Ante cierre de casetas del Trans 450, migrantes montaron su campamento en la calle

Desde el 01 de enero hasta el 3 de diciembre de 2023 han transitado 506,936 personas de diferentes nacionalidades

Foto portada: Horacio Lorca/Criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras. – En la calle pernoctan las personas migrantes en tránsito, que habían encontrado un refugio en las casetas del fallido Trans 450 en Tegucigalpa, capital de Honduras, que este fin de semana fue cerrado por orden de la alcaldía municipal.

Los migrantes han sido lanzados a la calle por las autoridades municipales del Distrito Central. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Una caseta vacía, una que otra botella plástica y pedazos de cartones, que eran utilizados para aislar el frío, es lo que ha quedado del improvisado campamento de personas en tránsito.

Ante los rumores de un cierre de las instalaciones abandonadas Criterio.hn, nuevamente visitó el lugar, y constató que evidentemente las autoridades de la alcaldía municipal han procedido a cerrar las casetas que por años no han tenido mayor utilidad.

Justo enfrente, Luis Salas, un hombre de tez trigueña, camiseta y pantalones cortos se apostaba en la entrada vehicular de un centro comercial con una bolsa de paletas de dulce en sus manos. Una actividad adoptada por los migrantes para apelar a la bondad de las personas.

“Ya no nos dejan estar ahí, ahora estamos en la calle, estamos a la intemperie”, explicó Luis Salas, además dijo a Criterio.hn que en la caseta en ocasiones se ven policías municipales para evitar el ingreso de personas.

Criterio.hn se intentó comunicar con la Alcaldía Municipal del Distrito Central para conocer más detalles de la decisión del cierre del Trans 450, mismas que hace mas de año el alcalde capitalino, Jorge Aldana, aseguró serían utilizadas en diferentes accione somo ser: una sala de espera extendida para los familiares de los pacientes que asisten al Hospital Escuela, en la de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), una terminal de autobuses y el resto de estaciones funcionarían como estaciones de apoyo para dispositivos policiales y apoyo a la movilidad urbana,  sin embargo, este medio de comunicación no obtuvo respuestas.

Por otro lado, Criterio.hn contacto a Joseana Martínez, gerente de Derechos Humanos y Atención al Migrante del Instituto Nacional de Migración (INM), quien refirió que el viernes recién pasado trasladaron hacia la frontera con Guatemala a unas 229 personas que permanecían en las cabinas del fallido proyecto de descongestionamiento vial.

De igual manera, señaló que en Tegucigalpa el único Centro de Atención al Migrante Irregular (CAMI) es el ubicado en Lomas de Toncontín, con capacidad de atención para 50 personas.

En la caseta del Trans 450 ubicada a la altura de la colonia Kennedy, personal de la alcaldía armaba estructuras de metal para luego soldarlas y cerras las entradas. Informaron que al terminar, las labores continuaran en todas las casetas. 

De interés: Trans 450, un monumento a la corrupción que se ha convertido en el refugio de los migrantes venezolanos

NUEVO CAMPAMENTO

Con el cierre de las casetas del trans 450, que únicamente representó la corrupción de la administración de la alcaldía capitalina, liderada por Ricardo Álvarez –dicho proyecto se vendió como “una solución de transporte moderna, segura y económica” a un costo de casi 60 millones de lempiras—, las personas en tránsito irregular se han asentado, en un área verde, a unos escasos metros de donde estaba el improvisado campamento.

Heidi González, mujer venezolana que viaja con su esposo y sus dos hijos. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

En las tiendas de campaña, ubicadas sobre un escenario de concreto, estaban los hijos de Heidi González, mujer venezolana que viaja con su esposo y sus dos hijos, junto con al menos unos 15 niños y niñas más.

“Estamos desde el sábado, llegamos aquí en la noche, y sabíamos de ese lugar para dormir, pero cuando llegamos aquí dos guardias nos dijeron que no podíamos ingresar”, contó Heidi González a Criterio.hn.

En el campamento también se encontraba Josmari Quintero, que también viaja con su esposo y sus hijos. Relató que debido a que en el lugar no hay baño sanitario ni acceso al agua, no se han podido bañar y que al igual que los migrantes que permanecían en la caseta del Trans 450, el centro comercial les permite utilizar los baños.

Lea: Migrantes que acampan en trans 450 serán trasladados hasta la frontera con Guatemala

“CASI NOS MORIMOS”

La Selva del Darién –área selvática y pantanosa ubicada entre Panamá Colombia que une a Centro América y Sur América)es lo más difícil que han cruzado las personas en tránsito, de acuerdo a sus testimonios.

“Buscar ayuda es imposible, el camino es muy largo”, expresó Josmari Quintero, además contó que, en el trayecto del Darién, encontraron personas fracturadas y cansadas del camino.

“Muchos se quedan ahí, muriendo, los familiares ya no pueden ayudarlos” agregó Heidi Gonzales mientras sosteníamos la conversación en el campamento.

Médicos Sin Fronteras (MSF), informó que el número de migrantes, en lo que va de 2023, que han recorrido los más de 100 kilómetros del Tapón del Darién, asciende ya a casi 500.000 personas.

En el trayecto, Jesús Suniaga, hijo mayor de Heidi Gonzáles, contó a Criterio.hn que él y su hermano estuvieron a punto de ahogarse en dos ocasiones diferentes. “Casi nos morimos”, expresó.

Heidi Gonzáles, dijo que, ante estos accidentes, decidieron viajar con poca ropa y asi evitar llevar más peso con ellos.

Los riesgos por el terreno de la selva son muchos, como caerse mientras escalan o ahogarse en los ríos y cascadas. Además, las personas en tránsito, –especialmente las mujeres y la niñez—, están expuestas a todo tipo de abusos como ser: ataques, robos, secuestros y violencia sexual.

“Hay mujeres que las tocan, buscando el dinero que quizá han escondido en sus partes íntimas, expresó Rocío Montes. Además, señaló que hay mujeres que han sido abusadas sexualmente.

Las personas en tránsito, para evitar ser víctimas de abusos, deciden viajar en grupos compuestos de más de tres familias.

Así lucían hoy las casetas del fallido Trans 450, luego que los migrantes fueran desalojados por las autoridades de la alcaldía de Tegucigalpa. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Para Heidi Gonzáles, el camino de la selva es peligroso y desolador, en donde “se debe estar preparado física y mentalmente, cruzar se debe hacer en familia, es la única manera de salir vivo”, refirió.

Por Honduras, desde el 01 de enero hasta el 3 de diciembre de 2023 han transitado 506,936 personas de diferentes nacionalidades. Venezuela es el principal país de origen con 216,808 personas, seguido de Haití con 79,581 y Cuba con 77,944 personas en tránsito.

  • Breidy Hernández
    Amante de la lectura y la naturaleza, una mujer con la convicción firme que todos podemos hacer cambios significativos en la sociedad, por eso mi objetivo es exponer las injusticias que adolece la ciudadanía. Busco incidir, a través del periodismo, en la defensa y promoción de los derechos humanos, evitando caer en la complicidad de callar ante las injusticias y la corrupción. breidyhernandez@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte