Nación.

APJ demanda transparencia y despolitización en elección de la nueva Corte Suprema de Justicia

Reunion de APJ con Junta Nominadora de los candidatos a la nueva CSJ

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Personeros de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), se reunieron este día con la Junta Nominadora de la nueva Corte Suprema de Justicia (CSJ), para exigir transparencia y despolitización de la elección.

Reunion de APJ con Junta Nominadora de los candidatos a la nueva CSJ
Reunion de APJ con Junta Nominadora de los candidatos a la nueva CSJ

La APJ presentó un pronunciamiento en el cual exige que los propuestos deben ser mujeres y hombres comprometidos con institucionalidad del Estado y con la ciudadanía, respetuosos de los derechos humanos, independientes de cualquier poder económico o político, e imparciales a la hora de aplicar la Ley.

Solicitan además, que NO se incluyan en la nómina de postulantes a aquellas personas que mejor podrían responder a sus respectivos intereses y no los de la mayoría del pueblo hondureño.

A continuación el pronunciamiento presentado por la APJ:

1) La elección de los nuevos magistrados de la CSJ, se realiza en  un contexto marcado por el descontento de la ciudadanía, producto de la histórica negación de justicia a la mayoría del pueblo hondureño y la generalizada impunidad que afecta a millones de personas, naturales y jurídicas, que se ven vulnerados en sus derechos y afectados en sus bienes, como consecuencia de un incompetente sistema de seguridad y justicia, que no sanciona al transgresor de la Ley.

2) Hoy más que nunca, se vuelve un imperativo categórico bloquear la pretensión de diferentes grupos interesados de instrumentalizar el Poder Judicial para obviar ser juzgados por actos criminales y de corrupción; bajo ninguna circunstancia debe permitirse que bandos políticos, conglomerados económicos y grupos delincuenciales, incidan perversamente para confeccionar una nueva CSJ, a la medida de sus reprochables intereses.

3) La eficiencia, honradez e independencia del Poder Judicial, juega un rol fundamental en un Estado de derecho, en la lucha contra la impunidad, la corrupción y en la defensa de las libertades fundamentales, por lo cual, es imprescindible que la próxima nueva CSJ, esté integrada por profesionales capaces, íntegros y valientes, nombrados a través de un proceso de selección de transparente,  que se base en los méritos de los candidatos, en su honorabilidad y en una historia de conducta intachable, profesionales con sobrada experiencia en la judicatura y/o el ejercicio privado de la abogacía, vastos conocimientos en materia legal y fehaciente acreditación académica.

4) Asimismo, los propuestos deben ser mujeres y hombres comprometidos con institucionalidad del Estado y con la ciudadanía, respetuosos de los derechos humanos, independientes de cualquier poder económico o político, e imparciales a la hora de aplicar la Ley.

5)  El rol a jugar por la Junta Nominadora de candidatos a magistrados de la CSJ, es fundamental, por lo que los servidores públicos, representantes de la sociedad civil, líderes gremiales y dirigentes obrero-empresariales, que integraran esta instancia, deben privilegiar los intereses colectivos a los de los sectores de donde provienen. 

6)  La Junta Nominadora debe implementar el proceso de preparación de la nómina conformada al menos por 45 candidatos a magistrados de la CSJ, definiendo con antelación y claridad el perfil del alto juez que se pretende designar; asimismo, se debe establecer con precisión los protocolos de selección, celebración de audiencias públicas y evaluación, los mecanismos de recepción de observaciones, denuncias y tachas sobre los postulantes, y la forma en que serán investigadas.

7)  Como sociedad civil, reafirmamos nuestra disposición de estar vigilantes  para asegurar que el proceso no sea asaltado o tomado  por grupos interesados, quienes tradicionalmente han llegado a acuerdos para lograr que se incluyan en la nómina de postulantes a aquellas personas que mejor podrían responder a sus respectivos intereses y no los de la mayoría del pueblo hondureño.