TSC remite informe al MP con indicios de responsabilidad penal en compras realizadas por Copeco

 

Compras irregulares e inconsistencias en Copeco deja pérdidas por más de  60 millones de lempiras

Por: Redacción CRITERIO.HN

        redaccion@criterio.hn

 Foto portada de archivo

Tegucigalpa. – Violación de al menos ocho leyes nacionales, irregularidades, inconsistencias y un millonario faltante de insumos cometió la administración de Gabriel Rubí al frente de la comisión permanente de contingencias (Copeco).

Esto está contemplado en el informe con indicios de responsabilidad penal remitido este miércoles por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) al Ministerio Público.

La operación demandó de 56.3 millones de lempiras más un gasto adicional de más de 4 millones de lempiras, que se utilizaron para completar los equipos faltantes en esta compra.

separan a Gabriel Rubí de Copeco

Gabriel Rubí

El TSC señala que, en la administración de Gabriel Rubí, Copeco incumplió la Constitución de la República, la Ley de Contratación del Estado y su reglamento, las disposiciones generales del presupuesto general de ingresos y egresos de la república del 2020, la Ley Orgánica de Presupuesto, el decreto ejecutivo número PCM 005-2020, la Ley de Procedimiento Administrativo y la ley de Sinager.

Las irregularidades detectadas se refieren a la compra de 90 equipos de asistencia para la tos marca Phillips t70 y 90 baterías; de 90 ventiladores Trilogy Evo portables que incluye tubo, mascarilla y batería; de 40 ventiladores marca Breas Vivo 65 y de 90 equipos de asistencia para la tos e igual número de baterías.

La compra se hizo desoyendo recomendaciones del Colegio Médico de Honduras (CMH), de experimentados galenos nacionales y del Departamento de Alimentos y Drogas de Estados Unidos, (FDA), que advirtieron que los ventiladores mecánicos no eran aptos para covid-19 y que más bien ponían en peligro la vida de los pacientes.

El TSC, asimismo, confirmó que “los equipos no cumplen con las especificaciones técnicas para pacientes con covid-19, por lo que el personal médico recomendó su no uso”; además de un faltante de 104 equipos de asistencia para la tos y 84 baterías que representan un prejuicio de 358 mil 696 dólares.

Destaca que los documentos soporte para realizar la compra, como las facturas, no son originales y presentan inconsistencias como la falta de sellos y firmas.

La autoridad de Copeco tampoco elaboró, aprobó ni firmó un contrato de adquisición de bienes, carece de documentos de respaldo pues no se encontró la orden de compra, cotizaciones, acta de recepción de los equipos y al igual con lo sucedido en invest-h, se emitieron facturas, pero se pagó a otra empresa.

“Se compraron ventiladores mecánicos a pesar de las alertas emitidas por la FDA; se comprobó que los equipos adquiridos venían incompletos, algunos no entraron en funcionamiento y otros permanecen embodegados en los hospitales por no cumplir las expectativas para el manejo de la covid-19”, señala el ente contralor.

El proveedor presentó ante Copeco facturas por el valor de $2,280,410.00, unos 56.3 millones de lempiras al cambio en la fecha en que se realizaron las transferencias, incumpliendo leyes, reglamentos, disposiciones de control interno y procedimientos administrativos establecidos, con perjuicios a la salud y la economía del país ya que lejos de contrarrestar la crisis sanitaria por el covid-19, se afectó para que la misma no fuera atacada de manera adecuada.

hechos y hallazgos

Los hallazgos incluyen “una serie de inconsistencias que constituyen conductas con indicios de responsabilidad penal en el proceso de compras-recepción de los ventiladores mecánicos, baterías y equipo de asistencia para la tos.

Se constató que en el marco de la emergencia sanitaria de covid-19, compró el equipo médico y de asistencia respiratoria a la empresa denominada International Medical Equipment, que opera en Nueva York.

La primera factura, del 9 de marzo de 2021, pertenece a la compra de 90 equipos de asistencia para la asistencia para la tos, marca Phillips, y 90 baterías por un monto de 377 mil 910 dólares.

La segunda factura, del 12 de marzo, por la compra de 90 ventiladores portables, tubos, baterías y mascarillas marca Trilogy-Evo portables por un valor de 904 mil 590 dólares y una tercera, del 16 de marzo, para adquirir 40 ventiladores, reactivos 65,90, equipos para asistencia para la tos y 90 baterías por la suma de 997 mil 910 dólares.

Por todos estas fallas el estado tuvo que realizar la erogación adicional de 4 millones 602 75 lempiras y suplir accesorios faltantes, compra que se hizo a través de Invest-h.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.