203 femicidios se registran en Honduras

Bajan los homicidios, pero la criminalidad continúa afectando la sociedad

Tegucigalpa, Honduras.- Aunque los homicidios hayan reducido en un 25% este 2023, en comparación al mismo periodo de tiempo de 2022, la criminalidad continúa campante en Honduras, pese a que desde el 6 de diciembre del año anterior la Secretaría de Seguridad implementó un estado de excepción vigente en la mayor parte del país, entre otras medidas de seguridad.

De acuerdo con el Sistema Estadístico Policial en Línea (Sepol), entre enero y septiembre de 2022 asesinaron a 2, 553 personas y, durante el mismo periodo en 2023, ultimaron a 2, 033, es decir, las muertes violentas se han reducido en un 25%.

Migdonia Ayestas, coordinadora del Observatorio Nacional de la Violencia. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Para la directora del Observatorio de Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV- UNAH), Migdonia Ayestas, aunque el número de muertos haya reducido en 2023, la criminalidad, a través de robo, extorsión, distribución y venta de droga, continúa campeando en el país.

“Aun cuando han ido disminuyendo los homicidios, hay delitos que no bajan y estos continúan manteniendo atemorizando a la población y se puede observar esa percepción del miedo”, analizó Ayestas.

Ayestas, al igual que otros analistas en temas de seguridad, recomendó a las autoridades de la Secretaría de Seguridad valorar otro tipo de estrategias, que están compuestas por un plan integral, para que, de manera gradual, el índice de criminalidad baje, como está pasando con los homicidios.

Nota relacionada: Ocho de cada diez capturados han sido liberados en Honduras durante estado de excepción

TRANSPORTISTAS, PRINCIPALES VÍCTIMAS

El dirigente del transporte urbano en la capital, Jorge Lanza contó que casi un año después de que el gobierno implementara el estado de excepción, precisamente para combatir directamente el delito de extorsión, todavía siguen siendo las principales víctimas del crimen organizado.

De acuerdo con Lanza, en el rubro todavía no han experimentado el cambio en materia de seguridad del que alardean las autoridades, ya que en lo que va de 2023 han asesinado a 48 transportistas, entre choferes y ayudantes, y cada vez son más las unidades de buses que son paralizadas.

“Desde que comenzó el estado de excepción, los cambios para combatir la criminalidad son pocos. Quizás se refleje en el pequeño comerciante, pero en nuestro rubro no, cada día el sector se mantiene más atemorizada”, dijo Lanza en pláticas con Criterio.hn.

Una muestra del poderío que tiene el crimen organizado, podría evidenciarse en un video que comenzó a circular por las redes sociales este viernes, en el que un integrante de la supuesta mara M-1 sube a un bus, amenaza al conductor, le entrega un celular, saca un arma de fuego, la dispara y asegura que lo hace porque se han retrasado con el pago de la cuota de extorsión.

“Esta onda viene de parte de la M-1 (el celular), ustedes tienen dos semanas retrasados (pago de extorsión) no jueguen con la banda (…) esto es para que se despabilen, perro”, dijo el supuesto integrante del grupo criminal, que no se percató que estaba siendo grabado por la cámara de la unidad.

Lo anterior ocurrió en el interior de un bus “rapidito” que cubre una ruta en Villanueva, Cortés, en el norte de Honduras, y los dirigentes del transporte sostienen que, a este tipo de amenazas, los conductores se enfrentan en su diario vivir, si no hacen el respectivo pago de extorsión.

“Si uno no cumple con el pago de extorsión lo terminan asesinando; quemando el bus, por eso varias unidades alrededor del país han sido paralizadas y los choferes y dueños optan por huir, para no ser asesinados”, contó Lanza.

De igual interés: Honduras: el segundo país más violento en Latinoamérica y el primero en Centroamérica

1, 600 EXTORSIONADORES ARRESTADOS, SEGÚN POLICÍA NACIONAL

Aunque desde el sector transporte no logren notar el cambio, el secretario de Seguridad, Gustavo Sánchez, sostiene que desde hace varios meses comenzaron una lucha frontal contra el crimen organizado, que ha dejado a unas 1, 600 personas arrestadas, todas integrantes a maras y pandillas encargadas de la comisión de varios delitos.

Gustavo Sánchez, secretario de Seguridad. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

“Nosotros hemos avanzado mucho en la lucha contra los delitos, tenemos casi 1, 600 personas detenidas relacionadas con el delito de extorsión y otros delitos relacionados y así continuaremos”, aseguró Sánchez en una conferencia de prensa.

El exdirector de la Policía Nacional aseguró que esos resultados son gracias al estado de excepción que, según la última actualización estará vigente hasta el 6 de octubre de 2023, y otras medidas que han ido implementando para erradicar la gobernanza del crimen organizado en el país.

“Vamos a continuar realizando capturas y desarticulando estructuras criminales, lo que es un gran reto, pero el pueblo se lo merece (…) los índices de violencia han disminuido de manera significativa, gracias al estado de excepción”, valoró.

Lea: Militarización en siete departamentos de Honduras es un proceso ambiguo

DE LA MANO DE LOS MILITARES

Otro tipo de medidas que han implementado en la lucha contra la criminalidad, es otorgarle funciones y encabezar operativos a la Policía Militar del Orden Público (PMOP) a través de las Fuerzas Armadas (FF. AA), como ser intervenir 7 departamentos y todos los centros penales del país.

La medida anterior ha provocado malestar en defensores de los derechos humanos, ya que históricamente los policías militares han sido cuestionados por abusar de su poder para amedrentar a la población hondureña y hasta los privados de libertad.

“Los militares no fueron creados para intervenir cárceles o convivir con la sociedad; ellos están para cuidar la seguridad nacional; ellos miran a la población y sociedad en general como enemigos, no como otra cosa”, precisó el doctor en derechos humanos Joaquín Mejía.

Joaquín Mejía, experto en derechos humanos. Foto: Jorge Burgos/Criterio.hn

Un antecedente que pone en evidencia cómo hasta entre los mismos militares no se respetan, es lo que sucedió hace un mes en una cárcel, en donde el director de la PMOP Ramiro Muñoz amenazó y casi golpea a uno de sus subordinados.

Muñoz días después reconoció el error y pidió perdón ante la sociedad y dejó claro que sus actuaciones no representan las directrices que la presidenta Xiomara Castro le delegó para dirigir la intervención penitenciaria. Pese a todas las medidas de seguridad que se han implementado hasta la fecha por parte de las autoridades de gobierno, la criminalidad continúa en ascenso y la ola de violencia no parece menguar, con un vigente estado de excepción.

  • Daniel Girón
    Me gusta trastear en los registros del dinero público, manipular y analizar datos para contar lo que no se sabe. Prefiero trabajar en equipo, antes que solo porque en el consenso está la clave. Aún no he llegado a donde quiero, pero volver no es opción. danielgiron@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte