La tormenta perfecta, para una Honduras en llamas

Por: Rodolfo Pastor Campos

Más noticias llegan del norte con un timing que intriga, fluyen como gotas filosas que van erosionando la caparazón, a punto de quebrar el cascarón, lo que queda del régimen. Según revelan documentos públicos de la DEA, la agencia antinarcóticos de EEUU, desde 2013 se ha venido investigando a Juan Orlando Hernández, a su difunta hermana Hilda, a su más cercano asesor y actual Ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, y a su Ministro de Seguridad, Julián Pacheco, por participar en el tráfico de drogas a gran escala. Esto suma al arresto de su hermano Tony, catalogado por esa misma agencia como uno de los grandes narcotraficantes de la región, y a las recientes declaraciones de otros narcos presos en EEUU sobre sobornos y aportaciones millonarias a JOH.  

En la cara, en las declaraciones y en las acciones del tirano y sus secuaces se nota la angustia y despunta la desesperación, la descomposición. También sus socios parecen preocupados. Con los valientes médicos y maestros en las calles, llamando al paro nacional y sumando a cada vez más sectores sociales, los ciudadanos conscientes y coordinados, encendidas las antorchas, el terreno se antoja saturado, la caldera caliente. El pronóstico es grave, más temprano que tarde proyecta el colapso, con incendios por doquier, deslizamientos inminentes, la implosión ha pasado de ser posible a ser probable. Han coincidido los elementos necesarios para la tormenta perfecta que puede venir a apagar las llamas que incendian a una Honduras seca y sedienta de verdad, justicia, estado de derecho y bien común.  

El ministro Ebal busca intimidar a los gremios magisteriales que protestan las recientes reformas, acusándoles de supuestas denuncias de lavado de activos y asociación ilícita, amenaza con incautar bienes y perseguir con sus cortes. El presidente acepta y reafirma el desastre de la salud y la educación en el país que lleva al menos seis años gobernando, niega que las reformas impuestas busquen privatizar y despedir masivamente, llama al diálogo sonrojado. El congreso controlado por la dictadura niega la incorporación de la oposición a los nuevos órganos electorales e impide el ingreso de la bancada LIBRE a la sesión en que pretenden una movida más, la tranza tradicional. Pero algo esencial ha cambiado, hay una nueva dignidad ante el circo acostumbrado. Las protestas crecen y con ellas la represión se presta al abuso, los policías lanzan bombas lacrimógenas a diestra y siniestra, ya ni las formas cuidan las supuestas fuerzas del orden.

Entre el desorden y la confusión, parecen perderse los llamados de organizaciones de la sociedad civil a que se revoque el nuevo código penal que, como se ha advertido con escándalo y asombro, reduce penas a la corrupción y al narcotráfico, revierte avances y descuida a sectores vulnerables, asegurando impunidad y restringiendo libertades. Hasta los medios tarifados muestran sorpresa y señalan el daño a la libertad de prensa y de expresión, la censura a la que serán expuestos. Los llamados de la Embajada a aprobar las leyes de colaboración eficaz y las reformas en materia electoral también parecen caer en oídos sordos. Las denuncias de la MACCIH siguen hundiendo al Lobo y sus compinches, pero no se atreven aun a tocar al Hombre…

Nunca antes pues ha estado tan desnuda la dictadura, tan evidente su carácter criminal, corrupto y represor, tan expuesta a la indignación y a la protesta popular, ciudadana y organizada. Con frentes abiertos y tormentas por doquier, parece tambalearse el castillo de naipes, la barca hace agua y flota a la deriva. Preocupa todavía el daño que se atreva a hacer el monstruo, herido de muerte, con sus últimos zarpazos. 

Nota relacionada Poder Ciudadano y la Tormenta que viene. ¿Es posible acá o sueños de desesperados?

Hay razones y riesgos reales para tener miedo, el precedente es tenebroso, las masacres no han parado, documentadas al menos 29 en lo que va del año, la sangre derramada de las víctimas de la violencia se acumula en las grotescas portadas de los periódicos. El éxodo de los desplazados por la miseria continua hinchando las fronteras ajenas y sometiendo a miles a las penurias de la migración. Mientras la coronela Fulton nos advierte a diario desde sus tweets, al estilo de su jefe Trump, que no se vayan, que no malgasten, que no se expongan al peligro. ¿Tan desconectada está de la tragedia que consume a Honduras? ¿O es mera hipocresía, cruel colusión o cinismo?

Y sin embargo la esperanza sigue viva, hay aún ilusión y, más que nunca, ganas. Se nota en la bravura y la lucidez de la gente, a la que ya no engañan con sus campañas los que buscan controlar, conservar privilegios, proteger prebendas, estatus. Con el fastidio colmado y el calor en las venas, los hondureños arrechos ven hoy con más claridad las raíces podridas de la dictadura y entienden mejor que nadie lo que tiene que pasar. El soberano ha despertado y está decidido a defender los derechos destruidos y la democracia arrebatada a la voluntad popular. 

Se avecinan tiempos difíciles, retos importantes, pero también oportunidades inéditas de transformar de fondo a nuestra nación. El propósito está definido y la determinación parece estar aglutinada. Ha llegado la hora de exigir la salida del dictador, de provocar la caída del régimen, de arrancar de raíz el sistema corrupto y explotador, de refundar juntos los hondureños un país posible que nos han negado, más justo, democrático, próspero y en paz. ¡Fuera JOH y Viva Honduras! 

6 comentarios en “La tormenta perfecta, para una Honduras en llamas

  • el octubre 2, 2019 a las 6:40 am
    Permalink

    excelente titulo, una tormenta perfecta, y las masacres son culpa de los narcos que pagan a los socios hondurenos con droga,esta droga la tienen que vender en los barrios y colonias, aqui tienen que invlolucrar a las maras y de ahi son las masacres por peleas por plazas, nadia ha ahondado sobre esta tematica.

    Respuesta
  • el junio 5, 2019 a las 3:22 pm
    Permalink

    El Presidente Trump en vez de presionar a Mexico para que impida el ingreso de migrantes lo que debe de hacer es atacar el problema a su raiz, la Dictadura Corrupta que gobierna a Honduras

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.