Cultuespacio.

Defensores de Derechos Humanos expuestos a Criminalización, amenazas y muerte en Honduras

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI-Participa) presentó su “Informe Situacional 2014 de las Defensoras y Defensores de Derechos Humanos en Honduras”, cuyo objetivo es brindar información a la población en general y sensibilizar a funcionarios del Estado sobre las violaciones a los derechos de las defensoras y defensores de los derechos humanos en Honduras. 

ACI Participa

El informe que se presentó en Tegucigalpa, Capital de Honduras, toma en cuenta el periodo comprendido entre el mes de diciembre de 2014 a septiembre de 2015, en donde la organización por medio de la Unidad Técnica de Protección a defensores desarrolló una serie de actividades, entre las cuales están: el acompañamiento a defensores y defensoras quienes enfrentaron procesos de criminalización, vigilancia, hostigamiento, amenazas y atentados.

La introducción del informe reza que, esperan que sirva como fuente de información sobre la situación de riesgo que enfrentan las personas que dedican gran parte de su quehacer fundamental a la promoción y defensa de los derechos humanos.

A juicio de ACI PARTICIPA, el contexto que se visualiza en el país es de persecución a la labor de los defensores y defensoras, como herencia que dejó el golpe de Estado del 28 de junio del año 2009, en donde la sociedad hondureña se opuso a una serie de medidas represivas en su oposición al asalto al poder y que trajo como resultado una serie de ataques selectivos que iban desde la detención ilegal hasta el asesinato.

A estas condiciones,  le sigue el hostigamiento hacia sectores del movimiento social y popular del país, tal es el caso del campesinado, con énfasis a quienes iniciaron un proceso de recuperación de tierras en el Valle del Aguán, lo que dejó como resultado un centenar de muertes a manos de las balas de efectivos militares, según la organización defensora de los derechos humanos.

De la misma manera, existe una serie de acciones de violaciones a los derechos de los pueblos indígenas y originarios, así como a las juventudes organizadas, entre los que destacan el movimiento estudiantil, tanto a nivel universitario como a nivel medio, y, sin dejar de lado el trabajo hecho por ACI PARTICIPA en la campaña de respeto a los derechos laborales con la creación de la Red de violencia Anti sindical, conformada por los sindicatos agremiados a la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH).

Durante los diez meses que abarcó el desarrollo del proyecto, la organización trabajó en tres acciones de acompañamiento y protección al trabajo de los defensores de derechos humanos, mencionó durante la presentación del informe, Jorge Hernández, coordinador del proyecto.

Las acciones realizadas fueron ocho de acompañamiento legal para quienes enfrentan procesos de criminalización, dos traslados internacionales de defensores en riesgo y veinticinco de medidas de seguridad que abarcan la movilización interna y comunicación segura.

Dentro de los grupos o sectores en riesgo del proyecto, hay 35 acciones de acompañamiento, de las cuales 9 fueron para beneficiar a líderes y lideresas indígenas, debido a la situación de violencia de la que son objeto, producto de la imposición de proyectos mineros e hidroeléctricos.

Seguidamente, cuatro de estas acciones fueron para beneficiar a estudiantes universitarios y de Educación media, otras cuatro para el acceso a la justicia, tres de esas también fueron dirigidas a violaciones a periodistas, dos al respeto de los derechos de la comunidad Lésbico, Gay, Transexual e Intersexual (LGTBI), dos al goce de la equidad de género, cuatro a sindicatos, entre otras.