Global desuso|Noticias Destacadas

Instan a una transformación del sistema migratorio de EE. UU hacia AL y el Caribe

poner fin a los acuerdos de tercer país seguro

Compartir

El presidente Biden no debe detenerse con estas acciones. No es suficiente simplemente revocar y restaurar políticas

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

 

Washington D.C. – El Grupo de Trabajo de América Latina (LAWG) se siente alentado por las acciones ejecutivas del Día 1 del presidente Biden para abordar la pandemia, el cambio climático y la justicia racial y proteger a las comunidades de inmigrantes como las primeras prioridades para reparar el daño causado por la administración anterior.

LAWG da la bienvenida a la inclusión de un camino hacia la ciudadanía para los indocumentados, incluidos los soñadores, los beneficiarios del estatus de protección temporal (TPS) y los trabajadores agrícolas inmigrantes en el proyecto de ley de inmigración de Biden, así como el enfoque en detener la construcción del muro fronterizo e invertir en las comunidades fronterizas.

También les alienta el objetivo de restablecer el acceso a la protección de los refugiados en Centroamérica. LAWG da la bienvenida a la suspensión de nuevas inscripciones en el programa Permanecer en México (MPP) el día 1 como el primer paso en la terminación del programa, un objetivo por el que han abogado durante mucho tiempo.

Reconocen que el presidente Biden cumplió su promesa de pausar las deportaciones desde dentro de los Estados Unidos durante 100 días como un paso crucial mientras se revisan las prioridades de aplicación y mientras los países que reciben migrantes deportados aún se recuperan de la pandemia y los desastres naturales.

Estos son los primeros pasos importantes para comenzar a reparar los daños a las comunidades de inmigrantes, refugiados, migrantes y solicitantes de asilo y para restaurar las protecciones que las organizaciones han trabajado arduamente para defender.

Sin embargo, el presidente Biden no debe detenerse con estas acciones. No es suficiente simplemente revocar y restaurar políticas. Estas acciones deben ser solo el comienzo de un cambio transformador en nuestro sistema de inmigración de Estados Unidos y la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe.

«¿Ayudará el paquete de ayuda de $ 4 mil millones para Centroamérica incluido en el proyecto de ley de inmigración a resolver por qué las personas se ven obligadas a huir de sus hogares en Honduras, Guatemala y El Salvador?» preguntó la codirectora de LAWG, Lisa Haugaard. “Eso depende de lo que haya en el paquete y de si se combina con una diplomacia sólida contra la corrupción masiva, los abusos de los derechos humanos y las tendencias autoritarias que estamos viendo en estos países. Verter ayuda en gobiernos corruptos y depredadores y fuerzas de seguridad abusivas no es la respuesta. La respuesta tampoco es promover la inversión privada.  

Las inversiones de los bancos privados y multilaterales necesitan salvaguardias estrictas en países como Honduras y Guatemala, donde las necesidades de las comunidades indígenas, afrodescendientes y pobres se ignoran habitualmente y sus demandas se enfrentan con amenazas y violencia”. 

“La asistencia humanitaria dirigida a través de organizaciones de la sociedad civil puede ayudar a las comunidades a abordar la pobreza, prevenir la violencia, enfrentar la crisis de COVID-19, recuperarse del impacto de devastadores huracanes duales y mitigar el cambio climático. Apoyar las iniciativas anticorrupción y las reformas judiciales es fundamental.  

La Administración Biden debería proporcionar dicha ayuda. Pero prometer 4.000 millones de dólares en ayuda por sí solo no es la respuesta. En cambio, prometa que Estados Unidos se mantendrá, no con funcionarios corruptos o autoritarios en Honduras, Guatemala y El Salvador, sino con los ciudadanos que trabajan por el cambio”, concluyó Haugaard. 

“Apreciamos que el presidente Biden haya cumplido con sus promesas en su primer día en el cargo de suspender el programa Permanecer en México a lo largo de la frontera y detener temporalmente las deportaciones desde dentro de los Estados Unidos. Estos son buenos primeros pasos en el desenlace de una larga serie de políticas que han causado un daño incalculable a los solicitantes de asilo y las comunidades de inmigrantes. Sin embargo, todavía hay miles de hombres, mujeres y niños a los que se les ha negado el acceso a la protección en nuestra frontera y ahora esperan ser procesados.  

El presidente Biden debe avanzar al anunciar cómo estas personas serán procesadas de manera humana y tendrán una nueva oportunidad de hacer su reclamo. La Administración de Biden también debe detener las expulsiones del Título 42. Hasta que eso suceda, el sistema de asilo no podrá comenzar a restablecerse.

Las organizaciones de ambos lados de la frontera harán responsable al presidente de su promesa de restaurar el asilo y están listas para trabajar juntas para construir un sistema de inmigración más humano, responsable y justo”, afirma Daniella Burgi-Palomino, codirectora de LAWG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.