Uncategorized

La Plataforma, sus descontentos y su prospecto

La Plataforma-sus descontentos

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

A mis pocos amigos en todos los bandos

Apenas conocemos el pasado, el futuro no es algo que se pueda conocer. Yo ya avise que, si les interesa, me traigan el documento y lo firmo. Aun contra la opinión de mi Coordinador General, y sin estar satisfecho, claro en todo lo que dice, ni siquiera de acuerdo en lo que entiendo de su contenido, yo firmo. Simplemente porque creo que a lo que es necesario hay que apoyarlo, aunque no reúna otro requisito. Porque es lo real. Y no hay otra manera. Un amigo religioso dice nos han caído las siete plagas de Egipto, R. pero la peor es JOH. Soluciones habrá que construir. Pero cualquier salida pasa por sacar a JOH y esta es la única forma. Todos juntos.

El planteamiento -en que han coincidido amigos de distintos bandos (Salvador Nasralla y seguidores, Luis Zelaya con E Ortez y el joven Martel, Nelson Ávila y Rasel Tome, no sé si Olban Valladares en representación de Paz Aguilar y Jorge Yllescas, Efraím Arrivillaga) y asimismo líderes de los movimientos sociales (Ramón Custodio, hombre noble que ha reconocido su error, Ismael Moreno que está a tiempo de cometer otros) que integraron antier una Plataforma Ciudadana— tiene algunos puntos claros. Exigir la renuncia inmediata del mandatario, o proceder a su derrocamiento o salida dizque constitucional del poder. Para dar lugar a la formación de un gobierno provisional, que prepare y convoque a elecciones anticipadas seis meses después de tomar el poder. No toda la oposición se suma todavía a La Plataforma, de tal modo que aún no hace masa crítica. No está claro quien esta atrás, al timón. Y hay que saber

En vista de que -en rigor- ese es un planteamiento subversivo, perfectamente ilegal si es que Ud. cree en la ley,  hipócrita lector, también es interesante que el gobierno no haya mandado a recluir a todos estos disociadores. Y quizás no se trata de una benevolencia liberal, ni siquiera un temor al qué dirán, sino más bien un convencimiento de que no va para ningún lugar, la iniciativa. Una confianza oficial de que no la apoyará LIBRE, lo que es indispensable, sine qua non, para que no se disipe en el ridículo, la idea. Dolerá, pero la verdad es de Cristo y casi todos dicen ser cristianos. Porque quienes estamos familiarizados con la política entendemos que Juan O. no va a renunciar, no puede. Su Congreso no lo va a sacar, tampoco. Mientras tenga el respaldo de las FFAA que no lo abandonaran si no obligan los gringos. Y entonces hay que concretar el segundo paso que –absolutamente- requiere de la movilización masiva, total? Un gran sacrificio del pueblo en las calles, esta vez hasta el final. Y eso no se dice a la ligera.

Los actuales líderes de La Plataforma no han demostrado ese temple y no van a convencer a Mel de adherirse mientras no resuelvan un par de otros puntos,  que siguen siendo discutibles después que terminaron los discursos cortos de la rueda de prensa. No está claro por ejemplo, cómo podrían rescatar –dicen- una Constitución que se rompió desde antes, según convenimos, por el golpe, por los fraudes, por la interferencia entre poderes y por la reelección. Como las preciosas vasijas antiguas cuando se rompen, las constituciones no se restauran más que para exhibirlas en el museo de historia. Y las que sufren múltiples fracturas más aún. Para el uso cotidiano se ocupa otra nueva. Aunque esa discusión puede dejarse para el día después. Como tantas otras funciones básicas de gobierno, a postergar. Educar, procurar nuevas inversiones tiene que venir después, no es de interino. Y justo requerirán nuevos instrumentos y recursos.

El segundo problema que tiene el planteamiento de La Plataforma es la desconfianza o mejor su incapacidad todavía de para inspirar confianza plena de otros actores cruciales. Otras de las propuestas tentativas tendrían ciertamente que esclarecerse antes de soñar con el éxito y la adhesión de LIBRE o viceversa. Porque Mel no es la solución pero no hay solución sin LIBRE y Mel es el líder de ese Partido. Hay que aclarar cosas para conseguir la aceptación de la siempre timorata empresa privada y por menos el silencio de los pastores inocentes, que son muchos. Y la quietud del chafa.

No van a terminar de juntar el apoyo indispensable los convocantes si no explican cómo y con quienes van a integrar un gobierno interino,  que deberá ofrecernos a todos, todas las garantías liberales del derecho internacional. Y como cualquier ínterin es largo, cuando se está con la mierda a la nariz, necesitaremos saber también cómo van a gobernar los largos meses antes que llegue al poder una representación nueva de la mayoría. La Plataforma debe pues certificarnos anticipadamente un gobierno de integración sólido, de gente conocedora y leal que nadie pueda vetar.  Y por lo pronto una reducción de costo de la energía, es decir del impuesto que la encarece y cero impuestos nuevos. Y cero publicidad oficial.

Hay que sanear y redefinir la administración pública urgentemente.  La seguridad tiene que afianzarse sobre una política más inteligente que la pura fuerza. Es inaplazable eliminar todo gasto estéril y desordenado. Recortar el esquilmo de la burocracia, para dirigir los recursos a la prestación de servicios básicos. Y liberar la competencia en el sector financiero para incentivar y reorientar el crédito a las actividades productivas. En los sectores en que somos competitivos de agro exportación y en la producción de alimentos abundantes y necesidades básicas. ¿Cuál Fondo?

Esa política nos permitirá estabilizar al país. LIBRE va a exigir integrar y compartir el mando, antes de poder confiar. Va a exigir la desmilitarización de la plaza pública, la liberación de los presos políticos, la suspensión de la persecución judicial de nuestros simpatizantes y el respeto al derecho cívico de todos. Mel ya abdicó de la candidatura presidencial. No así varios de otros líderes políticos que aquí se pronuncian, a los que La Plataforma ha pedido correctamente que depongan esa condición en forma interina para sumar todos. Lo que viene después vendrá, será. Por hoy, Salve patria.  Fuera JOH.

2 comentarios en “La Plataforma, sus descontentos y su prospecto

  1. sí, hay muchas interrogantes pero es un comienzo!! Necesitamos que se involucren más ciudadanos, sobretodo del «otro lado de la oposición «, que alimenten, fortalezcan y hagan crecer esto. Es como celebrar una fiesta, se comienza pero no se sabe como va a terminar ni que rumbo cojera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.