Hondureños tienen esperanza en Xiomara Castro

Gobierno de Xiomara Castro apuesta por reconstruir las relaciones con EE UU y empresarios

Compartir

Mel Zelaya confiesa que es necesario asociarse con los empresarios porque son los que tienen el dinero y con EE UU porque existe una dependencia

Tegucigalpa.-En medio de ciertos roces con la embajada de Estados Unidos y el sector privado, el asesor presidencial y coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre), José Manuel Zelaya, confesó que el gobierno de Xiomara Castro le apuesta a la reconstrucción de las relaciones con los dos sectores en mención, sin olvidar que promovieron el régimen de Juan Orlando Hernández.

En declaraciones recientes a medios de comunicación, el también expresidente Zelaya reconoció que Honduras tiene una dependencia con Estados Unidos, mientras con el sector privado son los que, tras ocho años de gobierno de Hernández, mantienen los recursos financieros que podría permitir al gobierno atender la multi crisis heredada del mismo régimen que ampararon. En conclusión, la administración Castro busca llegar a acuerdos con Washington y con los empresarios nacionales.

“Estamos manteniendo un buen contacto con Estados Unidos, nuestro afán es buscar cómo los Estados Unidos entiendan el problema que se creó en Honduras y que ellos contribuyeron a crearlo, también cuando apoyaron la dictadura por ocho años y la crisis que se ha creado, ellos mismos la conocen porque se llevaron al expresidente amarrado, ellos saben la situación crítica en que Xiomara ha recibido el país”, dijo en relación a Estados Unidos y al golpe de Estado de 2009 que lo defenestró del poder.

Noticia relacionada Intromisión de EE UU en asuntos de gobierno se preserva frente al contraste de un “fortalecimiento de relaciones bilaterales”

El sociólogo y analista político Armando Orellana, reconoce que existen contradicciones en las relaciones bilaterales con Estados Unidos, no obstante, asegura que no promueven una ruptura o separación, por el contrario, considera que la apuesta de esa nación es conservar a Honduras como “socios”.  

“Hay una serie de contradicciones, pero no son contradicciones que lleven a un distanciamiento con el gobierno norteamericano. Honduras sigue siendo una pieza clave en la geoestrategia y que siempre Estados Unidos ha tenido una idea que Honduras es un tapón de contención frente a posibles avances de posibles procesos de transformación en América Latina”, expresó.

Con respecto al sector privado, Zelaya cuestionó que los recursos públicos hayan sido manejados por empresarios y que se haya apostado por la privatización de las instituciones públicas lo que—dijo—ocasionó que el pueblo fuera empobrecido y el gobierno “quebrado su déficit fiscal”.

 “Los únicos que tiene recurso y dinero son los sectores privados, por tanto, hay que asociarse con ellos porque tienen los recursos, no los tiene el gobierno”, añadió.

Para Zelaya, tanto Estados Unidos como el sector privado fueron promotores del régimen en la administración anterior, sin embargo, el nivel de dependencia liga el gobierno a tener que reconstruir nuevas relaciones mediante un diálogo que corrija los errores del pasado, que sigue pagando con creces la ciudadanía que en un más del 74% vive en condiciones de pobreza.

“El sector privado son los que se han beneficiado de trece años de dictadura cívico militar que apoyó los Estados Unidos en este país. Hay que hacer las diferencias de qué estamos haciendo nosotros con ellos. Estamos reconstruyendo las relaciones”, afirmó.

Noticia relacionada Gobierno de Honduras rechaza Lista Engel y la cataloga como una política injerencista de EE UU

Zelaya reiteró que el sector privado “fue el más beneficiado” del régimen de Hernández, pero aclara que, aunque reconoce dónde están los problemas de país, “no quiere decir que vamos a tener malas relaciones con el sector privado si son los que tienen el billete”.

Destacó que se debe trabajar con ellos y lograr acuerdos porque “las leyes, contratos, concesiones, fideicomisos, grandes exoneraciones fiscales están hechas a favor de ellos, quiere decir que hay que asociarse con el sector privado”.

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Mateo Yibrín, apuesta por lograr “buenas relaciones” con el gobierno de Castro, aunque, en la realidad la organización empresarial se ha visto enfrascada en confrontaciones, arguyendo decisiones presidenciales o de sus funcionarios.

“La presidenta es una persona que quiere trabajar con el sector privado, estamos confiados en que vamos a poder trabajar con ella de la mano para buscar soluciones a los principales problemas que tiene Honduras. El sector privado quiere seguir invirtiendo en Honduras, pero lo que se necesita es reforzarle la confianza, la esperanza a los empresarios pequeños y medianos de seguir invirtiendo porque solo así vamos a poder generar empleo”, manifestó.

El gobierno de Honduras ha tenido varias disputas por injerencias de diplomáticos estadunidenses en temas internos, mientras que, con el sector privado, recientemente el Cohep se ha pronunciado en contra de declaraciones de funcionarios públicos.

Para poner un ejemplo, el canciller de Honduras, Enrique Reina enfrentó a la embajadora de Estados Unidos, Laura Dogu por intromisión sobre la reforma energética que impulsa el gobierno para rescatar la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), y con el sector privado por rechazar las declaraciones de la ministra de Finanzas, Rixi Moncada, por asegurar que alrededor del 38% de grandes empresas no pagan impuestos a consecuencia de la implementación de privilegios fiscales inequitativos e ineficientes.

Mediante comunicados, el Cohep ha manifestado que los empresarios están comprometidos a trabajar en conjunto con el gobierno, al tiempo que demandan, “que de forma inmediata el gobierno retome la administración pública”.

Noticia relacionada Medios, empresarios, religiosos y ONG son columnas que sostuvieron estructura de JOH: Joaquín Mejía

Moncada indica que “cree en el capital justo”, pero con reglas claras, con una inversión “transparente” que genere riqueza, condiciones para la clase trabajadora y bienestar para todos, no solo que beneficie al sector privado.

El economista Roberto Lagos, en entrevista con un medio local, declaró que es necesario que tanto el gobierno como el sector privado, obreros, campesinos, iglesias, la academia y otros, “se unan en un acuerdo nacional” que permita desarrollar estrategias que permitan revertir el latrocinio y devastación causada por la administración anterior.

El congresista del Partido Libre y presidente de la Comisión de Trabajo y Asuntos Gremiales, Juan Barahona, considera que se debe mantener un equilibrio en las relaciones y no tener un sometimiento entre los sectores.

Barahona afirma que el sector privado y el Estado deben regular y velar por los intereses de todo el pueblo, por lo que descarta exista un resquebrajamiento entre el gobierno y los empresarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.