Compartir

Nueva constitución

Por: Guillermo Serrano

La tentación de las ideologías se “mete” como una especie de virus en todos los sistemas más o menos democráticos del mundo. Al grito de ¡cambiémoslo todo! una nueva generación desea que sus puntos de vistas y anhelos se vean reflejados en elecciones políticas de todo tipo. Pero, y, aún más: quieren también ocupar posiciones de participación y de poder como no se había visto antes.

La India (el país) para que nos sirva de ejemplo en este artículo, logró su independencia del férreo control británico gracias a la postura valiente de Mahatma Gandhi que soñó con país formado por distintos estados donde se respetara la pluralidad política y religiosa, donde sus habitantes se dedicaran con sus dones y esfuerzo a poner a la India al nivel de los demás países desarrollados.

Pero eso no ha sido posible. De hecho, la partición del país en uno hindú (la India) y el otro musulmán (Pakistán) mostró la debilidad de los deseos humanos antes las pasiones de los mismos humanos que llevan a situaciones de enfrentamiento y de guerra que persisten a través del tiempo.

Hoy, el primer ministro de la India quiere la unificación de su país mediante el fortalecimiento de la religión hindú y para ello ha tomado medidas coartando la libertad de opinión o procurando un control de los medios de comunicación mediante acciones legales o administrativas que parecen tener efecto.

El periodista del magazine “The Caravan”, Vidya Krishnan dice que “en su ataque directo a la prensa, a la verdad, el gobierno del Primer Ministro Narendra Modi   ha vaciado estas ideas y, por lo tanto, el alma de la nación. Como los estadounidenses, los indios ya no comparten un conjunto común de hechos, ni atribuyen el mismo significado a las palabras. Los ciudadanos deben ser «fieles obedientes» o bhakts, como se conoce a los partidarios de Modi. La complejidad inherente de la India, derivada de su diversidad religiosa y cultural, se ha convertido en un arma. Con cada sacrificio, eliminaremos el espíritu fundacional, descrito en nuestra constitución y anunciado el Día de la República, hasta que esas palabras no tengan significado” (The Atlantic, Febrero 3, 2021).

Nuestro continente, América, ve con alarma que el patrón descrito antes, se repite también en cada país cuando los medios de comunicación ven la amenaza directa de gobiernos a los que no les gusta la crítica y se creen con el derecho de ahogar económicamente a los medios de comunicación o de amenazar directamente a periodistas y comunicadores que no comulgan con las ideas o ideologías que se les quieren imponer.  

La prensa libre es una necesidad y más aún cuando nos enteramos de acciones que deben ser expuestas ante la opinión de todos. En realidad, los medios de comunicación no necesitan de leyes de protección, porque alguien ya dijo hace miles de años que la verdad nos haría libres. Sin embargo y ante esta cuestión fundamental, otro personaje de la historia preguntó “¿qué es la verdad?”

(guillermo.serrano@ideasyvoces.com) Lunes 20 de julio, 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.