planificación y poder popular

Funcionarios reniegan de jugosos salarios mientras gran porcentaje de hondureños viven en pobreza

Funcionarios han expresado, que su salario que oscila alrededor de los 100 mil lempiras «no les ajusta». Según fuentes consultadas por Criterio.hn, esta situación es considerada deplorable, especialmente cuando se contrasta con el hecho que el 65 por ciento de los hondureños se encuentran en condiciones de pobreza según el INE

Tegucigalpa, Honduras. – En un video reciente que se ha vuelto viral, Pedro Joaquín Amador, Asistente de la Presidencia en Atención a Presos Políticos y Sectores Sociales, expresó su preocupación por la insuficiencia de su salario de 109 mil lempiras.

Durante una entrevista en el canal UNE TV, detalló que, después de cubrir varios gastos como alquiler, universidad, embargo y pago de un terreno, le quedan menos de 10 mil lempiras.

Pedro Joaquín Amador, Asistente de la Presidencia en Atención a Presos Políticos y Sectores Sociales explicó que incluso optó por una universidad privada debido a problemas en la pública. (Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn)

Afirmó, además, que  ayuda a la gente cuando puede y que, dadas estas circunstancias, apenas le quedan unos 10 mil lempiras.

Pero este no es el único funcionario de la administración de la presidenta Xiomara Castro que ha expresado preocupación por su salario.

Aunque al inicio del gobierno se mencionó la delicada situación de las finanzas hondureñas y supuestamente se implementarían medidas de austeridad, como límites en los salarios de los funcionarios, cosa que no sucediò.

Lea, además: ¿Dónde quedó la austeridad del diputado Rasel Tomé?

NO AJUSTA SALARIO

Otro de los funcionarios que ha señalado salario insuficiente es Miguel Briceño, comisionado presidencial de Reforestación y Cambio Climático, quien, al igual que Amador, afirmó que su salario es de 109 mil lempiras.

Al ser consultado por canal 8 sobre si este salario le resultaba suficiente, respondió: «para ser sincero, no ajusta», detallando sus gastos, que incluyen el pago de una casa, la educación universitaria tanto de su hijo como la suya, becas para jóvenes, y mencionó que parte de su salario se destina a brindar asistencia social a personas que le solicitan ayuda.

Es curioso cómo Briceño y Amador, quienes fueron relevantes en protestas sociales, ahora se quejan de no poder mantener su estilo de vida. Briceño participó en el Movimiento de las Antorchas en 2015, y Amador se destacó durante las manifestaciones del Golpe de Estado de 2009. En aquel entonces, no se les veía llevando vidas lujosas.

De su interés: Secretaría de Seguridad alquilará 226 camionetas a pesar de promesa de austeridad de Xiomara Castro

VISIÓN INDIVIDUALISTA

Para Javier Acevedo, director ejecutivo del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh), las declaraciones de estos funcionarios reflejan un comportamiento individualista, donde no se están comparando con las personas en condiciones más desfavorables.

Javier Acevedo, director ejecutivo del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh), señaló que la queja de «no me ajusta el salario» ha sido repetida por varios funcionarios de administraciones anteriores. (Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn)

En una entrevista con Criterio.hn, Acevedo expresó que muchos funcionarios se expresan de esta manera porque creen que tienen los méritos para estar en sus posiciones, lo que los lleva a distanciarse del resto de la sociedad al menos en términos de ingresos económicos.

Además, señaló que observa cómo una mala administración financiera los desmotiva, mientras que 6 de cada 10 hondureños viven en pobreza, lo que significa que no tienen los recursos para satisfacer ni siquiera sus necesidades básicas.

Lea: ¿Es justificable el incremento al presupuesto general de la Secretaría de Seguridad? 

MINIMIZACIÓN DE DINERO

Cabe mencionar que los diputados del Congreso Nacional (CN) también han expresado que el salario que perciben es muy bajo en comparación con el trabajo que realizan.

Una de ellas es la diputada independiente Ligia Ramos. Durante su participación en un foro televisivo en marzo de 2022, en el que se discutía la reducción de los salarios de los congresistas, Ramos afirmó que, aunque la cantidad de dinero que ganaba no era considerable, estaría dispuesta a reducir su salario.

«No es que sea una gran cantidad. Nosotros ganamos 92 mil lempiras por el esfuerzo que realizamos, pero, de todos modos, vamos a hacer el esfuerzo para disminuir nuestro salario», expresó la diputada Ligia Ramos. (Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn)

Cada vez que los funcionarios minimizan la cantidad de dinero que poseen, generan un gran malestar en la población. Un ejemplo de esto fue cuando Fausto Cálix, titular de la Dirección de la Administración Aduanera de Honduras, mencionó que cualquier persona podía tener 15 mil lempiras.

Esta declaración se produjo al justificar el costo que asumió por alquilar el cerro Juana Laínez en marzo del presente año, un acto que recibió fuertes críticas por utilizar el monumento a la bandera para revelar el sexo de su hijo.

Conozca: Pobreza histórica se refleja en la exclusión educativa en Honduras

CASI EL 65 DE HONDUREÑOS EN POBREZA

Aunque para los funcionarios estas sumas de dinero pueden parecer insignificantes, resultan exorbitantes en comparación con la realidad de la mayoría de los hondureños, que viven inmersos en la pobreza.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el indicador de pobreza en Honduras alcanza el 64.1%, y en las zonas rurales, el mismo porcentaje. La pobreza extrema, por su parte, se sitúa en un 41.5% en el mismo año.

Estos niveles de pobreza son alarmantes, pero desde el gobierno se argumenta que la economía hondureña se está recuperando de fenómenos como huracanes y la pandemia de Covid-19 en 2020.

Según el Banco Mundial (BM), en Honduras el 50 por ciento de la población vive con 5 dólares al día. (Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn)

En este contexto, la expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Liliana Castillo, señaló en entrevista con Criterio.hn que casi el 65% de los hondureños que viven en la pobreza no pueden cubrir ni siquiera sus necesidades básicas.

Esta situación se debe en gran medida a la prevalencia del subempleo, tanto visible como invisible. “Muchos trabajadores sólo pueden acceder a trabajos de tiempo parcial o jornadas completas con remuneraciones insuficientes, lo que los lleva a caer en la pobreza”, expresó la conocedora. 

A esto se añaden los efectos de la inflación, que aumenta los precios y disminuye el poder adquisitivo de los hogares. Castillo señaló que “los bajos salarios afectan significativamente a los grupos en situación de pobreza, al punto de que a veces no pueden costear la educación de sus hijos debido a los gastos”.

La expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Liliana Castillo expresó que es evidente la necesidad de reflexionar sobre un crecimiento económico más inclusivo y equitativo. 

Estos panoramas, según Castillo,  revelan la profunda desigualdad existente en Honduras, en el que el crecimiento económico beneficia principalmente a los mismos sectores, como la intermediación financiera, que genera grandes ganancias, pero no suficientes empleos.

“Esto conduce a una concentración de riqueza en pocas manos, mientras la mayoría de la población se encuentra por debajo del umbral de ingresos”, refirió la entrevistada.

  • Kelly Ortez
    Periodista comprometida con Honduras, amante de los animales, las letras y la justicia. He escrito para medios nacionales e internacionales, creo fielmente que desde esta trinchera se puede incidir para lograr verdaderos cambios en favor de los sectores más vulnerables. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.