Partido Nacional está viviendo un canibalismo político: Víctor Meza

El partido de gobierno, hoy partido supuestamente gobernante, está viviendo un proceso de canibalismo político interno, en donde las distintas facciones buscan reacomodo tratando de ubicarse en posiciones privilegiadas para cuando llegue el momento decisivo de las elecciones generales del próximo año

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa, Honduras.- Sobre los movimientos y luchas que se están dando en el partido de gobierno. El analista nacional Víctor Meza dijo a Criterio.hn que, “el Partido Nacional esta viviendo un canibalismo político”.

Este canibalismo ya está en marcha y se nota en las separaciones extrañas de cuadros dirigentes del partido, comenzando con el presidente del Comité Nacionalista, Reinaldo Sánchez.

Todos esos movimientos no son casuales, obedecen al reacomodo y recolocación de las piezas clave y el control de los engranajes del Partido.

A este fenómeno le llaman la jibarización de la política, en alusión a la tribu ecuatoriana Jíbaro que reducen las cabezas. En Honduras lo que hay no es una persecución de cabezas, sino de cabecillas dentro del partido gobernante.

Esa persecución interna es la que lleva a sospechar, con base creíble, que la maniobra que actualmente están haciendo desde el punto de vista judicial para enjuiciar al alcalde capitalino, no es una maniobra inocente ni simplemente una iniciativa judicial del Ministerio Público. Es algo que tiene connotaciones políticas y que tiene manos escondidas impulsando las acciones.

Emprendedores

Víctor Meza, director del CEDOH y analista político nacional

Meza señaló que esta investigación no comenzó ahora, sino que data de unos meses atrás y que abarca a muchos otros actores involucrados en la trama. Por lo tanto, no cree que haya sido presentada como una maniobra para desprestigiar o perjudicar la precandidatura de Nasry “Tito” Asfura.

Sin embargo, dijo Meza, siempre hay que tener dudas y preguntarse a quién beneficia esta acción, y no hay duda de que esto beneficia la precandidatura del presidente del Congreso Nacional Mauricio Oliva, pero al mismo tiempo perjudica también la maniobra política del gobernante, Juan Hernández.

En esencia, si algo se puede confirmar en esto es que el Partido Nacional, antes partido de gobierno, hoy partido supuestamente gobernante, está viviendo un proceso de canibalismo político interno, en donde las distintas facciones buscan reacomodo tratando de ubicarse en posiciones privilegiadas para cuando llegue el momento decisivo de las elecciones generales del próximo año, dijo Víctor Meza.

Recordó que a medida que se acerca el momento crucial del proceso electoral, estos grupos tienden a reubicarse, cambiando lealtades y recolocándose dentro de las estructuras y los engranajes del partido y del gobierno.

En primer lugar, agregó Meza, porque les queda poco tiempo para acumular fortunas mal habidas.

En segundo lugar, porque incluso en la posibilidad que gane las elecciones su partido, ellos deben estar ubicados en la corriente dominante.

En tercer lugar, porque tienen también la preocupación derivada del debilitamiento y la erosión del liderazgo del llamado gobernante hondureño que no sabe cuál va a ser su destino a partir de mediados del próximo año.

Meza dijo que el confía en las actuaciones de Luis Javier Santos, pero se debe tomar en cuenta que esta no es una decisión de él, para que Santos pueda llevar adelante la judicialización de este caso requiere la aprobación del Fiscal General Óscar Chinchilla.

El analista nacional hizo hincapié en que las decisiones en el Ministerio Público se toman en consulta con la embajada ubicada en la avenida La Paz y con el gobernante Juan Hernández que no es quien maneja al cien por ciento la Fiscalía de la República.

La cúpula del Ministerio Público tiene una lealtad dual oscilante, pendular oscila hacia la embajada americana y también hacia el mandatario, pero no está sometida totalmente a Hernández.

Citó como ejemplo las libretas que le decomisaron a Magdaleno Meza. Esas libretas aparecieron en las manos de los fiscales de Nueva York y hay que preguntarse: ¿Quién mandó a un fiscal hondureño con esas libretas a los Estados Unidos? Esas son iniciativas del Ministerio Público al margen de Juan Hernández, porque tienen mayor peso las barras y las estrella que el mandatario hondureño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.