún vive el resto de su familia en Honduras.

El 23 de enero del año 2017 C-Libre publicó una alerta, ante el riesgo inminente que enfrentaba el comunicador, posteriormente lo acompaño al Mecanismo de Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales, donde tuvo un grado de protección, que no fue suficiente para la estabilidad física y emocional del periodista.

“Me da mucho miedo con lo que hicieron y me pueden matar a mis hijos”, denunció Hernández desde el lugar seguro, donde ahora permanece.

Hernández es originario del Municipio de Sabá, departamento de Colón, una zona asediada por militares y por organizaciones de criminalidad organizada.

Noticia Relacionada: SIP pide que se investiguen asesinatos de periodistas en Honduras y México

El numeral 9 de la Declaración de Principios Sobre Libertad de Expresión –que forma parte de la normativa interna hondureña- estípula que el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

Mientras estuvo en el país, el comunicador interpuso al menos tres denuncias ante las oficinas del Ministerio Público (MP), para que se investigara su situación, más las presentadas ante el Mecanismo de Protección.

En los últimos años, más de 70 periodistas y comunicadores sociales han sido asesinados en Honduras.

Comité por la Libre Expresión.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.