¡Injerencia! EE. UU. da visto bueno a reformas electorales de Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –La embajada de los Estados Unidos ha manifestado su complacencia por la aprobación de la nueva Ley Electoral de Honduras de cara a las elecciones de 2021.

“La aprobación de la Ley Electoral será un paso importante para restaurar la credibilidad en el proceso electoral y las elecciones del 2021”, opinó la representación diplomática a través de un Twitter.

Para el analista, Gustavo Zelaya, el mensaje de la embajada estadounidense es una orden enviada a la bancada del oficialista Partido Nacional para que en el Congreso Nacional se aprueben las reformas tal cual fueron introducidas a ese poder del Estado, sin que se haya incluido cambios de fondo como la segunda vuelta y la reelección.

“Creo que no hay que sorprenderse de eso, ha sido la política normal de los Estados Unidos hacia el país, de injerencia, de control, de dominio de los actores políticos más importantes que hay en el país”, dijo Zelaya.

La injerencia a la que hace alusión el analista fue evidente durante las elecciones de 2017, cuando la entonces encargada de negocios de Estados Unidos, Heide Fulton, llegó al centro de cómputo del Tribunal Nacional de Elecciones (TSE) a validar el fraude electoral para imponer y respaldar la reelección de Juan Hernández.

En enero de 2018 la entonces representante de la embajada de los Estados Unidos en Honduras, Heide Fulton, válido y urgió el conteo de actas para validar el fraude electoral. En la imagen junto al presidente del desaparecido Tribunal Supremo Electoral, David Matamoros Batson.

Gustavo Zelaya manifestó además que las imposiciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos siempre han estado presentes en Honduras, como en el 2009 cuando se produjo el golpe contra el presidente, Manuel Zelaya Rosales.

Para comprender la injerencia norteamericana el analista reflexionó sobre el dominio territorial que Estados Unidos tiene en Honduras y que se refleja en los radares instalados en varias partes del país, para el supuesto control del narcotráfico y en la base militar asentada en Palmerola, Comayagua y que se supone es la más grande de América Latina.

“Creo que ese control que hay de nuestro país por parte de Estados Unidos, esa subordinación, parece que fuera más marcada en Honduras que en el resto de otros países de América Latina”, expresó.

Zelaya aclaró que el dominio estadounidense no solo es una base militar sino el control sobre el Estado, el gobierno, la propiedad y sobre las decisiones políticas más importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.