El Esfuerzo de las Corporaciones Globalistas para Controlar el Discurso en el Internet es una Amenaza Existencial

Por: John Morán Robleda

A lo largo de la casi totalidad de la historia humana, la comprensión de la población de lo que está sucediendo en el mundo ha sido controlada por aquellos en el poder. Los hombres a cargo controlaron lo que le dijeron a la gente sobre poblaciones rivales, la historia de su tribu y su liderazgo, etc. Cuando se inventó la escritura, los hombres a cargo dictaron qué libros se permitían escribir y circular, qué ideas se permitían, a qué narraciones se le otorgaría acceso al público.

Esto continuó directamente en los tiempos modernos que vivimos. Donde el poder no es tan abiertamente totalitario, las elites adineradas del Occidente han comprado todos los medios  y lo han utilizado para promover narrativas que son favorables a sus intereses. No fue sino hasta que la humanidad obtuvo acceso generalizado al Internet que nuestra especie tuvo la capacidad de compartir libremente y de manera fácil,  ideas e información a gran escala, sin la regulación mediante el control férreo del poder. Se argumenta que este don tuvo un impacto directo en la elección presidencial del gobierno más poderoso del mundo en 2016, ya que un medio de publicación de filtraciones combinado con medios alternativos y redes sociales envalentó a los estadounidenses comunes y corrientes contar sus propias historias sobre lo que pensaban que estaba pasando en su país. Algo similar ocurrió en Honduras en Noviembre de 2017.

Este nuevo poder democratizado de  la creación de narrativas sobre las masas les dio a los que están en el poder del mundo un inmenso temor, y han estado desde entonces trabajando para restaurar el viejo orden de poder para controlar la información. Julian Assange, el Editor Principal de la publicación, WikiLeaks, ha estado tratando repetidamente de advertirnos y su  último tuit escalofriante más reciente refuerza lo que siempre ha advertido. Dice,

El futuro de la humanidad es la lucha entre humanos que controlan máquinas y máquinas que controlan a los humanos. Si bien el Internet ha provocado una revolución en nuestra capacidad de educarnos, la explosión democrática consiguiente ha sacudido los establecimientos existentes a sus raíces. Los súper estados digitales en expansión como Google, Facebook y sus equivalentes chinos, que están integrados con el orden existente, se han movido para restablecer el control del discurso. La influencia social masiva indetectable impulsada por la inteligencia artificial es una amenaza existencial para la humanidad.

«Restablecer el control del discurso» es la frase clave, devolviendo via Google, Facebook, etc  la autoridad sobre cómo las ideas y la información que comparten a los que están en el poder.

Assange continuó diciendo  en su último tweet que los intentos manipuladoras de las estructuras mundiales de poder para recuperar el control del discurso en la era de la información han estado «operando a una escala, velocidad y cada vez más en una sutileza que parece eclipsar las contramedidas humanas».  Lo que esto significa es que las estructuras de poder son cada vez más capaces de controlar usando formas cada vez más avanzadas de inteligencia artificial, las ideas y la información que las personas pueden acceder y compartir entre sí, esconder información que va en contra de los intereses de esos poderes estructuras y elevar las narrativas que apoyan esos intereses, todo por supuesto mientras se mantiene la ilusión de la libertad y el debate animado.

Assange ha revelado cómo los programas que pueden operar con una inteligencia táctica exponencialmente mayor que el intelecto humano pueden manipular el campo de información disponible de forma tan efectiva y sutil que la gente ni siquiera sabrían que los están siendo manipulados. Las personas vivirán en un mundo que creen entender y conocer, pero sin saberlo solo verán información aprobada por el establecimiento.

Hondureños, esto ya está sucediendo! Debido a un cambio reciente en los «métodos de evaluación» de Google (como tecnócratas tienden llamarlo), el tráfico hacia sitios web de tendencia antisistema en los EE.UU – sea “derecha” o “izquierda” – se ha desplomado, perdiendo hasta un 70 por ciento de las vistas que estaban recibiendo antes de los cambios. Los poderosos oligarcas multimillonarios como George Soros están financiando abiertamente el desarrollo de un «sistema automatizado de verificación de hechos» (otro termino de los tecnócratas) para esconder «noticias falsas» del público – o sea código para referir a verdades que contradice sus narrativas ya establecidas para las masas.

Lo que esto significa es que cada vez que son acusados de censurar narrativas anti oficialista global, estos «súper estados digitales» como Google, Facebook, Twitter, etc han estado negando consistentemente participar ellos mismos en la censura y culpando al algoritmo por la desaparición de la información de la vista pública.

Todo esto vendrá a Honduras. Sabían lectores hondureños que el  presunto Presidente de la nación, Juan Hernández, (o cualquiera que asume el puesto) tiene acceso y poder como Jefe de Estado para censurar la población de Honduras que consideran amenazas a sus medios tarifados (medios tradicionales) si lo desea. Solo tiene que pedir a los “super estados digitales” hacerlo en nombre de paz mundial y orden global. Cualquier jefe de estado del mundo puede hacerlo. Así lo ha revelado no solo Assange, sino también medios anti establecimiento de diferentes lados de espectro como este, este, este y este. La revelación de un ex ingeniero de Twitter revela que Twitter trabaja con gobiernos extranjeros como China para prohibir a los usuarios en su país, según las muestra de imágenes secretas de Project Veritas publicadas la semana pasada.

Nota relacionada Internet duplica en cinco años su influencia en América Latina

Es una muestra Orweliana de la dictadura en que están entrando – la nueva “normalidad” para el partido en el poder.

Entonces esto ya está sucediendo. No hay forma de saber exactamente hasta qué punto en nuestro presente  porque estas poderosas corporaciones se esconden detrás de tanta deshonestidad y opacidad, pero está sucediendo sin oposición. Imagine volver a un mundo como la Edad Media donde solo sabía las cosas que su rey quería que usted supiera, excepto que todavía pueden ver videos de animalitos inocentes en Youtube.

Parece que es hacia donde nos dirigimos, y si eso sucede, la posibilidad de que surja cualquier movimiento populista que haga que el poder rinda cuentas puede quedar efectivamente excluida para siempre.

La censura corporativa es censura gubernamental. Cuanto más avanzada sea la inteligencia artificial, más hábiles serán estas estructuras de poder para manipularnos con complicidad de políticos en el poder. Es hora de comenzar a prestar mucha atención a esto hondureños.  El esfuerzo por controlar el habla en línea está impulsado por una élite gobernante que teme inmensamente a la oposición social. En medio de la creciente desigualdad social y la creciente amenaza de la guerra mundial, amplios sectores de la población están cada vez más desilusionados con el sistema capitalista y con el socialismo del Siglo XXI. Al no tener una reforma social que ofrecer, las élites gobernantes ven la censura como el único medio para apuntalar su gobierno. ¿Estará JOH dispuesto a trabajar con “super estados digitales” y utilizar este “poder de los dioses”?

*John Moran Robleda es docente de la UNAH – CURLA.

Es Lic en Ciencias Políticas en University of Tennessee, Chattanooga (UTC) y Maestría en Historia (enfasis en relaciones exteriores de EE.UU con España e Hispanoamérica

Un comentario en “El Esfuerzo de las Corporaciones Globalistas para Controlar el Discurso en el Internet es una Amenaza Existencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.