Autoaislamiento: medida insegura para las mujeres

Por: Nancy García

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –En los dos primeros meses del año, Calidad de Vida reportaba 6,000 denuncias por violencia doméstica, 3,000 cada mes y en las dos semanas de aislamiento por el Covid-19 el Ministerio Público registró 80. ¿A qué se debe la baja de denuncias?

También lea: Llega a Honduras una APP que ayuda a las mujeres a pedir auxilio en caso de peligro

autoaislamiento mujeres
Helen Ocampo, investigadora del Observatorio de Derechos Humanos de Mujeres del Centro de Derechos de Mujeres (CDM)

Para Helen Ocampo, investigadora del Observatorio de Derechos Humanos de Mujeres del Centro de Derechos de Mujeres (CDM), se han reducido las posibilidades de denuncias, debido a las condiciones del confinamiento, es complicado para las víctimas de violencia hacer una denuncia ante operados de justicia, dice.

“No es una regla, pero las mujeres normalmente denuncian cuando hay una cierta condición de seguridad, después del hecho, cuando el agresor no está en casa o logran contactar a una amiga o persona de confianza, pero estando el agresor todo el tiempo cómo denuncian la violencia doméstica” enfatiza Ocampo.

Según la información manejada por CDM, no todas las llamadas al Sistema Nacional de Emergencias por violencia doméstica han sido atendidas, sumado a ello, las mujeres desconocen si el Ministerio Público está laborando, esto como parte de la desinformación que hay en medio de la crisis.

Para las autoridades de salud la propagación del virus puede ser frenada mediante el confinamiento, pero para las víctimas de violencia doméstica el aislamiento es sinónimo de inseguridad. Un espacio que no garantiza salud física, psicológica y/o emocional.

Tegucigalpa y San Pedro Sula: el nido de violencia doméstica

Un comunicado emitido por el Ministerio Público indica que hay Fiscales de protección a la Mujer realizando turnos en las distintas oficinas regionales y locales. Por medio de estas, han registrado ochenta denuncias por violencia doméstica e intrafamiliar en las diferentes partes del país cada día, asevera la Fiscalía de Honduras.

En la ciudad de San Pedro Sula, 53 mujeres acudieron a la Fiscalía para interponer la denuncia en contra de los agresores y se presentaron cinco requerimientos por el delito de violencia intrafamiliar, uno de los casos en contra de un hijo que cometió el delito de perjuicio en contra de su madre.

Para el caso en la capital, se registran nueve denuncias por violencia intrafamiliar y una por violación sexual y 13 por violencia doméstica. Las autoridades han emitido seis órdenes de captura por los delitos antes mencionados y desobediencia a la autoridad.

Conforme a los datos proporcionado por el Ministerio Público a CDM, en Tegucigalpa y San Pedro Sula el delito más denunciado en el tiempo de cuarentena es el de violencia doméstica.

En Atlántida, las cifra es de tres requerimientos fiscales por violencia intrafamiliar y ocho denuncias por violencia doméstica y el ingreso de cuatro mujeres a casas refugios, esto ha incluido la movilización de mujeres desde la Isla de Utila hasta la ciudad de La Ceiba y en Tela los fiscales han tramitado cuatro denuncias por violencia doméstica, dos por intrafamiliar y cuatro por delitos sexuales. Se autorizó la detención preventiva por el delito de actos de lujuria.

En el departamento de Lempira, se dio detención a una persona de género masculino por violencia doméstica. En Danlí, El Paraíso, se reportó un caso judicializado por violencia intrafamiliar y en la ciudad de El Progreso, Yoro, se reportó tres casos por violencia intrafamiliar, dos por violación y uno por violación en grado de tentativa.

Por su parte, en Puerto Cortés se presentó un requerimiento fiscal por violencia intrafamiliar, según consta en el expediente 91-2020; al acusado se le impusieron otras medidas distintas a las de prisión preventiva y su audiencia se celebrará el próximo nueve de abril.

En el departamento de La Paz los agentes de los tribunales emitieron dos denuncias por violencia doméstica y tres por violencia intrafamiliar. Cabe mencionar que el viernes 27 de marzo a las 5:30 de la madrugada la Secretaría de Estado en el despacho de Seguridad, a través de la Policía Nacional, emitió un comunicado reportando el hallazgo del cuerpo sin vida de Erasmo Fúnez Alvarenga, quien había sido capturado el viernes a las 7:35 de la noche por suponerlo responsable del delito de violencia doméstica.

Para Cristina Alvarado del Movimiento de Mujeres por La Paz “Visitación de Padilla”, para que existe el delito de violencia intrafamiliar, debe haber existido reincidencia en violencia doméstica. Sin embargo, esto no siempre sucede así debido al poco conocimiento de los términos que manejan los entes de seguridad y la causa de suicidio no recae en la denuncia presentada por la víctima.

Autoaislamiento mujeres
Cristina Alvarado, trabajadora social del Movimiento de Mujeres por la Paz «Visitación Padilla»/Foto: CRITERIO

Casas refugios abiertas en tiempos de aislamiento

Para proporcionar ayuda a las víctimas de violencia doméstica e intrafamiliar, las casas refugio son un espacio para resguardar la vida de cientos de mujeres que acuden con sus hijos menores de edad.

Honduras cuenta con siete casas refugios, ubicadas en los departamentos de Cortés, Copán, Intibucá, Choluteca, Francisco Morazán y Atlántida, de estas, cuatro están a cargo de las municipalidades y tres de organizaciones no gubernamentales.

El 2017 Calidad de Vida, Las Hormigas y la firma de Estudios e Investigaciones de Centroamérica (EICA), en conjunto con la Red de Casas, presentaron una iniciativa de ley para legalizar las casas refugio como un espacio seguro, sin embargo, hasta la fecha el Estado no ha dado respuestas.

“Tuvimos un alegrón enero porque apareció dentro de la agenda legislativa pero no pasó a más. Hubo temas “más importantes” que el tema de las mujeres, como darle fondos a la remodelación del Estadio Nacional o estar en procesos electorales. No les interesa nada que tenga que ver con las violencias en contra de las mujeres” señaló Ana Cruz, directora de Calidad de Vida.

Cruz también destacó el incremento significativo de ingresos que han tenido las casas refugio debido a que las mujeres están huyendo del crimen organizado. Muchas son víctimas de las maras y pandillas, quienes poseen sus cuerpos para hacer sobre ellos rituales y otras que llegan mutiladas, quemadas por violencia doméstica.

Respecto a las casas refugio, Cristina Alvarado precisó que tuvieron problemas cuando se decretó el estado de excepción debido a que las personas encargadas se turnan cada 24 horas y no se podía movilizar. “Caso refugio Gladys Lanza en Tegucigalpa está funcionando. La semana pasada tenía alojadas 18 personas adultas con sus infantes”, comentó Cristina.

El encierro y los femicidios

La Tribuna de Mujeres Gladys Lanza ha registrado 17 femicidios en el mes de marzo, sumando un total de 72 casos en lo que va del año. Los datos se obtienen a través del monitoreo que realizan con los medios de comunicación.

Cristina Alvarado puntualizó que el aislamiento puede favorecer los femicidios por diferentes factores: exacerbación de los ánimos, la incertidumbre, el encierro, el alcohol, consumo de drogas, ya que estos agudizan los episodios de violencia.

Un informe reciente de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) estableció que Honduras es el segundo país de América Latina con altas tasas de femicidios, el tercero de mujeres adolescentes con embarazos y uno de los tres países que no ha firmado el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. La impunidad es otro lastre que afecta a las mujeres hondureñas, ya que el 96 % de las muertes violentas se mantiene en impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.