Global.

Mientras Honduras se militariza, Costa Rica Pide a ONU un desarme

Compartir

Guillermo Solís, presidente de Costa Rica, al pronunciar su discurso en la ONU.
Guillermo Solís, presidente de Costa Rica, al pronunciar su discurso en la ONU.

Por: Redacción CRITERIO/AGENCIAS

redacción@crieterio.hn

Mientras  Costa Rica planteó el domingo en la ONU, un desarme y canalizar los recursos que se utilizan en la compra de armas en impulsar el desarrollo mundial, Honduras le sigue apostando a la militarización y a la compra de armamento.

 “Apostar por el desarme es apostar por la paz”, afirmó el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, en el marco de la Cumbre de Desarrollo Sostenible de la ONU.

El gobernante recordó que los cinco países con asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU “se encuentran entre los primeros seis lugares de gasto militar y son los mayores productores y exportadores de armas en el mundo”.

El desarme es un mecanismo que permitiría al mundo canalizar recursos significativos para el desarrollo: Luis Gillermo Solís.

Costa Rica es el único país centroamericano que no posee ejército y curiosamente registra los niveles más  bajos de criminalidad con una tasa de 8.7 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que Honduras, que ha implementado una política militarista,  reporta 85.5 homicidios por cada 100 mil habitantes, según datos de las Naciones Unidas.

En los últimos tres años en Honduras se han creado al menos 14 nuevas unidades y oficinas de investigación manejadas por militares, relegando en sus funciones de seguridad a los policías e incluso el secretario de Seguridad es un coronel en condición de retiro.

Mientras Costa Rica pedía en la ONU un desarme, un camión de esa organización repartía ropa usada y la "Bolsa Solidaria" junto con militares hondureños.
Mientras Costa Rica pedía en la ONU un desarme, un camión de esa organización repartía en el parque Central de Tegucigalpa, ropa usada y la «Bolsa Solidaria» junto con militares hondureños.

Un breve análisis del libro «Militarización de la Sociedad en Honduras» ve a la militarización como un grave problema del sistema de seguridad y lo califica como un tema muy sensible, candente y de gran trascendencia para el destino de la democracia.

El libro es de la autoría del Centro de Documentación de Honduras (CEDOH), que dirige el sociólogo, Víctor Meza, quien se hizo acompañar en su investigación y análisis de connotadas figuras hondureñas, como  el exfiscal general de la República, Edmundo Orellana Mercado; la también socióloga y experta en temas de seguridad, Leticia Salomón y los periodistas, Thelma Mejía y Felix Molina.

Los militares le decían a la gente que las raciones de comida y de ropa usada se habían agotado y que regresaran hasta el próximo domingo.
Los militares le decían a la gente que las raciones de comida y de ropa usada se habían agotado y que regresaran hasta el próximo domingo.

LA PAZ, SEGÚN EL PRESIDENTE TICO

El presidente costarricense participó en la jornada final de la Cumbre Mundial del Desarrollo Sostenible, que se abrió el viernes con el fin de fijar la nueva agenda que impulsa la ONU para conseguir una serie de metas en los próximos quince años.

“El desarrollo sostenible no puede ser posible sin la paz, ni la paz puede existir sin el desarrollo sostenible”, afirmó el gobernante de Costa Rica, un país sin ejército desde 1948.

Solís defendió la “cultura de la paz y de no violencia” y dijo que el año pasado en todo el mundo hubo unos gastos militares que alcanzaron los 1.78 billones de dólares.

El presidente costarricense recordó que Costa Rica viene defendiendo en foros internacionales que “el desarme es un mecanismo que permitiría al mundo canalizar recursos significativos para el desarrollo”.

A los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, el Reino Unido y Francia) Solís les hizo “un llamado fraterno, pero también contundente para que orienten su gasto hacia el desarrollo sostenible”.

“No hay mejor fórmula para la seguridad de sus propios países que garantizar el desarrollo sostenible del mundo entero”, afirmó el presidente costarricense, en unas palabras que fueron recibidas con aplausos entre los participantes en la sesión.

Previamente, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, defendió la “ambiciosa” hoja de ruta que se fija a partir de esta cumbre de la ONU y detalló el cumplimiento que ha habido en su país respecto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Cartes dijo que, aunque la nueva agenda presenta desafíos, por medio de consensos políticos en todos los niveles, los objetivos planteados “son plenamente alcanzables”. (Con información de Efe).