Ausencia en enfoque de género en manejo de la pandemia, acentúa violencia contra la mujer  

Por: Redacción CRITERIO.HN
redaccion@criterio.hn
Tegucigalpa. La prolongación del confinamiento en Honduras sigue profundizando el tormento de miles de mujeres hondureñas víctimas de la violencia doméstica, agudizada por los efectos de la pandemia de la Covid-19.  
Solo en los primeros seis meses de 2020, se recibieron 58,688 denuncias por violencia doméstica e intrafamiliar. Así lo apunta el Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla” con datos del Sistema Nacional de Emergencia 911. Entre esa cantidad de casos, el sistema 911 documentó que más del 93 por ciento de las víctimas fueron mujeres.  
 
Y “Visitación Padilla”, encontró que entre 57,591 llamas de auxilio realizadas por mujeres que sufren violencia doméstica y violencia intrafamiliar, el 66 por ciento, es decir, unos 37,890 casos, han ocurrido en el periodo de pandemia, específicamente del 16 de marzo al 31 de julio.  
 
La integrante de la coordinación nacional del Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, Cristina Alvarado, explicó a Criterio.hn que además de los 58,688 casos de violencia doméstica, existe preocupación por el elevado número en denuncias de mujeres que reportan ser víctimas de violencia sexual, sobre todo jóvenes.  
 
Específicamente, “hay un registro del 911 de que hay en el tiempo de enero a julio de 2020, un total de 1097 llamadas de niñas y jóvenes que han denunciado sufrir violencia sexual”.  
 
Pese a la gravedad de la problemática, Alvarado lamenta que las autoridades no han tomado cartas en el asunto, puesto que no existido la voluntad para diseñar una política institucional orientada a erradicar la violencia contra la mujer tomando en cuenta las condiciones que plantea el confinamiento.  
 
“Hemos señalado en repetidas veces que las medidas tomadas por el gobierno en relación con la pandemia covid-19, fueron tomadas sin considerar el enfoque de género y el impacto en la vida de las mujeres, confinadas con sus agresores en sus hogares”.  

“Esa ceguera institucional refleja sobre todo un mal manejo en la estrategia de intervención de la pandemia en el abordaje epidemiológico de violencia contra las mujeres durante la cuarentena”, añade la representante de “Visitación Padilla”.  

Ante ese panorama, observa que el confinamiento ha conllevado a destilar un caldo de cultivo para que los agresores cometan múltiples agresiones física y psicológicas contra las mujeres. 

La especialista analiza que, a pesar de la urgencia en atender las consecuencias de la pandemia recaídas en la condición de la mujer, las instituciones encargadas de atender las denuncias no han trabajado con el nivel de beligerancia requerida por el caso.  
 
Recientemente el Ministerio Público, señaló que durante la pandemia hicieron 5,562 atenciones, de las cuales se formalizaron 2,320 denuncias y se lograron 111 detenciones de agresores sexuales. Sin embargo, “este esfuerzo institucional se ve minimizado ante la cantidad de llamadas realizadas por las mujeres al 911”, señala Alvarado quien advierte la violencia contra la mujer supondrá a futuro la profundización de los niveles de impunidad.  
 
Cabe recordar que, según datos oficiales durante el 2017, el número de casos de violencia doméstica registraron 50,231. Para el 2018, la cantidad paso a 72,600. Luego en 2019 las denuncias se dispararon registrando un total de 94,720. Y ese comportamiento en alza del reporte de denuncias, indica que para este año la cifra de casos de violencia doméstica en contra de las mujeres, podría superar a los periodos anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.