Uncategorized

No hay fondos para aumento de salarios a médicos y de enfermeras

Por los vientos que soplan, los mediocs y enfermeras seguiran en las calles mientras el pueblo muere por falta de atencion y medicinas

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tal como se anunció desde la semana pasada, esta semana el Colegio Médico cumplió su advertencia de llevar a cabo medidas de presión para demandar un ajuste salarial a favor de sus agremiados y para condenar la falta de medicamentos y de insumos.

Por los vientos que soplan, los mediocs y enfermeras seguiran en las calles mientras el pueblo muere por falta de atencion y medicinas
Por los vientos que soplan, los médicos y enfermeras seguirán en las calles mientras el pueblo muere por falta de atención y medicinas

Por otra parte las enfermeras auxiliares también tienen un pliego de exigencias relacionadas con ajustes salariales, reclasificación y despidos por razones políticas que, según su dirigencia, No ha recibido contestación de parte de las autoridades de la Secretaría de Salud por falta de voluntad.

Los funcionarios que llevan las riendas de administración del sector Salud aseveran que los señalamientos de dichos gremios, no son válidos y que se han tomado las providencias para atender sus solicitudes económicas.

Contrario a esta aseveración, el viceministro del ramo, Francis Contreras, aclaró que el incremento en la partida presupuestaria está destinado exclusivamente a la compra de medicamentos.

En cuanto a la dotación de materiales y distribución de medicamentos, las autoridades de la cartera ministerial aseveran que en esta administración se ha elevado de 400 millones a 1,400 millones de lempiras la partida destinada a este renglón.

Sin embargo, el Colegio Médico de Honduras (CMH), ha reiterado su denuncia en cuanto a que los almacenes y farmacias del sistema hospitalario tienen una existencia de fármacos que ronda el 40 por ciento.

La verdad imperante es que el sector salud siempre ha sido un centro de conflictividad por las limitaciones para atender las expectativas de los sindicalistas y de los gremios profesionales. Asimismo, ha sido un nido de corrupción.

Desgraciadamente es el pobre pueblo quien siempre ha pagado las consecuencias de semejantes situaciones de atrofia. El 60 por ciento de los hondureños son cubiertos por el sistema público, apenas el 15 por ciento está acogido al Seguro Social, en un país donde operan 28 hospitales y mil 500 centros de salud.

El aparato sanitario hondureño no arroja buenos números, ya que la mitad del presupuesto global del sector se gasta en el pago de sueldos y salarios de más de 25 mil empleados.

Las normas internacionales señalan que cada médico o enfermera debe atender a siete pacientes, en Honduras la relación es de un profesional de la salud por cada 40 enfermos.

En Honduras, tampoco existe un esquema preventivo o de atención primaria, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha determinado que más del 70 por ciento de las enfermedades crónicas de mayor frecuencia entre la población pueden ser prevenidas.