El calvario de ser paciente renal durante la pandemia

Por: redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.-Ser paciente con una enfermedad crónica en medio de la pandemia de Covid-19 es difícil; esta realidad la conocen de sobra los pacientes con enfermedad renal crónica, quienes durante cinco meses han sorteado toda clase de vicisitudes para acceder al servicio de diálisis.

Jorge Cervantes, de la Asociación de Enfermos Renales en San Pedro Sula, denunció que nuevamente el acceso a diálisis fue suspendido por parte de la empresa Diálisis de Honduras alegando falta de pago por parte del gobierno y la retención de insumos en aduana.

Reveló que pacientes renales crónicos fueron informados “a la carrera” por parte del personal de atención al cliente en San Pedro Sula, que el servicio de diálisis sería suspendido. “Estamos en una situación bien difícil, somos seres humanos que necesitamos tratamiento para poder vivir. No podemos estar sin este tratamiento de diálisis porque al dejar de recibirlo corre peligro la vida de muchos compañeros”, añadió.

Además, afirmó que ellos (pacientes renales crónicos) estaban cansados de ser usados por parte de la empresa Diálisis de Honduras para presionar al gobierno a realizar el pago adeudado. “Nosotros somos un negocio para esta empresa”, lamentó. Diálisis de Honduras se convirtió en el año 2012 en la suplidora de hemodiálisis a la secretaría de Salud.

Nota relacionada El negocio que pone en riesgo la vida de los pacientes renales en Honduras

En los últimos cinco meses de pandemia, los pacientes renales crónicos y sus familiares tuvieron que recurrir a realizar protestas en la vía pública en varias ocasiones para garantizar el servicio de diálisis del que dependen sus vidas.

En mayo, la Asociación de Pacientes Renales en San Pedro Sula denunció que la empresa Diálisis de Honduras negaba la atención a los pacientes que habían resultado positivos en las pruebas de Covid-19 y a quienes se han recuperado de la enfermedad.

Cervantes también recalcó que, al no informar con tiempo sobre la suspensión de los servicios, los pacientes renales crónicos que no viven en las ciudades incurren en onerosos gastos para trasladarse hasta la clínica, en un momento donde los ingresos familiares se han visto seriamente reducidos y los precios de transporte y alimentación se han disparado.

De acuerdo con la Asociación de Pacientes Renales, al menos 250 pacientes renales crónicos han fallecido durante la pandemia de Covid-19 en Honduras.

leer más Un paciente renal muere a diario en el Seguro Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.