Estamos viviendo una guerra tecnológica

 

Por: Arturo Rendón Pineda

“Esta guerra no se librará con balas o bombas. Es una guerra de recursos humanos, una guerra tecnológica,, una guerra entre sociedades secretas y la humanidad. Nosotros contra ellos. Siete mil millones de personas contra un puñado de individuos, lo más poderosos y despiadados del mundo”. (Daniel Estulin)

Este mundo de la publicidad maliciosa, aunque aparentemente desapercibido por la humanidad, es un lugar inmundo de mentiras, de dobles sentidos, insinuaciones, chantaje y sobornos. Durante los últimos cincuenta años que se pensó en este plan al que voy  referirme, inicio con atrevidos experimentos de  MC Uktra y el <instituto Tavistock de Londres como  el principal método de lavado de cerebro con fines bélicos y  siniestros propósitos. Ha sido una tecnología de imágenes en movimiento y grabación de sonido capaz de cambiar nuestro propio concepto de la verdad.

 Gobiernos interesados están gastando millones de dólares en propaganda destinada a cambiar la opinión pública mundial para sus propios fines, que además, podrían usarse también al servicio no solo de la millonaria industria farmacéutica usando  los instrumentos propicios para satanizar y desacreditar a los personajes o gobiernos que desean desaparecer mediante el uso apropiado de los medios de comunicación,.  Actualmente, es fácil usar la televisión, radio, periódicos, Facebook, Twitter, YouTube, blogs y foros de Internet para llevar a cabo «operaciones psicológicas» dirigidas a influir en  la opinión pública.

La mayor parte de los usuarios de internet saben que Google viene planeando utilizar el ruido del ambiente y del entorno de las personas para hacer un perfil psicológico de toda su vida, abriendo desde este momento, la Caja de Pandora de la vigilancia a nivel mundial. Son empresas dirigidas nada menos que por Club Bilderberg el club más exclusivo y peligroso del planeta. Un selecto grupo de políticos, empresarios, banqueros y poderosos en general que se reúnen cada año durante cuatro días para tomar las grandes decisiones que mueven el mundo. Google, empresa de su propiedad que es parte importante de que se vale este club, puede saber cuándo dormimos, cuando nos despertamos, cuando miramos telenovelas sentados frente al televisor y que es lo que vemos.

He sentido desde hace algún tiempo, la intención de referirme a este tema que supongo jactanciosamente que escapa al escrutinio sereno e investigativo de muchas personas que supuestamente no se han percatado que el aparecimiento de la pandemia del Coronavirus, obedece a una bien estudiada planificación de cerebros preparados al efecto para una empresa conspirativa de dimensión mundial. Desde el aparecimiento del renombrado club de los multimillonarios que se llamó originalmente Club Bilderberg en 1954, al cual pertenecen Bill y Belinda Gates, donde una reducida elite de potentados multimillonarios y banqueros, urdieron el descabellado plan de sometimiento masivo a la humanidad, que desde hace más de 50 años se ha venido planificando.

 Daniel Estulin,  autor del libro “El club de los inmortales”, uno de sus últimos éxitos literarios editado en 2014 fue el que me inspiro a hilvanar las presentes líneas, basadas en increíbles episodios que  parecieran tomados  de una serie de ciencia ficción. Estulin, escritor futurista ha vendido más de tres millones de ejemplares en 74 países de los cinco continentes. Su libro al que me estoy refiriendo en el presente escrito afirma: –(-“En esta nueva era, la ciencia y la tecnología ya dominan el mundo. Del humanismo a la tecnología de vigilancia, la inteligencia artificial (ya practicándose), la inmortalidad neurológica y la realidad virtual. La nanotecnología no está desarrollándose para beneficiar a la humanidad. Está desarrollándose exclusivamente para beneficiar a la elite y están diseñadas concretamente para controlarte y detenerte a ti que aún no te has enterado de que La humanidad está en peligro latente y el cambio es inevitable e irreversible.”)

Visto lo anterior, no es aventurado colegir que la planificada pandemia del Coronavirus es “el destape inicial” del plan macabro ideado por cerebros satánicos para someternos. Primero, a un encierro voluntario.  Segundo, a un obligado aislamiento social precedido por una masiva campaña publicitaria con objetivos psicológicos para provocar MIEDO COLECTIVO con miras a desestabilizar mentalmente a nuestra sociedad y provocar una peligrosa baja de nuestras defensas corporales para volvemos presas fáciles de esta temible enfermedad. Sin embargo, y desafortunadamente, poca gente sabe a qué nos estamos enfrentando. “Es un tipo de guerra secreto e insidioso, cuyo principal campo de batalla es la mente de las personas. Sus principales armas son la propaganda y el lavado de cerebro, usando principalmente la desinformación, el engaño y las mentiras como pasa en Honduras con las tales cadenas radiales y televisivas que muy bien asesorados le están haciendo el juego, “Al Nuevo Orden Mundial””.

Visto lo anterior, es obvio que el objetivo del CONFINAMIENTO OBLIGADO, no ha sido otro que  hacer que se produzca una especie de un “gigantesco campo de concentración “, sociedades enteras incomunicadas de modo que de hecho, aprovechando  la ingenuidad de la gente, para limitar “voluntariamente” sus libertades públicas favoreciendo de hecho las dictaduras, todo ello reforzado  con métodos farmacológicos que además de medio mitigar los síntomas de  la enfermedad del siglo, calman por temor a los pueblos paupérrimos y hambrientos de justicia, de las ansias de revelarse, y todo ello, producto de la propaganda masiva de lavado de cerebro a la que han sido sometidos a escala mundial.

Aunque ignorantes en estas intrincadas materias, nos hemos atrevido a publicar estos conceptos que hoy por hoy amenazan a nuestra maltratada humanidad.  Sin darnos cuenta, paulatinamente, se viene produciendo “en nuestra psique” un cambio fundamental en las personas, haciéndonos perder nuestro amor propio y hasta nuestro raciocinio, lo que nos vuelve presas dóciles de doblegarse. Resumiendo:, Nuestras mentes pasan del mundo real a un mundo de alucinaciones que vemos y escuchamos hasta en la conducta desjuiciada de los miembros del gobierno a través de sus informes oficiales, distanciados totalmente de la verdadera realidad que está viviendo el pueblo hondureño, que ahora está emigrando a otros países del área integradas por gente joven que se está muriendo de hambre por no encontrar un trabajo digno conque sostenerse con su familia… En tanto los habitante de la “Honduras de alla” nos hablan de fabulosas fantasías  y en tono petulante nos habla Juan Orlando sobre los privilegiados habitantes donde habita Ali Baba y sus 50 ladrones. Digo SIN-CUENTA, porque son tantos los beneficiarios de los impuestos de los contribuyentes que ya son imposibles de cuantificar.

Aquellos de nosotros que todavía amamos la libertad que vivimos aún EN LA HONDURAS DE AQUÍ;,  debemos  estar dispuestos a hablar  y actuar ahora antes que sea demasiado tarde, porque  una vez que nuestras libertades se hayan ido— ¡VA A SER MUY DIFÍCIL VOLVER A RESCATARLAS!.

Un comentario en “Estamos viviendo una guerra tecnológica

  • el octubre 6, 2020 a las 9:09 am
    Permalink

    Te felicito Dn Arturo Rendon. Buen trabajo. De los pocos – y muy pocos- que entienden lo que enfrentamos la humanidad y la verdadera realidad.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.