Lo que usted y yo sabemos del gobierno de turno

Por: Horacio Villegas/estudiantesdecienciassocialesunah

¡Son puras babosadas amigo ¡No es cierto que estos tipos puedan dejar de robar como roban! Algo los ha de motivar a ser como son: unos bandidos que a la primera moneda caída al suelo se lanzan, embarrándose hasta de mierda su fina ropa.

Le hablo con la verdad amigo; no le miento. Buenas razones me sobran. No soy papo pues. He visto a los hombres quebrarse de dolor al saber que irán presos. Se «agüevan» de inmediato, no así cuando meten sus manos en el saco de billete robado; calientito, recién sacado de finanzas o algún cerdo banco.

Sabe amigo; le soy franco: espero ver algún día el descargue de cartuchos de armas en el pecho de estos malnacidos “güeveadores” de pisto ajeno. Nuestro pisto amigo; el suyo, el mío y el del pueblo. ¿Acaso no se ha enterado de la última? Pues resulta que estos ladrones que pertenecen al partido del gobierno, tienen sus reuniones asquerosas, en donde traman los asaltos a nuestro bolsillo, en sus casas, con sus mismísimas familias reunidas en la mesa. ¡Óigame bien lo que le digo! ¿No será esta ya señal del apocalipsis amigo? Los que nos dirigen como pueblo se revuelcan como chanchos, sí, como marranos, encima de todo lo que damos de contribución –forzada y voluntaria a veces–.

¡Son unos cabrones estos azules! ¡Imperdonables! Y encima quieren que les festejemos las leyes que han llevado estos días al congreso. ¿Se imagina? Estos imbéciles creen que somos pendejos. Esa ley que quieren reformar, sí, la de “privación de dominio”, es para quitarle el clavo de encima a la “Rosita” ladrona. ¡Vaya que estos sinvergüenzas si se pasan de descarados! No perdonan ni una tan sola ley que sea más o menos justa. Se pasean en cualquier autoridad que busque la justicia por parejo. Y no se asombre cuando le vayan a contar que al mismísimo presidente lo tienen culo arriba por corrupto.

Y eso será pronto amigo. Ya verá usted encenderse en cólera a este pueblo dócil y atontado. Ese día, ese mero día en que nos encendamos todos, hartos y con coraje, llegaremos a recuperar nuestro congreso y allí mismo pondremos las rejas en donde estarán los traidores azules –y de todo color también. ¿Y sabe que pasará después amigo? Le pediremos perdón al de arriba por haber terminado con los corruptos de abajo.

11 comentarios en “Lo que usted y yo sabemos del gobierno de turno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.