Actualidad

Dictan 20 años de prisión a asesino del abogado Melvin Bonilla

asesino del abogado Melvin Bonilla

Compartir

Tegucigalpa.-Un tribunal de sentencia dicto condena por 20 años de reclusión contra Ever Eduardo Vargas Núñez por el asesinato del abogado Melvin Edgardo Bonilla Mejía.

El asesinato ocurrió el 4 de marzo del presente año en la colonia Alameda de Tegucigalpa cuando la victima se conducía en su vehículo.

Noticia relacionada Asesinan a Melvin Bonilla, abogado defensor de Tony Hernández

El abogado Bonilla, quien también fungió como juez del Juzgado de Letras Penal de Tegucigalpa, fue uno de los abogados defensores de Juan Antonio «Tony» Hernández, hermano del actual presidente de Honduras Juan Hernández y quien fue condenado en Nueva York, Estados Unidos, por participar en el tráfico internacional de cocaína desde Honduras.

Bonilla Mejía, fue el primero en romper el silencio para denunciar al Consejo de la Judicatura que dirigía Jorge Rivera Avilez y Teodoro Bonilla por irrespeto a los jueces y que eran obligados a hacer lo que les dictaba el jefe de turno y muy pocos fundamentan sus resoluciones conforme a Derecho.

La resolución la dictó la terna de jueces de la Sala IV del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, después que la defensa del procesado aceptara los cargos del Ministerio Público en relación con el hecho perpetrado la mañana del pasado jueves 4 de marzo en la colonia Alameda de Tegucigalpa.

En este caso, la Fiscalía aportó las pruebas recolectadas producto de las diligencias efectuadas en conjunto con la Fuerza de Tarea de Delitos Violentos adscrita a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), entes que llevaron a cabo el mismo día del crimen siete allanamientos de morada en la colonia Bernardo Dazzi donde se obtuvieron indicios claves, así como consiguió de distintos puntos de la ciudad evidencia videográfica que abona elementos indispensables para el establecimiento de la verdad en el presente caso, registrando las rutas de recorrido y seguimiento que desde tempranas horas se le realizaron a la víctima para asegurar la ejecución del acto de sicariato.

Además, el acervo probatorio evacuado ante un Juez de Letras Penal de Tegucigalpa incluyó análisis de huellas dactilares, pericias de información contenida en dispositivos de almacenamiento (teléfonos celulares) y diversas evidencias físicas levantadas en la escena del crimen.

A ello se suman los dictámenes balísticos de Medicina Forense como resultado de las pericias practicadas a las tres armas de fuego decomisadas durante los allanamientos, un calibre 22 milímetros, otro calibre 380 y finalmente una 9 milímetros, siendo esta última la que habría sido utilizada para dar muerte al exjuez.

Otros objetos decomisados fueron una motocicleta, un casco, una chumpa y un calzado tipo tenis y cuatro teléfonos celulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.