Gobierno militariza elección de magistrados de nueva Corte Suprema de Justicia

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La calles aledañas a la sede del Poder Legislativo amanecieron llenas de militares y policías que no le permitían a los hondureños de a pie circular por las mismas y mucho menos ejercer su derecho a protestar por la ilegal elección de la nueva Corte Suprema de Justicia.

Esta calle de acceso al Congreso Nacional fue cerrada desde las 5 de la mañana por los militares y policías.
Esta calle de acceso al Congreso Nacional fue cerrada desde las 5 de la mañana por los militares y policías.

El Centro de Estudio Para la Democracia (CESPAD), ha lanzado la presente alerta para hacer del conocimiento de nacionales y extranjeros sobre la militarización a que ha sido sometida la elección de los nuevos magistrados del Poder Judicial.

El pueblo hondureño ha sido testigo de una serie de situaciones que NO han permitido la transparencia anhelada en el proceso de selección de las y los magistrados y magistradas de la Corte Suprema de Justicia y que comienzan con los cuestionamientos del nombramiento de la Junta Nominadora –JN-, la que a su vez, jamás hizo públicos los criterios y puntuación que sustentaron la selección de los 97 preseleccionados.

El proceso ha tenido aspectos positivos, como el hecho de someter a audiencias públicas a los aspirantes a magistrado/as. Sin embargo, ese proceso generó preocupación y desencanto por el contenido de las preguntas planteadas a las y los concursantes, pues no permitieron medir los méritos profesionales o las capacidades técnicas de las y los aspirantes; jamás se dio a conocer a la población, los resultados de esas audiencias públicas.

Hoy, 25 de enero, se instala la tercera legislatura y es el día en el que las y los diputados elegirán a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia para el período 2016-2023. Sin embargo, nuevamente la población hondureña se encuentra diezmada en sus derechos.

La ceremonia de instalación de la sesión, al igual que la elección de los magistrados ocurre en el marco de estrictas medidas de seguridad; metros de diámetros alrededor del Congreso Nacional se encuentran fuertemente militarizados y evitando el ingreso a la zona y a los bajos del hemiciclo Legislativo. La acreditación de medios fue antojadiza, restringiéndose el derecho a informar de muchos periodistas.

La población también es testigo, una vez más, de la elección de una Corte Suprema de Justicia que se somete a disputas, componendas, trances y mecanismos de cooptación del poder, por parte de los partidos políticos, particularmente de los tradicionales, Nacional y Liberal.

Por eso, a pocas horas para que el pueblo hondureño cuente con una nueva Corte Suprema de Justicia, el CESPAD demanda lo siguiente: 1. La desmilitarización del Congreso Nacional y el libre acceso a la población hondureña y de la prensa, a observar la selección de magistrado/as de Honduras; y 2. Una selección de magistrado/as acorde a las capacidades técnicas y de integridad y no con base en intereses partidarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.