Compartir

 Recuerdos de una Honduras conocida

Por: Allan Bernárdez

*Dedicado a quienes un día estuvieron y hoy ya no están

224 años de existencia debieran reflejar identidad, arraigo y prosperidad. 224 años es mayor a los 200 años de «independencia patria» que se vislumbra a la vuelta de la esquina. ¿Pero, que sensación te han dejado a ti los 224 años de presencia Negra en Honduras?

Para un pueblo con el «mote» de enarbolar el espíritu colectivo y comunitario, la realidad muestra algo diferente; población altamente polarizada entre sí debido a múltiples circunstancias tales como: inclinación partidaria, religiosa y organizacional. Y es que cuando profundizas en el diario vivir de la población negra en Honduras, atrás quedaron las épocas de la solidaridad, empatía y respeto. A menos que pertenezcas al mismo partido político, a la misma iglesia o coincidas en la misma organización.

Quienes han tenido la oportunidad de estructurar una comunidad Negra con posibilidad de desarrollo para sus miembros, una vez llegando a ese espacio de «poder-lo» hacer, han priorizado sus intereses propios pero no sólo eso, le dieron la espalda a la esperanza de miles, consolidando el ciclo de la dependencia, violencia, migración y pobreza.

El mundo desde hace mucho tiempo entró en una pugna entre grupos que se disputan «su verdad». Estos grupos cuentan con una cara visible, de mente hábil y capacidad de liderazgo. Los grupos no necesariamente tienen que individualizar sus luchas y sus causas, pudiendo a veces y más en tiempo de excepcionalidad, mancomunar esfuerzos con otros de similar finalidad.

Al final, lo importante es definir el tipo de relación sobre el cual se basará cualquier acuerdo, entendimiento u alianza. Una relación sin reciprocidad, sin respeto y falto de inclusión, es DESIGUAL y por lo tanto va contra los principios ancestrales.

Los años deben traer consigo no sólo cansancio, vejez y muerte también legar experiencia. Si nuestro tiempo en esta tierra puede servir de algo, es la heredad del conocimiento; esa sapiencia que permite romper el círculo de la miseria, esa consciencia que rompe para siempre cadenas y grilletes, ese despertar que permite guiar y transitar el «camino de la nada» con hidalguía, independencia, pero sobre todo, esperanza en un futuro mejor para ti, para mi, los tuyos, LOS NUESTROS (Patria).

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.