La vida después de la muerte de JOH en Navidad

Alianza

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Es más grave aquí. (Aunque allá también hay una crisis profunda, sanitaria y económica, que deberá enfrentar Mr. Biden.) Aquí es peor porque no hay red de apoyo ni institucionalidad y porque nuestra economía dependiente es diminuta.

Millones de hondureños han quedado desempleados sin apoyo, ni para comer, cientos de miles más, no tienen ya un techo propio y han perdido sus bienes y haberes, sus cultivos o animales. Pero no deberían preocuparse según Juan, porque todos los organismos financieros confían en él, y aunque no ha encontrado aun el que exigimos, le van a proporcionar ¡tanto dinero que no se puede decir cuánto, pero peligra una devaluación del Dólar! ¿La poderosa sombra de JOH nos cubrirá a todos?

De cierto, ninguna hoja tiembla en el gobierno si no es por la voluntad del Señor, ni siquiera en los poderes supuestamente independientes. Aunque no hay dinero para mejorar el salario mínimo, burócratas y militares ya recibieron su aguinaldo y varios van a recibir aumentos. Sin duda, también los policías que detuvieron a garrote limpio, la última caravana en la frontera, recibieron al menos sus canastas respectivas. Y al General Faller que reafirma su confianza en el gobierno, se le ha otorgado la misma alta distinción y condecoración que hace poco se otorgó al hoy libre General Cienfuegos.

Para quienes tampoco las cosas no van a estar tan mal esta Navidad, es para justo esos oficiales de la policía y las FFAA, a quienes-pasando cuidadosamente por sobre los procedimientos- seleccionaron, por sus compromisos en apoyo al régimen. Para recibir esta semana ascensos de grado, que, por supuesto, conllevan aparejados aumentos salariales sustanciales. Celebrarán, asimismo, los tíos de Marco Bográn, los favoritos del círculo interior. Y los nuevos libertos. Porque no creo que a esa gente les molesten los remordimientos, ni la mala fama local.

Tampoco tiene nadie por qué creer que son inocentes. Pero un hombre que ha pasado un año en la cárcel decía el gran Ezra Pound, no cree en jaulas para las bestias. A mí me alegra que hayan conseguido -sus padrinos- sacar de la bartolina a Rosa de Lobo. Qué bueno que hace un par de semanas, un juez, hubiera liberado de amenaza carcelaria a los exfuncionarios nacionalistas involucrados en el famoso caso Pandora. Para que se defiendan en libertad. Y bueno que se extienda ese beneficio -derivado de las garantías de ley- a Jacobo Regalado, que tiene años de estar recluido.  Menos mal, aun si paradójicamente les tocará celebrar una Navidad en que sus seres más queridos deberán abstenerse de abrazarlos. Y pende el juicio.

Quedan obligados a defenderse de haberse valido de sus cargos para fines ilícitos (lavado de dinero), apropiarse de fondos públicos, desviar o facilitar el desvío de fondos asignados a sus cargos, que algunos han confesado y ha demostrado -más allá de duda razonable-La Fiscalía. Porque peor por imputárselas a autoridades, esas son muy graves acusaciones que tienen que despejarse o ser reconciliadas. En un debido proceso. Porque si no es una amenaza para el orden público, todo el mundo merece la garantía de presunción de inocencia. Y en muchos casos, estos procesos estaban siendo usados, incluso como extorsión y el castigo de prisión preventiva servía para beneficiar a cómplices, impunes y libres.

Lo malo es que simultáneamente no incidiera el Dr. Oliva por ejemplo para extender ese mismo beneficio al Profesor Rommel, acusado contra toda evidencia de chamuscar la puerta de la Embajada. Lo trágico es que siga en perfecta impunidad el secuestro los cuatro jóvenes lideres garífunas de Triunfo, desaparecidos sin pistas, luego de secuestrados por un aparatoso escuadrón armado y uniformado. Y que continúen recluidos injustamente los presos políticos, defensores de los recursos básicos (agua y bosque) de su comunidad en Guapinol.

Lo que entristece profundamente es que mientras se liberaba a aquellos  y se  realiza esta cadena nacional apuntalando una nueva campaña publicitaria rosa para el gobierno, sin ningún pretexto, la policía de JOH haya tomado prisioneros a prominentes figuras del movimiento social:  Hipólito Zúñiga y Gloria García, tíos de la honorable Diputada Olivia Zúñiga Cáceres  y a Manuel Zúñiga, su primo, perteneciente al Copín, signatarios de la Plataforma de los Movimientos Sociales, defensores de derechos humanos, y líderes destacados de la oposición política Intibucana.

Al mismo tiempo que -sin orden judicial- la policía detenía al también defensor de los derechos humanos, Víctor Vásquez, Miembro de la Organización MILPAH, del Consejo Indígena Lenca de Siminpula, con la socorrida táctica que se usó recién también contra el Dr. Marco E. Girón, sin notificarle los motivos de su aprensión. Luego divulgando a la prensa que lo hacían en cumplimiento de una denuncia por hurto, la cual solo sirve in fraganti o con una orden de detención al juzgado, al que el fiscal lo solicita luego de sustanciar. Porque cualquiera puede inventar una denuncia falsa, incluso el jefe de la policía.  O ¿ya no valen las leyes que establecen ese procedimiento?

Ese patrón de atropellos pareciera conformar una campaña sistemática de intimidación contra las organizaciones étnicas, y contra las plataformas de movimientos sociales que alientan la conciencia crítica de la ciudadanía. ¿Quién lo ha sacado del féretro, y empolvado con talco su figura embalsamada, con mascarilla negra? ¿Hasta dónde querrá llegar el zombie de JOH?

Un nigromante. Un espectro hipnotizador que opera desde la negación. Y finge que no ha pasado nada. Como Trump, cuando se negaba a reconocer que había una pandemia y decía que era una conspiración de los chinos y los demócratas. Diciéndonos que todo va a estar bien, como susurra el alcalde al oído desde hace tres meses, sin querer reconocer que, en efecto, nunca hemos estado tan mal, y toda pinta y apunta a que va a empeorar, antes de desbordarse la degradación en el colapso.

Hay un millón de desplazados, dice nada menos que La Prensa, su aliada, de ellos, 100 mil residen en albergues porque no tienen alternativa. Según los estimados, la economía sufrió otro golpe de 10% después del anterior igual, por las pandemias. O sea que, al final del año, tendremos una quinta parte menos de lo que teníamos el año anterior, ¡pero cinco veces la deuda ya impagable sin jubileo posible! Las escuelas siguen cerradas y los hospitales otra vez a punto de saturación, si requiriesen sus servicios todos los que los precisan. ¿Felizmente muchos enfermos prefieren quedarse en sus casas a bien morir? Como prefirieren arriesgarse hasta la muerte, los narcos y los caravanos. Los dos hijos de María, hermana de Rosa, hijas de la comadre Emilia, que antier se fueron en la última caravana luego de enterrar al abuelo Miguel, y hoy se mataron al darse vuelta el camión en que viajaban en la frontera. ¡Que no es su culpa! ¿No?

El mejor aeropuerto del país, el más seguro sigue bajo lodo y nadie piensa volar ahí en el próximo mes. Nuevos escándalos por corrupción afloran todos los días, y ahora es que Marquitos alias el sobrino, estuvo tratando de arreglar los papeles de los contratos en mayo y junio, cuando ya estaba sobre el escenario del reclamo público. La oposición ha descubierto en el nuevo enrolamiento una adulteración masiva de los datos del censo, y lo denuncia internacionalmente. Mientras, por su parte, varios gobiernos anuncian que intentaran ayudar a las víctimas en forma directa, o a través de organizaciones de sociedad civil. Mientras en Washington, los congresistas bloquean una fallida intentona de colaborar con él que, siendo capo, supuestamente lucha contra los narcos.  Y avisan también, que se proponen investigarlo y exigir cuentas a inicios del año nuevo. Pero no pasa nada.

¿Todo va a estar bien? Sin parpadear, JOH mira a la cámara y pinta para el hechizado auditorio, el cuadro rosa de la Honduras de allá.

La negación no es gratuita. Del mismo modo que Trump, sabe que perdió las elecciones, pero se le va la vida en negarlo, Joh sabe que solo mediante estas redadas para tratar de detener, luego de intimidar a los líderes populares seleccionados, comunicadores y defensores de derechos puede demorar su propia debacle.

Y eso es un síntoma de que el régimen se las huele, y escucha no muy lejos pasos de animal grande, una oposición unida en su base, y quiere prevenir lo que al fin y al cabo ahora ya parece inevitable. ¿Una verdadera insurrección, que no podrá ser ordenada porque, los militares comprometidos tienen miedo? ¿O una oleada de anarquía, que la fuerza armada solo controlaría con un baño de sangre? ¿A cuántos de Uds. se va a llevar este zombie al infierno, consigo?

2 comentarios en “La vida después de la muerte de JOH en Navidad

  • el diciembre 19, 2020 a las 1:32 am
    Permalink

    Estimado Rodolfo .
    No opino sobre los otros temas que menciona en su artículo.
    Porque no me gusta opinar de lo que no conozco.
    Pero veo que no hablarnos de justicia si no más bien del mismo tema de siempre si estos robaron o y lost otros también porque solo se juzga a unos y otros no.
    Ya basta porfavor de un país donde el tema es soy ladrón , soy malcriado , pero no me castiguen porque los otros también delinquieron.
    Me tocó ver cómo Jacobo regalado se paseaba por roma en tiempos de pepe Lobo y no siquiera se dignaba a asistir a los compromisos d estado , me tocó verlo también autorizando permisos para exportaciones de pepino de mar amañadas, etc etc.
    Y a usted como ministro de cultura me tocó también en tiempos de Mel zelaya verlo permitir cómo se despedíeran los que trabajaron por años en el teatro manuel Bonilla,,,,, para contratar a activistas del gobierno de turno.
    Que lastima que le permitiera al señor de olancho cuando usted era la máxima autoridad despedir a los que manejaban las luces , los telones , etc etc en nuestros teatro y además jamas nunca lo vi a usted tampoco ni a ninguno de los funcionarios del gobierno al que usted perteneció apoyando al arte.
    Lo que vi es que permitiera que un tema de arte pasara a llamarse arte cultura y depórtes.
    Sos críticas al a tal gobierno las comparto de cualquier otro hondureno menos de uds que podrán ser mejores o peores que los actuales.
    Pero lo reto a que me justifique porque siendo usted ministro de cultura permitió los despidos injustificados de los empleados del teatro Manuel bonilla .
    Y a que me demuestre que hizo ud por el arte en honduras …. más allá de tener un aspecto con barbas intelectuales que no defendieron los derechos de oso que si sabemos lo difícil que es el arte en honduras y en cualquier parte del orbe.

    Cuando guste lo discutimos en el idioma que guste y bajo las ideologías que guste
    De
    La derecha nunca espere nada
    Porque no le exijo a una planta de maiz que me de manzanas ….. pero esperaba mucho más de usted cuando fue secretario de estado…..
    Y comprendí muy rápido que es un acomodado más con un aparente doble discurso.

    Respuesta
  • el diciembre 13, 2020 a las 6:56 pm
    Permalink

    Que acertado y efusivo su articulo; sin duda una cruda radiografía de está Honduras que todos estamos en la obligación imperativa de rescatar .

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.