Estudiantes de enfermería conmemoran su día alejadas de los hospitales

Por: Nancy Paola Cruz

«El tambor paga por ser golpeado. El campesino pobre paga por todo lo que hace, y por todo lo que el terrateniente no hace y hace que el campesino pobre haga en su lugar» con esas frases la enfermera Florence Nightingale cuestionaba la realidad de la India.

Una mujer que amó el país hindú, el cual nunca pudo visitar pero reflejó su realidad con los artículos que escribió. Gracias a su labor se conmemora el día Internacional de la Enfermería, una carrera cuya percepción en la población con prácticas machistas considera que solo las mujeres deben ejercerla.

Con la crisis sanitaria mundial las enfermeras y enfermeros tratan de mantener a salvo a  quienes han contraído el COVID-19. Ellas, también se han contagiado por la falta de insumos que no les genera el gobierno actual y son víctimas de ataques de odio por la desinformación que se genera en los medios.

Por otro lado, están las y los estudiantes que no han podido ser parte del equipo médico para combatir la pandemia por la falta del equipo de bioseguridad que no se les entregó para realizar su práctica. A pesar de ello,  se ha dado apertura para ejercer un voluntariado y  quienes formado parte lo hacen por amor y empatía.

«Desde pequeña quería algo que ayudara a los y las demás»

Paola Ramírez, es una estudiante de Enfermería que cursa su tercer año. La inspiración para estudiar esa carrera se sembró desde que era una niña ya que siempre la vio como una profesión noble y con una interacción directa con las personas. «Quería algo que ayudara a las demás personas» dice.

Paola comenta que es muy difícil no sentirse inútil viendo la situación de la cual podrían ser parte, aunque estar atendiendo pacientes va de la mano con el año que estén cursando por la adquisición de conocimientos que se van generando de acuerdo avanza en su plan de estudios.

Ramírez exhorta al gobierno a invertir el presupuesto aprobado y los fondos que han «brindado» organismos internacionales para frenar el coronavirus. «Que se inviertan los más de 300 millones que ha tenido en su poder el gobierno, en abastecer los hospitales de insumos para el personal de salud , que haya un lugar seguro donde los que laboran en hospitales y están en primera linea de atención puedan acudir en caso de sufrir discriminación en las colonias donde viven» señala.

También solicita un aumento de salario para todo el personal médico y contrataciones inmediatas. En cuanto a las autoridades universitarias les exige que brinden respuestas a quienes cursan el servicio social y en cuanto a las clases en línea poner énfasis que las prácticas no deben evaluarse de esa manera. «Hay compañeros que ni siquiera tienen acceso a internet o se les dificulta llevar las clases en línea»

 

«Es una profesión humana y solitaria»

Ligia Hernández, es una joven de 23 años, que está en su quinto año de la carrera. Cuando se decretó el confinamiento  se encontraba instalada en Guaimaca, para iniciar su trabajo social, pese a que no había firmado contrato. «Sin firmar contrato no nos garantizan nada, ni la universidad ni la Secretaría de Salud» asegura Ligia.

Después de dudar si debía regresarse a su hogar o quedarse en Guaimaca para laborar, determinó volver con su familia por seguridad.

«Lo que me inspiró sobre el estudio a la práctica de enfermería es que es una ciencia del cuidado. Es algo esencial  para ayudar a los y las demás cuando lo necesiten. Es una profesión muy solidaria y  humanista» comenta. Para ella, el mejor sitio para estos días es un centro médico, donde pueda colaborar y disminuir el déficit de asistencia que existe en el área de salud.

A Ligia le apasiona tanto su carrera que decidió ser parte de un voluntariado por dos semanas en un centro de salud. Asistía día de por medio, para cuidar su salud.»Además he estado apoyando a mis vecinos y vecinas brindándoles el servicio que deseen.»

Al igual que Paola, Ligia quien está más cerca de graduarse solicita al gobierno hacerse responsable de proveer el equipo de bioseguridad que necesitan las enfermeras y enfermos y la protección a víctimas de otras enfermedades, ya que en el país no solo están muriendo pacientes por coronavirus.

«Para mí la empatía es algo fundamental para ejercer nuestra profesión ,ya que tiene el contacto directo con el y la paciente porque somos el sujeto o sujeta que aplica el cuidado al ser humano. Porque si no hay empatía no le demuestra confianza al paciente y al no demostrar esa confianza fracasamos en nuestros trabajo» subraya.

«A los pacientes les extraña que un varón los atienda»

Eder Aguilar, de 23 años,  cursa tu tercer año y medio. Se graduó de Bachiller Técnico en Salud Comunitaria y fue en esa carrera que obtuvo conocimiento de enfermería. A pesar del estigma que existe por creer que solo las mujeres deben ejercer la carrera, él no sido víctima de ataques. «Nunca he sufrido discriminación, pero a muchos pacientes se les hace extraño que un hombre les atiende» comenta.

Para Eder ser parte del personal médico que atiende a pacientes contagiados de COVID-19 es un sueño, ya que lo califica como una experiencia única, histórica e inigualable. Para él, no importa la situación que viva el país o el acontecimiento fortuito que se produzca, la enfermería es una labor de primera línea. «Siempre la enfermería está al servicio del pueblo.»

Eder opina que los cambios dentro del área de salud, deben iniciar con la reestructuración de las autoridades de la Secretaría de Salud y debe colocarse personas aptas para estos puestos y a partir de ello, una ampliación del presupuesto que garantice  a la población el derecho a la salud sin ninguna limitante.

90% son mujeres enfermeras

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) más del 90% de profesionales de la enfermería son mujeres y son muy pocas las que ocupan puestos en las direcciones del sector salud.

A causa de esto, la OMS sugiere a los Estados aplicar políticas que contenga contenidos con perspectiva de género.

De igual manera señalan en su informe Situación de la enfermería en el mundo 2020: invertir en educación y empleo digno que se debe incrementar la financiación para formar y emplear más profesionales de la enfermería, mejorar las condiciones de trabajo, fortalecer la función del personal de enfermería en los equipos de atención uniendo los diferentes sectores, como educación, inmigración, finanzas, entre otras áreas. Todas la medidas con el fin de mejorar las condiciones laborales del personal médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.