Logo Cirterio.hn blanco

Crisis sanitaria en Honduras persiste y promesas para mejorarla siguen sin cumplirse

Tegucigalpa. El sistema sanitario en Honduras ha sido uno de los tantos, que, a lo largo de los años, ha estado en el olvido, cada día que pasa la crisis se agudiza y los políticos de turno solo saben hacer promesas que nunca cumplen.

A diario se ve a centenares de hondureños en las afueras de los hospitales o centros de salud haciendo fila para ser atendidos, sin embargo, muchos regresan a sus hogares en las mismas condiciones que llegaron, porque los centros asistenciales son solo una fachada sin atención médica ni medicamentos.

El abandono en los centros de salud y hospitales públicos en Honduras ha existido por años, pero con la llegada de la pandemia de la Covid-19 se desnudó más la situación precaria del sistema sanitario en el país.

Un estudio que realizó el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), para medir la eficacia y transparencia del uso de los recursos públicos destinados para enfrentar la Covid-19, da cuenta que el Estado hondureño pagó 48 millones de dólares para la adquisición de siete hospitales móviles, que supuestamente servirían para atender a pacientes contagiados, sin embargo, la compra de los mismos, no pasó de ser un acto de corrupción más en el país.

INVEST-H

La corrupción no solo ocurrió en la compra de las denominadas “latas móviles”, que dicho sea de paso, nunca funcionaron, sino que otros políticos alteraron los precios de las mascarillas y realizaron compras sobrevaloradas, llenas de irregularidades. Honduras pagó 78 millones de lempiras a maquiladores por mascarillas que no cumplían con los estándares mínimos de calidad.

La pandemia del Covid-19 sirvió para que muchos políticos del Partido Nacional, saquearan la Secretaría de Salud. Hasta la fecha, por estos casos de corrupción solo han sido declarados culpables el exdirector de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H), Marco Bográn y el exadministrador, Alex Moraes.

Noticia Relacionada:  Nuevas autoridades están manejando a paso lento la crisis sanitaria en Honduras

Un claro ejemplo de la crisis en el sector salud, es el caso del Hospital del Sur en el departamento de Choluteca, este centro asistencial en temporada de invierno siempre se inunda por las fuertes lluvias, exponiendo a los pacientes a estar en condiciones deplorables e inhumanas.

La presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), Helga Codina en entrevista con Criterio.hn manifestó que en Honduras no solo se requiere de un mega hospital como lo prometió la presidenta Xiomara Castro, sino que primero se debe trabajar en el sistema de salud en general, dado que este requiere de una reorganización, donde se le dé prioridad a la atención primaria porque esta resuelve el 80% de los problemas de salud a nivel nacional.

A juicio de Codina se deben reinstaurar todos los programas de prevención que fueron cancelados en el gobierno anterior, sin embargo, declaró que hasta la fecha las autoridades actuales continúan trabajando bajo los mismos formatos y programas que dejó la tan cuestionada administración pasada.

Asimismo, mencionó que los hospitales públicos y los centros de salud del país nunca han tenido un abastecimiento de medicamentos de un 100% y que actualmente no cuentan con medicamentos del cuadro básico. Además, señaló que los hospitales tampoco se encuentran en óptimas condiciones de infraestructura.

 “Los sistemas de atención terciaria están en condición precaria, el 90% de la población hondureña asiste a los centros de salud pública, pero llegan y se encuentran con que no hay nada, se debe robustecer todo el sistema de salud a nivel nacional”, manifestó Codina.

Agregó que se tiene que reorganizar todo el sistema, pero sobretodo activar los mecanismos controladores de la corrupción porque todo el dinero que entra a la Secretaría de Salud, más de la mitad se va en corrupción, denunció, la galena.

La historia en los hospitales públicos se repite año tras año, hasta la fecha, ningún gobierno ha fijado su mirada en solucionar esta problemática en el sector salud.

En la capital hondureña se albergan los principales hospitales del país, pobladores de tierra adentro viajan horas para ser asistidos, sin embargo, muchos regresan a sus casas sin una consulta, sin diagnóstico médico y sin medicamentos.

Derogar leyes que limitan la investigación de la corrupción

Es por ello que la presidenta Xiomara Castro, prometió en campaña política el 2021 que iba a mejorar la condición de abandono en la que se encuentran los hospitales a nivel nacional.

“Convertiremos el Centro Cívico Gubernamental en un centro de atención primaria, consultas especializadas y medicinas preventivas”, prometió Castro.

Indicó que además de convertir la multimillonaria y cuestionada infraestructura en un hospital, en el edificio también se ubicarán las oficinas administrativas del área de seguridad social y salud, facilitando a la ciudadanía el acceso a las oficinas.

Sin embargo, a más de diez meses del gobierno de Castro, la crisis sanitaria sigue siendo la misma y dicha promesa se quedó en un discurso político como muchas otras.

Ante la falta de acceso a la salud y el deterioro de los hospitales públicos, cuando inició la construcción de dicho edificio, el sector opositor pedía que en vez de un Centro Cívico Gubernamental se construyera un hospital, no obstante, la petición de cientos de hondureños no fue escuchada.

Actualmente, muchos hondureños siguen pereciendo en las aceras de los hospitales esperando ser atendidos. Otros se van a sus hogares sin recibir ningún diagnóstico médico, debido a que en muchas ocasiones no hay consulta porque los centros asistenciales se encuentran en paro laboral por falta de pago y porque no hay medicamentos.

En el gobierno del expresidente Juan Orlando Hernández se creó el Centro Cívico Gubernamental, construcción que fue criticada fuertemente por personas de sociedad civil y por la población en general, por tratarse de una obra que le costó al pueblo hondureño 200 millones de dólares.

El ahora extraditado a Estados Unidos por delitos de narcotráfico, en ese entonces manifestó que el edificio tenía como objetivo albergar 40 instituciones estatales.

Entre las irregularidades del edificio se conoció que este solo cuenta con 2,680 estacionamientos vehiculares, 650 para motocicletas, faltan bodegas para archivar documentos y otras anomalías que indican que en el proyecto se dieron muchos actos de corrupción.

Noticia de Interés: Presentan plan para la “reconstrucción” del sistema sanitario en Honduras

Hace un año en Honduras se cambió la historia y el Partido Libertad y Refundación (Libre), venció al bipartidismo instalado por siglos en el país, sin embargo, en el sistema de salud pública la historia sigue siendo la misma.

El diputado por el Partido Salvador de Honduras (PSH), Carlos Umaña, en entrevista con Criterio.hn manifestó que la promesa de la presidenta Castro pudo ser una apreciación inadecuada y que no fue asesorada correctamente, porque bajo ningún concepto dicho edificio puede ser adecuado como un mega hospital.

Agregó que el local no cuenta con la infraestructura adecuada para un hospital, ni tiene la red especial de gases necesarias para la atención, “no se podría adaptar bajo ninguna circunstancia a ser un hospital, puede ser usado de lo que quieran menos como un hospital”, subrayó.

Umaña manifestó que el centro cívico no es nada más que el monumento de la corrupción del gobierno anterior, “todos sabemos que este edificio fue una inversión con una empresa de dudosa procedencia”, concluyó.

  • Eva Galeas
    Como periodista busco amplificar las voces de la población vulnerabilizada por los grupos de poder y luchar por una Honduras diferente, anhelo ver un país de oportunidades con el que todos los hondureños soñamos. Desde mi profesión y mi rebeldía dibujo una Honduras sin personas invisibles, aspiro a que todos tengamos acceso a la justicia, a la salud, a la educación y a una verdadera democracia. Con ese ímpetu informo a diario y hago periodismo multimedia a través de la sección “ENFOQUES”. evagaleas@criterio.hn

comparte:

Más publicaciones