Créalo o no, a JOH le llegó la hora

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

Antes que nada, me gustaría recordar junto a usted amigo lector aquel dicho popular: “A TODO CERDO LE LLEGA SU NAVIDAD”, naturalmente que con el respeto que se merecen los animales denominados cerdos, en este caso no me refiero precisamente a esos animales, sino más bien, a aquellos que valiéndose de su posición de funcionarios públicos han hecho del erario hondureño su propio botín personal y que no bastándoles con eso, también han incursionado en el mundo del narcotráfico, lavado de activos y otras tantas acciones criminales más, por supuesto que acompañados directa o indirectamente por las deshonrosas Fuerzas Armadas, pastores evangélicos, periodistas tarifados, en fin acompañados de toda la reserva de inmoralidad existente en el país.

Valiéndome entonces de esa frase popular creo que es indispensable arrimársela a Juan Orlando Hernández, pues tal como pinta el panorama, al calendario de JOH se le terminaron los días, o mejor dicho, a JOH le llegó la hora no solo de abandonar casa presidencial, sino además, de rendir cuentas ante la justicia por todos los asesinatos cometidos contra ciudadanos hondureños, por todo lo robado, por su complicidad con el narcotráfico, por su traición a la patria, y quien sabe por cuantos delitos más.

Desde mi particular punto de vista, creo que no hay poder alguno en este planeta que pueda evitar que JOH y sus cómplices puedan evadir la cárcel en la cual vivirán sus últimos días; ¿sobre la base de que sostengo lo anterior?

En El Salvador nadie, absolutamente nadie, imaginó que algún día un expresidente iría a parar a la cárcel por delitos de corrupción y lavado de activos, sin embargo, los expresidentes Francisco Flores Pérez y Elías Antonio Saca ambos del partido Alianza Republicana Nacionalista ARENA (similar al Partido Nacional de Honduras) han sido sentado en el banquillo de los acusados y, Antonio Saca ya ha sido condenado por la justicia salvadoreña; Guatemala también dio el campanazo el expresidente Otto Pérez Molina también duerme ya en una fría, dura y reducida cárcel por actos de corrupción y otros crímenes contra el pueblo guatemalteco.

Nota relacionada A JOH se le agotó el tiempo y busca ansiosamente impunidad

Los ejemplos anteriormente mencionados, son más que suficientes como para asegurar que Juan Orlando Hernández no será la excepción, y que la justicia terminara por alcanzarlo y sentarlo en el banquillo de los acusados; militares y policías de alto rango, así como funcionarios públicos, banqueros y hasta algunos “pastores” tendrán que acompañarlo por su complicidad directa o indirecta por todos los delitos cometidos contra el pueblo hondureño, es decir, por los delitos de corrupción, lavado de activos, crímenes selectivos contra estudiantes, profesores, periodistas, defensores del medio ambiente, y otros más.

No cabe duda alguna que la justicia en Honduras más temprano que tarde terminará por imponerse y, que la impunidad será cosa del pasado; en otras palabras, la institucionalidad del país recobrará vida, solamente entonces la ciudadanía hondureña podrá estar completamente segura de que nadie, absolutamente:  NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE LA LEY.

Por eso es por lo que sostengo que, créalo usted o no a JOH le llegó inevitablemente la hora de responder ante la justicia.

87 comentarios en “Créalo o no, a JOH le llegó la hora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.