El peligro de ser médico en Honduras bajo el ataque del coronavirus

 

Al menos 32 profesionales de la medicina muertos desde el comienzo de la crisis y aún no se ve el anunciado pico de la pandemia. “Deberían renunciar”, le dice Suyapa Figueroa al Gobierno

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La lista de doctores muertos por coronavirus no se acaba. Alfredo Oseguera Licona es el médico número 32 en morir de COVID-19 en Honduras. Oseguera se suma así a los profesionales de la medicina que han perdido la vida por trabajar en condiciones precarias, sin estabilidad laboral ni insumos de buena calidad.

“La gran pregunta de este país es dónde está el dinero, dónde está el equipo de bioseguridad, dónde están las mascarillas, dónde están los hospitales”, declaró la presidenta del Colegio Médico de Honduras, la doctora Suyapa Figueroa. “Dónde está la justicia que meta a estos corruptos. [No solo] es haberse robado el dinero, sino haber permitido que mucha gente muera en este país”.

Los reclamos de Figueroa se extienden a las redes sociales, donde dirigió un mensaje directo al presidente Juan Orlando Hernández. “El descaro de quienes gobiernan no tiene límite”, escribió en Twitter. “Importar basura y pagarla. Ustedes no han contribuido en NADA como gobierno. Deberían renunciar”.

El Colegio Médico exigió esta semana firmar los nombramientos y pagar a tiempo a los galenos del programa gubernamental Código Verde, que está enfrente de la línea de batalla contra el COVID-19.

“Lo que más nos interesa es que se cumpla con el decreto donde se decía que se les iba a dar la permanencia a los médicos y al personal sanitario que estuviera en primera línea contra la pandemia. Se debe dar cumplimiento al pago a los médicos y personal de salud porque constituye una violación al Código del Trabajo y a los derechos humanos”, subrayó Figueroa.

Mientras los problemas de los médicos siguen, los contagios no paran. “La epidemia en Cortés y Morazán no ha terminado. Se está extendiendo al resto del país, donde la población es más vulnerable y poco protegida por los servicios médicos”, expresó el doctor Carlos Umaña del IHSS de San Pedro Sula.

En el hospital sampedrano Leonardo Martínez, seis médicos intensivistas, 50 enfermeras profesionales y auxiliares renunciaron tras más de dos meses sin salarios. El Leonardo es el único que atiende de manera pública a los cientos de pacientes más graves de coronavirus en el Valle de Sula.

Muchas y muchos de los médicos de hospitales públicos en Honduras han recibido manómetros, gorros y mascarillas N95 donados por hondureños y hondureños desinteresados. Algunos muestran en sus redes sociales su solidaridad al llevarles comida.

Nota relacionada Crisis del hospital Leonardo Martínez tras la masiva renuncia de 50 enfermeras y 6 médicos intensivistas

Las condiciones de trabajo del personal sanitario son lamentables. No hay suficiente equipo de bioseguridad y el que hay es de mala calidad. Ellos están viendo cómo fallecen sus compañeros de trabajo como a un muerto ya al día de hoy tenemos 31 médico muerto un número similar de enfermeras técnicos que han fallecido y que fallecen justamente por las condiciones el hacinamiento que hay en exceso de trabajo en un área en un área solamente hay una enfermera o dos enfermeras para tener esa gran cantidad de pacientes los pacientes no tienen la evaluación que debieran tener el personal es insuficiente.

Alba Consuelo Flores, secretaria de Salud, expresó que el personal médico ya sabe diagnosticar, mediante evaluación clínica, un contagio. “No necesariamente debe tener una prueba de COVID porque ellos hacen el análisis; es decir, la evaluación física del paciente y ellos diagnostican si es COVID-19 o no”, expresó la titular de Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.