Nos quitaron tanto, que acabaron quitándonos el miedo

Tiemblen mafiosos

Por: Óscar Marroquín

redaccion@criterio.hn 

El título de este artículo, es una de las tantas consignas del pueblo guatemalteco que día con día hace un intento por extirpar el cáncer llamado corrupción.

Así lo gritan a todo pulmón los chapines cuando salen a las calles a lo largo y ancho del país, para pedir que el mandatario actual Jimmy Morales renuncie tras estar involucrado en actos de corrupción; parece que estas gentes le han declarado la guerra a quienes creen que llegar a la presidencia es para lucrarse a costa del erario. Con la ayuda de la CICIG ya hay en la cárcel un expresidente y muchos otros ex funcionarios.

Mientras tanto, en Honduras, aunque las cosas van de mal en peor en materia de corrupción e impunidad, la MACCIH no pasa de hacer el ridículo, seguramente el señor Jiménez Mayor desconoce aquella vieja sentencia de Fosco Maraini que dice: HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA. La Ley de Colaboración Eficaz, es solo un chiste de mal gusto; en Honduras lo que se necesita es sentar precedentes como el de Guatemala.

Abogado Juan Jiménez Mayor, ¿no estará usted haciéndose pasar como un estulto?

El intento por desconocer que la corrupción en toda América Latina tiene como principal cabecilla a los presidentes, es algo que ya raya en la desfachatez, a no ser que esta misión, tenga por objetivo hacerle creer al planeta entero que el único país donde la corrupción comienza de abajo y termina abajo es Honduras, es decir comienza y termina en la cabeza y manos de Mario Zelaya y, por tanto, Juan Orlando y su partido político tienen las manos limpias.

Cabe destacar que, pese a que en Honduras la corrupción y la impunidad son constantemente denunciadas; esto no pasa a más y, no por falta de leyes que castigan este tipo de delitos, sino más bien, porque quienes o quien ostenta el poder (el presidente) obstruyen deliberadamente al Ministerio Publico para que se realicen verdaderas investigaciones.

¿Por qué se obstruye desde la presidencia al Ministerio Publico?    

Seguramente porque, Porfirio Lobo Sosa siendo presidente de Honduras compró una propiedad en los Estados Unidos; posteriormente, la esposa del actual presidente Juan Orlando Hernández también adquirió una casa en la Florida valorada en más de dos millones de dólares, según el influyente periódico el Nuevo Herald los corruptos buscan adquirir estos bienes en lugares donde no los alcanza la justicia de sus respectivos países.

¿Por qué no compraron esas propiedades antes de ser presidentes?

Si está particular pregunta no le indica nada a la MACCIH, entontes se puede concluir que esta misión o está formada por ineptos abogados o simplemente llegaron a Honduras para montar un teatrillo en favor de Juan Orlando quien, dicho sea de paso, es un fiel aliado de Luis Almagro en el intento por tumbar al legitimo gobierno venezolano.

Finalmente, mientras en Guatemala el corrupto presidente intenta expulsar al comisionado de la CICIG,  Iván Velásquez; en Honduras Jiménez Mayor podría ser nombrado hijo meritísimo por su apoyo incondicional a los corruptos.

Un comentario en “Nos quitaron tanto, que acabaron quitándonos el miedo

  • el agosto 28, 2017 a las 10:57 pm
    Permalink

    Lo que sucede que estos de la MACIH se tomaron en serio que los Hondureños somos pacifico,tolerantes,brutos que nos gusta que nos tomen el pelo….ya vieron como actuan los Guayemaltecos,los Salvadoreños,los Salvadoreños…solo faltamos nosotros para demostrarles que queremos patria y no dictadura..creo que no hay ningun pais en A.L. que una golondrina haga verano!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.