Compartir

 Por: Rodil Rivera Rodil

Criterio nació el primero de mayo del año 2015, la misma fecha en la que se conmemoran las magníficas gestas del movimiento obrero mundial, y justo a tiempo para incorporarse a la batalla que el pueblo hondureño comenzaba a librar contra el régimen de Juan Orlando Hernández, el más nefasto que probablemente haya tenido Honduras en toda su historia.

Criterio, pues, irrumpe en la escena nacional en uno de sus momentos más cruciales y, sin duda, de más riesgo para un medio de comunicación que no llegó para doblar el espinazo al servicio del autócrata, como lastimosamente lo hicieron la mayoría de los existentes en el país, sino para confrontarlo de pie, con hidalguía.

Vistas desde la perspectiva que brindan los años transcurridos desde que vio la luz su primera edición quizás no puedan apreciarse a cabalidad las dificultades que Criterio tuvo que enfrentar en aquellos aciagos días. La dictadura se consolidaba, y ya fuera porque se les amenazara o extorsionara, porque se rindieran a la tentación del lucro fácil de la corrupción, o simplemente, porque se tratara de pusilánimes o de las mediocres de que hablaba José Ingenieros, cada vez más personas y sectores de nuestra sociedad se sumaban a sus filas o adoptaban calculadas posiciones de indiferencia y conformismo.

Finalmente, el pueblo se alzó con la victoria y el autócrata cayó estrepitosamente hundido en la ignominia por los más repudiables crímenes que se pueden cometer contra la humanidad. Y cubrió de lodo y de vergüenza a los que se dedicaron a adularlo, a celebrarle todos sus caprichos y desmanes y a beneficiarse del atraco a las arcas nacionales, pero, principalmente, a los que hicieron escarnio de la libertad de prensa e incondicionalmente se pusieron a sus órdenes.

Pero, como suele acontecer en el devenir de los acontecimientos humanos, los pocos soldados de la pluma que, como Criterio, se volcaron sin vacilar contra la opresión sin reparar en el peligro que corrían, ahora pueden sentirse orgullosos de haber sabido responder a la Patria cuando más lo necesitaba.

La lucha contra la dictadura elevó esta trinchera del pensamiento a la madurez que normalmente solo se consigue con largos años de bregar en el periodismo de opinión. Y hoy, pertrechada con una honrosa hoja de servicio y afianzada en sus convicciones, se apresta a arrostrar los nuevos retos que le depara la inédita ruta en que se adentra Honduras.

Mis efusivas felicitaciones a Criterio por el séptimo aniversario de su fundación.

Tegucigalpa, 1 de mayo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.