Global|Noticias Destacadas

Muerte de Keyla Martínez exige investigación pronta, exhaustiva e imparcial

justicia para Keyla Martínez

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Después de la muerte de Keyla Martínez, de 26 años, el 7 de febrero, luego de que fuera detenida y llevada a una instalación de la policía nacional hondureña en la ciudad de La Esperanza, y de informes de que la policía reprimió las protestas por su muerte, Erika Guevara-Rosas, directora de América en Amnistía Internacional, dijo:

“El Ministerio Público hondureño debe realizar una investigación pronta, exhaustiva, independiente e imparcial sobre la muerte de Keyla, con perspectiva de género y siguiendo los lineamientos de estándares internacionales como el protocolo de Minnesota, ya que esta podría ser una ejecución extrajudicial a manos de funcionarios públicos.»

El Ministerio Público hondureño debe realizar una investigación pronta, exhaustiva, independiente e imparcial sobre la muerte de Keyla, con perspectiva de género y siguiendo los lineamientos de estándares internacionales como el protocolo de Minnesota.

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional expresó que, “Tal tragedia exige no solo que el Ministerio Público cumpla con su obligación de garantizar el acceso a la justicia, sino también que el gobierno asegure que las personas que se manifiestan pacíficamente para exigir justicia para Keyla puedan hacerlo libremente y sin temor a represalias. Las autoridades deben poner fin al uso excesivo de la fuerza contra quienes lamentan esta pérdida humana y reclaman justicia frente a las instalaciones policiales”.

Según la Policía Nacional, en la noche del 6 de febrero, policías detuvieron a Keyla Martínez por violar el toque de queda impuesto para evitar la propagación del COVID-19 y la trasladaron a las instalaciones de la Unidad 10 del Departamento de Policía en La Esperanza, Intibucá. Sin embargo, horas después fue trasladada al hospital Enrique Aguilar Cerrato, donde, según el personal médico que la atendió, llegó sin signos vitales. La Policía Nacional denunció que Keyla Martínez se había suicidado usando la camiseta que vestía.

“Nos sumamos al llamado de la sociedad hondureña para que las autoridades esclarezcan los hechos lo antes posible y determinen la verdad, a través de los procedimientos forenses y científicos necesarios. Amnistía Internacional señala que en cualquier muerte bajo custodia policial le corresponde al estado demostrar de manera convincente que la muerte no fue una violación de los derechos humanos resultante de las acciones de un agente del estado”, dijo Erika Guevara Rosas.

El líder de la comisión de asuntos exteriores del Cámara Baja de los Estados Unidos, Gregory Meeks escribió en su cuenta de Twitter: «Profundamente entristecida por la muerte de Keyla Martínez, estudiante de enfermería hondureña de 26 años, luego de que fuera arrestada por violar el toque de queda pandémico. El gobierno hondureño debe realizar una investigación rápida y exhaustiva de la muerte de Keyla».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.