Compartir

 

Por: Galel Cárdenas

Vivimos la muerte. Vivimos un mundo que nosotros los dominados de esta sociedad no hemos escogido, construido o pensado. La muerte se  nos ha impuesto como un castigo que el infierno y su cohorte nos ha erigido para que sigamos en la humillación, en el menoscabo, en la degradación y en la iniquidad. 

Vivimos una ofensa, un desdoro, una catástrofe, una desdicha, que no hemos siquiera imaginado.  

¿Quién podría imaginar el asesinato de nuestros jóvenes airados por los dictados enfermizos del enriquecimiento a costa de la estafa, del timo, el chantaje y el hurto y  del poder omnímodo? 

Qué secta de enfermos mentales esquizofrénicos, dementes, sicópatas, maniáticos, enajenados,  toman las riendas del poder absoluto para decir sin pronunciar ni una palabra: el Estado soy yo, la ley soy yo, las órdenes de muerte soy yo, las órdenes del latrocinio soy yo,  en fin, algo así como el Yo supremo,  superior, el soberano soy, yo soy la vida y soy la muerte, soy el dios de este terruño angosto y desmirriado.  

Vivimos la muerte en los hospitales, donde la harina y una pastilla se unen para aplicar la sentencia del término de la vida, una especie de masacre sin balas, ni látigos, ni palos, ni bombas. 

La muerte es nuestra vestimenta y nuestros zapatos, nos la han colocado donde antes había vida, risa, sueños, celebraciones, sencillez y plenitud.  

Hoy somos zombis, caminamos muertos, caminamos sin alma, andamos por senderos de espinas, sangrando, supurando, segregando, manando.

Sobre el alto campanario vemos los combates de las bestias, los bárbaros, los soldados, crueles y feroces, inyectados en la sangre por el odio y la ojeriza sin par, estrangulando mozalbetes, disparando las armas del oprobio y la desmesura inhumana.

Van abriendo testas los soldados agrupados en mesnadas de una rabia incomprensible, desnaturalizada, hiperbólica. 

Se alimentan de putrefactos sustentos que son como el virus de la maledicencia, el vampirismo, la visceralidad asumida como una ruta de asesinato y tortura inconmensurable.  

Es la carroña que ha cobrado vida, un monstruo que nacido del estiércol hoy asola como depredador salvaje todo aquello que huele a humanismo y utopía.

 

2 comentarios en “La depredación

  1. HONDURAS SE ESCRIBE CON LLANTO PORQUE YA NI DIOS QUIERE A HONDURAS. ES EL MISMISIMO DEMONIO QUIEN ESTA DETRAS DE LA BANDA DEL IMPOSTOR ASESINO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.