Tony Hernández

“Los Cachiros” admitieron que rechazaron asesinar a Juan Orlando Hernández y su hermano “Tony” Hernández

Durante el séptimo día del juicio, Devis Leonel Rivera Maradiaga confesó haber sido invitado por el clan Los Valle para participar en un complot para asesinar a Juan Orlando Hernández en 2014

Hernández recibió sobornos de varios narcotraficantes a cambio de protección, según la Fiscalía estadounidense

Tegucigalpa, Honduras.- Durante el séptimo día del juicio por narcotráfico contra el expresidente Juan Orlando Hernández, el exlíder de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, confesó haberle asegurado a Hernández, en 2014, que se opuso al complot liderado por el clan Los Valle que tenía como propósito asesinarlo a él y a su hermano, Juan Antonio «Tony» Hernández.

Según testificó Rivera Maradiaga, Los Valle habían buscado apoyo logístico y económico con Los Cachiros y, según se conoció anteriormente, el cártel de Sinaloa para asesinar en 2014 al exmandatario, quien, previo a ostentar la presidencia, obtuvo millonarios sobornos de estas agrupaciones criminales a fin de colaborar con el narcotráfico y proteger actividades relacionadas con este.

Devis Leonel Rivera Maradiaga confesó que Carlos Emilio Arita Lara, alias ‘Milo’ o ‘El Muco’ y jefe de sicarios de Los Valle, le comentó que estaban planeando asesinar a Juan Orlando Hernández. «[Me dijo] que [Los Valle] habían pagado los sobornos y ahora no recibían respuesta a sus llamadas», declaró Rivera Maradiaga, bajo juramento, ante la Fiscalía, el juez Kevin Castel y el jurado.

El antiguo líder de Los Cachiros agregó que dijo a Los Valle que él no quería unirse y que no quería matar a Juan Orlando Hernández. «No estaba en mi pensamiento matar a mi socio, a quien había sobornado, y además ya estaba colaborando con la DEA», manifestó Rivera Maradiaga frente a la Fiscalía, el juez Kevin Castel y el jurado.

Honduras
Devis Leonel Rivera Maradiaga

Devis Leonel Rivera Maradiaga citó una llamada telefónica con el exdiputado del Partido Nacional, Reynaldo Ekónomo, a quien definió como «narcotraficante», «aliado político» y «socio de JOH», y Juan Orlando Hernández.

La Fiscalía prosiguió interrogando a Rivera Maradiaga acerca de este encuentro telefónico con Ekónomo y Hernández. «Recibí una llamada [de Ekónomo], dijo que tenía a Juan Orlando Hernández al lado suyo, que hablaría a través del altavoz, para escuchar mi explicación [con relación al complot para asesinarlo]. Le dije a JOH que Los Cachiros no estaban involucrados. Luego, Ekónomo me dijo que el presidente estaba satisfecho con lo que había dicho», testificó.

Juan Orlando Hernández no dijo una sola palabra y solo escuchó a Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien se refirió al expresidente hondureño como «líder».

«Líder, no se deje llevar por chismes y rumores, que nosotros hemos estado tratando de matarlo a usted», aseguró haber dicho Rivera Maradiaga a Hernández durante aquella llamada telefónica, según consta en expedientes de la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

VEA: JOH envió toneladas de cocaína a EE UU, y a cambio de sobornos abusó del poder en Honduras: Fiscalía

El ‘Cachiro’ también aseguró haberle regalado a Reynaldo Ekónomo «decenas de miles de dólares y una lujosa camioneta Chevrolet Tahoe, color blanco», y tener conocimiento de que Hernández había recibido sobornos de Los Valle antes de convertirse en presidente.

Juan Orlando Hernández y Miguel Arnulfo Valle Valle llegaron a ser fotografiados juntos y abrazados, en 2010, cuando Hernández era presidente del Congreso Nacional y Los Valle traficaban cocaína hacia Estados Unidos. Fotografías tomadas de un teléfono celular BlackBerry, decomisado a Miguel Arnulfo por la Administración de Control de Drogas (DEA), ya han sido presentadas como evidencia durante el juicio contra el exgobernante hondureño.

La relación de Los Valle con Hernández también implica el pago de un millón de dólares que hizo el narcotraficante mexicano Joaquín «El Chapo» Guzmán a Juan Antonio «Tony» Hernández, en 2013, a cambio de que Juan Orlando Hernández otorgara protección a Los Valle, socios en Honduras del cártel de Sinaloa, y asegurara el trasiego de cargamentos de cocaína.

Esto ocurrió en el contexto previo a las elecciones generales de 2013, que dieron ganador a Hernández, del Partido Nacional, por encima de la candidata del Partido Libertad y Refundación (Libre), la ahora presidenta Xiomara Castro.

Los hermanos Valle, Miguel Arnulfo y Luis Alfonso, fueron detenidos en 2014 y extraditados, en diciembre de ese año, a Estados Unidos, meses después del complot para asesinar a Juan Orlando Hernández. Ambos fueron condenados, en 2017, a 23 años de prisión por una corte federal de Florida.

«TONY» E HILDA, CLAVES

Durante el séptimo día del juicio contra Juan Orlando Hernández, el testigo de la Fiscalía, Devis Leonel Rivera Maradiaga, también mencionó que todo el contacto con el expresidente fue a través de sus hermanos, Juan Antonio «Tony» e Hilda Hernández.

Ayer, Rivera Maradiaga aseguró haberle entregado a Hilda un soborno de 250,000 dólares, en 2012, a cambio de que Juan Orlando Hernández cumpliera su promesa de colaborar con el narcotráfico, hecha a su hermano Javier Eriberto durante una fiesta de los Lobo Sosa (familia del expresidente Porfirio Lobo Sosa), y otorgar contratos a la empresa de construcción Inrimar, utilizada por Los Cachiros para lavar dinero producto del tráfico de drogas.

Hilda Hernández, declaró Devis Leonel Rivera Maradiaga bajo juramento, «[me dijo] que Juan Orlando Hernández era un hombre de palabra y que por eso estaban aceptando nuestro dinero».

Según investigaciones hechas por el Departamento de Estado de Estados Unidos, el gobierno de Porfirio Lobo Sosa otorgó contratos a la empresa Inrimar que facilitaron el lavado de hasta 7 millones de dólares en apenas cuatro años. Las instituciones que facilitaron este engranaje de narcocorrupción fueron el Fondo Vial y la Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi).

La primera institución estaba a cargo de Hugo Ardón, hermano del narcotraficante Alexander «Chande» Ardón, y la segunda era encabezada por Miguel Pastor, quien durante el juicio contra Juan Orlando Hernández ha sido señalado de haber recibido financiamiento del cártel de Sinaloa.

El antiguo jefe de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, admitió que en 2014 entabló contacto con Juan Antonio «Tony» Hernández con dos fines: solicitar nuevos contratos y pagos de adeudos del Estado a Inrimar, y colaborar con los Hernández en el tráfico de drogas.

El 6 de febrero de 2014, apenas unos días después de haber asumido Juan Orlando Hernández la presidencia para el período 2014-2018, Rivera Maradiaga grabó a «Tony» Hernández, quien conversaba sobre la posibilidad de otorgar contratos a Inrimar y mantener algunos que ya estaban vigentes desde el gobierno de Lobo Sosa.

De interés: Juicio JOH: Juan Orlando Hernández prometió a ‘Los Cachiros’ colaborar con el narcotráfico y protegerlos

Juan Antonio «Tony» Hernández fue condenado en 2021 a cadena perpetua por delitos de narcotráfico, e Hilda Hernández murió en diciembre de 2017 en un accidente aéreo. Sin embargo, el propio Raymond Colon, abogado defensor de Juan Orlando Hernández, ahora asegura que fue asesinada por narcotraficantes que se vengaron de la supuesta lucha que emprendió Hernández contra ellos.

ARNALDO URBINA Y GEOVANNY FUENTES, TAMBIÉN BAILARON

Durante el séptimo día de juicio contra el expresidente hondureño, Devis Leonel Rivera Maradiaga también confesó haber tenido conocimiento acerca de que Juan Orlando Hernández ordenó a Arnaldo Urbina no postularse nuevamente como alcalde de Yoro, Yoro, «por su llamatividad y reputación como narcotraficante».

Urbina, quien hizo caso omiso y volvió a ser elegido alcalde en las elecciones generales de 2013, fue detenido el 27 de julio de 2014 y acusado de liderar un grupo de narcotraficantes. Su extradición hacia Estados Unidos se concretó el 31 de enero de 2023, tras una solicitud hecha por la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Urbina está señalado, al igual que Hernández, por tres cargos de narcotráfico.

Intercepciones telefónicas, que están siendo utilizadas por la Fiscalía como evidencia inculpatoria en el juicio contra Juan Orlando Hernández y a las que ha accedido Criterio.hn, señalan cómo durante una conversación entre Devis Leonel Rivera Maradiaga y Arnaldo Urbina, Rivera Maradiaga le consulta: «Compa, ¿y Juan Orlando será que no quiere invertir ahí para un par de kilitos».

Urbina responde: «Compa, usted quiere que ese hombre me lleve». Posteriormente, discuten sobre utilizar una pista que «él (Hernández) tiene ahí en Lempira», y Urbina le asegura a Rivera Maradiaga ser hombre de confianza de Juan Orlando Hernández. Durante dicha conversación, Urbina asegura que Hernández le expresó: «Mientras los hombres se mantengan discretos, no habrán problemas».

Devis Leonel Rivera Maradiaga también abordó la conexión con Geovanny Fuentes. El exlíder de Los Cachiros confesó haber invertido en el laboratorio de cocaína de Fuentes después de una reunión en 2012.

El testimonio de Devis Leonel Rivera Maradiaga también desentrañó detalles sobre la muerte de un mecánico de botes, presuntamente a manos de Fuentes y otro cómplice, y la tortura y asesinato de un agente de la Policía Nacional que investigaba su laboratorio.

La implicación del comisionado de la Policía Nacional en condición de retiro, Ramón Adalberto Martínez Hernández, como colaborador de Geovanny Fuentes también se mencionó durante su declaración.

La coordinadora de Honduras Now, Karen Spring, quien colabora con Criterio.hn durante la cobertura al juicio contra Juan Orlando Hernández, reportó que Devis Leonel Rivera Maradiaga, exlíder de Los Cachiros, también proporcionó testimonios que vinculan a Geovanny Fuentes con la pandilla callejera Mara Salvatrucha (MS-13).

Según las declaraciones de Rivera Maradiaga, Los Cachiros y Geovanny Fuentes, que forman parte de la misma conspiración que involucra a Juan Orlando Hernández, colaboraron estrechamente con la MS-13.

Rivera afirmó que la MS-13 está involucrada en el tráfico de drogas, incluyendo la recepción de aviones cargados de cocaína en operaciones clandestinas, y que brindan seguridad a los cargamentos de cocaína durante su transporte, utilizando hombres armados de la MS-13 que escoltan los envíos.

El testimonio de Rivera también destacó la relación cercana entre Geovanny Fuentes Ramírez y «El Porky», líder de la MS-13. Según las revelaciones, Ramírez utilizó a pandilleros MS-13 para asegurar su laboratorio de drogas en Cerro Negro, Cortés. Estas conexiones profundizan la complejidad de la red criminal que involucra no solo a figuras políticas y narcotraficantes, sino también a pandillas peligrosas como la MS-13.

LEA: Revelan nuevos pagos del cártel de Sinaloa a campaña presidencial de JOH y la defensa sufre duro revés

La figura de Geovanny Fuentes, quien fue condenado a cadena perpetua en 2022, ha sido fuertemente ligada a Juan Orlando y su hermano Juan Antonio «Tony» Hernández.

El testimonio del contador de Graneros Nacionales, «José Sánchez», el primer testigo que presentó la Fiscalía, señaló la presencia de Fuentes junto a Juan Orlando Hernández en varias reuniones relacionadas con el lavado de dinero.

Juan Orlando Hernández habría dicho a Geovanny Fuentes que «le meterían la droga en las narices a los gringos» y que «cuando Estados Unidos descubriera las actividades de Fuentes, la extradición habría desaparecido», según las acusaciones de la Fiscalía.

La Fiscalía detalló cómo Fuentes sobornó al presidente hondureño, volviéndolo «intocable» y gozando de «protección a prueba de balas».

Veredicto contra Geovanny Fuentes

Geovanny Fuentes fue detenido en 2020 en el aeropuerto internacional de Miami durante un operativo sorpresa, cuando viajaba hacia a Honduras, y en 2021 hallado culpable por delitos de narcotráfico.

Juan Orlando Hernández fue mencionado como CW-4 durante el juicio de Fuentes, y dentro de la evidencia presentada por la Fiscalía hay registros de la aplicación Waze sobre visitas hechas por Fuentes a Casa Presidencial, en 2019, en el contexto en que Juan Antonio «Tony» Hernández enfrentaba su proceso judicial ante, también, la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

  • Luis Escalante
    Me gusta esculcar en los portales de transparencia y, con base en información pública, realizar periodismo de datos. Siempre releo mis textos y me pregunto qué opinan los lectores acerca de mi trabajo. Si me preguntasen cómo definir nuestra labor, respondería que los periodistas tenemos la obligación de visibilizar lo que otros pretenden ocultar, y que para eso estoy acá. luisescalante@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte