La gobernanza en el marco del covid-19 en Honduras

Por: Josué Sabillón

La gobernanza, en su enfoque realista, es equidistante del gobierno jerárquico, pero también de la hegemonía absoluta del mercado y de la solidaridad social, ¿qué es entonces la gobernanza? A pesar de todo el debate teórico que ha surgido a partir de los años setenta en Alemania respecto al concepto de gobernanza, se ha llegado a la conclusión de que el Gobierno es insuficiente para la gobernación de la sociedad, por eso necesita alianzas con otros sectores protagónicos de la sociedad, por ende, el gobierno debe convocar a un trabajo en conjunto de forma permanente. El reto consistirá en evitar los protagonismos por parte de cualquier sector de la sociedad, reconociendo que, si no existe trabajo conjunto, las políticas públicas que se planteen en el marco de la pandemia del Covid-19 y posterior a esta, ya sean desde el gobierno central y/o locales o desde la sociedad civil, no tendrán el éxito esperado.

La gobernanza en Honduras y en muchos países latinoamericanos surge en la coexistencia de formas modernas de gobierno o ciertas prácticas de estos, junto con manifestaciones de autoridades burócrata-represores, quienes a la vez pretenden mantener un discurso de protección de los Derechos Humanos e inclusión de los diferentes actores de la sociedad, así como de grupos históricamente postergados de la agenda de gobierno.

En este contexto, la Administración Pública (en adelante AP), se ha reconfigurado según el modelo económico puesto en marcha, y las prioridades ideológicas que los mismos representan, para el caso, en la actualidad, la sociedad se desarrolla en el modelo neoliberal periférico tardío que fue puesto en marcha al mismo tiempo que discursos como el de la democracia, el desarrollo local, y la nueva gestión pública.

La tesis del Estado mínimo pero fuerte promulgado por el modelo neoliberal, se encuentra con la resistencia de una sociedad civil que cada día está más vigilante, que se organiza en tanques de pensamientos (think tank) como el Foro Social de la Deuda Pública (FOSDEH), Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD), Centro de Documentación de Honduras (CEDOH), Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) y quizá en menor escala el Consejo Nacional Anticorrpución (CNA), así como representaciones de grupos estudiantiles organizados beligerantes y gremios como el personal de salud y maestros, que con sus veedurías sociales, informes técnicos e investigativos, entre otras acciones, ponen en tensión la directa relación que el gobierno central pretende o debe mantener con la sociedad.

Todas las acciones y prácticas relacionadas con la toma de decisiones de los gobiernos han sido conocidas como gobernabilidad. El concepto de gobernanza se propone ser más productivo y heurístico que el concepto anterior, en el sentido de que este, es más que el mero actuar directivo del gobierno. La gobernanza pretende que un gobierno democrático acredite ser un agente capaz de dirección, coordinación y articulación de la sociedad, con resultados relevantes que generen valor público. La gobernanza se convierte en la mutación del Estado en cuanto a su relación con otras expresiones de poder que quizá no pretenden directamente competir con él, pero que han venido a tomar el rol que de forma intensional o no, el Estado había dejado ignorado.

La Administración Pública en la actualidad, ha adoptado dos tendencias: la primera, se orienta a reivindicar, recuperar y reconstruir la naturaleza pública de la AP, o sea, una tendencia pública. La segunda buscar recuperar, reactivar y reconstruir la capacidad administrativa de la AP, por ende, una tendencia gerencial, ambas pretenden dar respuesta a cualquier régimen de gobierno.

La tendencia pública, es la que se puede observar en Honduras, en el sentido de que, como se mencionó anteriormente, existen diferentes tanques de pensamiento y grupos de presión que están realizando exigencias al gobierno para que convierta mucha de la agenda pública en agenda de gobierno, y se le brinde solución a una serie de demandas planteadas por diferentes sectores, no solo en el marco de la pandemia actual, sino en el rezago histórico que tiene para con la sociedad,  pero, además, se observa que dichas exigencias tampoco se plantea solventarlas en formas de cogobierno, sino más bien como acciones desde el gobierno central.

El descubrimiento de otras formar de gobierno social, alternativas a las del gobierno político mediante mando, representa la base de la gobernanza. Tanto los principios del mercado y la auto organización horizontal son alternativas al control político jerárquico. El foco de interés en la gobernación es la búsqueda del tipo apropiado de gobernar y administrar exitosamente una sociedad sectorialmente diferenciada, políticamente plural y económicamente interdependiente.

En la actualidad existen tres modos de gobernanza que están presentes en las interacciones entre los actores públicos y privados: autogobierno, cogobierno, gobierno jerárquico. Para el caso de Honduras, se puede reconocer una especie de hibridez entre los tres modos, pero con predominancia del gobierno jerárquico, debido a que en los últimos periodos se ha manifestado una reconcentración del poder en la figura del ejecutivo, utilizando sobre todo el método de la intervención de otras instituciones estatales.

La pregunta que surge es ¿El gobierno central/local aceptaría compartir el poder con otros actores sociales? Ante la obvia respuesta negativa debido a que en el país todavía seguimos en la llamada permanente transición democrática, sobre todo por la debilidad en muchas instituciones estatales. Se recomienda que por lo menos el ejecutivo se acerque a los diferentes actores sociales antes mencionados, para que se puedan realizar un trabajo conjunto que permita que el consejo de expertos, junto con la autoridad del gobierno, lleven a buen término la emergencia actual, evitando mantener una actitud de confrontación y protagonismos que al final afecta a las grandes mayorías.

*Josué Sabillón, catedrático del departamento de sociología de la UNAH

 

Un comentario en “La gobernanza en el marco del covid-19 en Honduras

  • el mayo 3, 2020 a las 2:57 pm
    Permalink

    Excelente análisis y en totalmente de acuerdo a su punto de vista . Con la pregunta que plantea si el gobierno central ( poder ejecutivo) está de acuerdo de compartir el poder con los gobiernos locales.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.