Astropharma hizo millonarias y amañadas ventas con decreto de emergencia

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Haciendo uso de sus influencias y contactos con el gobierno, la empresa Astropharma, ligada a la familia Gutiérrez, se agenció más de 75 millones de lempiras, de los 200 millones (unos 10 millones de dólares) aprobados en el 2010, mediante un decreto de emergencia sin fundamento legal, que se efectuó a petición del exsecretario de Salud, Arturo “Tucky” Bendaña.

El drecreto de emergencia PCM 012-2010, con el que se benefició Astropharma, fue aprobado el 13 de abril de 2010.
El drecreto de emergencia PCM 012-2010, con el que se benefició Astropharma, fue aprobado el 13 de abril de 2010.

El caso no solo se limita a las millonarias ventas, sino que además establece la sobrevaloración  y la baja calidad de sus productos, con la complacencia de las entonces autoridades de gobierno, encabezadas por el expresidente, Porfirio Lobo Sosa.

Lo anterior está sustentado en un informe de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), colgado en la página web de Transformemos Honduras, que evidencia como la empresa farmacéutica de la familia de la vicepresidenta del Congreso Nacional, Lena Gutiérrez, logra una adjudicación de dos contratos por 70 millones 528 mil 977 lempiras, con 14 centavos, derivados del decreto de emergencia.

El documento  detalla cómo Astropharma, extrañamente, llega a hacer grandes negocios, pese a que antes de que Lena Gutiérrez llegara a ser vicepresidenta del parlamento hondureño en enero de 2010, solo había ganado una licitación por 482 mil 450 lempiras.

Ante los fuertes indicios de irregularidades, el Ministerio Público, presentó el pasado jueves 18 de junio requerimientos fiscales contra la vicepresidenta del Congreso  y tres miembros de su familia por delitos contra la salud pública, falsificación de documentos, uso indebido documentos y fraude, derivados de la venta de medicamentos a la secretaría de Salud.

Gutiérrez aseguró ese día, que su familia vendió las acciones de la empresa desde el 2009, por lo que no entienden el origen de sus acusaciones. También dijo que no se les puede acusar de vender medicamentos de baja calidad porque Astropharma nunca ha producido medicamentos, pues solamente ha sido proveedor del Estado.

Lena Gutiéreez aseguró el jueves anterior, durante una conferencia de prensa, que ella y su familia no tienen nada que temer, porque las acusaciones en su contra son una persecusión política.
Lena Gutiéreez aseguró el jueves anterior, durante una conferencia de prensa, que ella y su familia no tienen nada que temer, porque las acusaciones en su contra son una persecusión política.

Aunque la congresista pretenda la desvinculación de ella y de su familia, TH, siguió investigando su caso y todavía en el 2011, los Gutiérrez seguían siendo socios de la empresa.

PRECIOS EXAGERADOS

El informe de la ASJ, también señala que mediante una selección de 22 medicinas, la secretaría de Salud pagó casi 18 millones de lempiras  en vez de los 7.8 millones, que según la Organización Mundial de Salud (OMS) son los precios promedios mundiales. Entonces sólo en estos 22 medicamentos, el pueblo hondureño pagó 10 millones de lempiras  más de lo que debió pagar.

Por ejemplo, el medicamento Etinilestradiol + Levonorgestrel  0.03mg + 0.15mg Ciclo—La  secretaría de Salud le compró a la droguería Astropharma por 3,718,000 lempiras, pero si lo hubiera comprado al precio promedio mundial, según la OMS, el total sólo hubiera sido 2, 414,000 lempiras —1,300,000 lempiras menos en un solo medicamento.

BAJA CALIDAD

Además de los más de 75 millones de lempiras, amparados en el decreto de emergencia, otra investigación de TH, señala que Astropharma vendió al Hospital Escuela Universitario en el 2011, 100 mil tabletas de ácido fólico de 5 miligramos, a razón de 55 centavos cada uno; 35 mil unidades de Alopurinol de 300 miligramos, a un precio unitario de 4. 20 de lempiras y 73,500 de Irbersartán de 300 miligramos, a un precio unitario de 6.10 lempiras.

TH y la entonces ministra de Salud Roxana Araujo denunciaron en junio de 2013 que el Irbersartán vendido por Astropharma no tenía los niveles correctos del componente químico activo para tratar la enfermedad. Es decir, los pacientes que recibieron este medicamento pusieron en riesgo sus vidas porque la calidad del producto no era la apropiada para su tratamiento. Irbersartán es un medicamento utilizado para el tratamiento de la hipertensión arterial.

Otro informe de TH, señala que en el 2011, Astropharma vendió al Hospital Escuela Universitario medicamento sobrevalorado y de baja calidad.
Otro informe de TH, señala que en el 2011, Astropharma vendió al Hospital Escuela Universitario medicamento sobrevalorado y de baja calidad.

El caso de Astropharma y de otras droguerías, que hicieron negocios irregulares con el Estado, se originaron cuando el secretario de Salud era el médico y actual diputado del departamento de Cortés por el Partido Nacional, Arturo Bendaña.

El Ministerio Público acusó a Bendaña de varios delitos, pero su influencia política le permitió lograr conciliaciones con la Procuraduría General de la República, las causas fueron sobreseídas en los tribunales de justicia.

DECRETO DE EMERGENCIA

El decreto de emergencia PCM12-2010, mediante el cual se favoreció a Astropharma, se aprobó en reunión de Consejo de Ministros el 13 de abril de ese año, a petición del entonces secretario de Salud, Arturo Bendaña, quien argumentó la escasez de medicamentos, en el cuadro básico nacional conformado por 420 productos.

La normativa se emitió a petición del Secretario de Salud, Arturo Bendaña, quien argumentó la escasez de medicamentos, en el cuadro básico nacional conformado por 420 productos y de esa manera se procediera a la compra directa de éstos.

En aquel entonces el secretario de Salud, expuso a sus compañeros de gabinete una supuesta grave situación por la que atraviesan los hospitales públicos de Honduras, donde de 420 medicamentos, únicamente habían 110 del cuadro básico, lo que según él ponía en riesgo la vida de pacientes con enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, cáncer, enfermedades renales y VIH

El exsecretario de Salud, Arturo Bendaña, fue el artífice del irregular decreto de emeergencia.
El exsecretario de Salud, Arturo Bendaña, fue el artífice del irregular decreto de emergencia.

El movimiento social Transformemos Honduras –TH- continuó dándole seguimiento al proceso, incluso solicitó al exsecretario Bendaña, el 28 de abril de 2010, poder participar como auditores sociales en dicho proceso, pero nunca respondió.

En aquel entonces el director ejecutivo del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Miguel Ángel Domínguez, cuestionó la compra de emergencia, ya que desde el 2009 quedó establecido las bases de la licitación para la compra de medicamentos,  pero la pregunta surge ¿por qué no se implementó esa licitación para que se fuera dando el proceso en tiempo y en forma que dice la ley?, se interrogó el funcionario.

Domínguez dijo que la compra de emergencia se pudo evitar y hacerse una licitación, ya que Bendaña asumió el 29 de enero de 2010 y tuvo tiempo para hacer todo en orden y con transparencia.

En las primeras semanas de su gestión se dedicó (Bendaña) a visitar los hospitales más concurridos por la población como el Mario Catarino Rivas y el Hospital Escuela. Además de la información proporcionada por la administración anterior, más las visitas a los hospitales en mención, se demuestra que desde los primeros días de gestión, tenía pleno conocimiento del estado de abastecimiento de los medicamentos en general”, señala el informe de TH.

Los cuestionamientos también fueron elevados por la exsecretaria de Salud, Elsa Palou, quien dijo que el titular de esta secretaría recibe un informe del estado de medicamentos, por lo menos una vez por semana, por lo que Bendaña se enteró de la situación y pudo hacer las cosas correctamente a través de una licitación.

A raíz de los señalamientos anteriores y con base a la Ley de Contratación del Estado, TH, concluyó que el decreto de emergencia aprobado en la administración del expresidente Porfirio Lobo Sosa, carece de argumentos legales.

“La justificación de una compra de emergencia debería ser por un desastre natural, una guerra, etc.; pero la administración pública, en este caso el secretario Bendaña, ha utilizado este pretexto para evitar hacer licitaciones públicas y enmarcadas en la ley”, concluyó en su informe TH.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.