Noticias Destacadas|Opinion

Víctor Meza López (1945-2022) y su luna

Compartir

Obituario para honrar su memoria

Por: La mesa Ciudadana

Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte,

a las cinco de la tarde….

Federico García Lorca

¿Se esperó desde el sábado 14 de mayo, a que estuviera alineada, la  nueva transformación para jugarnos la última broma?  Para acompañar su salida del escenario, la Luna que se asomaba sobre la aldea, fue instruida para escenificar un eclipse total. Llegó el momento en que solo veíamos el halo profético del cambio de era. En medio de un extraño y profundo silencio, nos estremeció un escalofrío y el astro se tiñó de rojo, con enfado. Sus amigos entendimos que era él, que en ascenso se interpuso, mas moreno e insolente que nunca, por un momento, para voltearnos a ver, no se sabe si socarrón o lastimero. Aunque por castigo de alguna duda olvidada, como Moisés, el profeta originario, se fue, antes de ver su tierra, redimida,  según frase de Guadalupe Funes.

Ha muerto en Tegucigalpa, el domingo 15 de Mayo, a las 5 en punto de la tarde, Víctor Meza L. que ha sido, en el último medio siglo, uno de los intelectuales públicos más comprometidos, un patriota, historiador (del movimiento obrero, del enclave y del sistema político), un investigador de la sociedad y un analista de la actualidad nacional que, en diversos campos académicos y políticos, ha luchado sin pausa ni miedo, para sacar a Honduras adelante. El líder sindical Carlos H Reyes consigna, fue uno de los más grandes pensadores y luchadores del país. Importante al agradecer su lucha, recordar de donde salió, sin buscar una heráldica, su trayectoria, y recordar cómo llegó hasta el eclipse.

Acaso habría llegado a San Pedro su padre en una de las oleadas migratorias de los «campeños» desplazados de los 1930s, cuando se abandonaron muchas de las fincas. Don Marco Meza, según recuerdan sus amigos,  padre  de Víctor, era un señor, alto y grueso, un revolucionario de la vieja tradición. Escritor que publicaba sus notas, habría que buscarlas, en el original El Heraldo, órgano longevo de la Sociedad Cívica y Unionista la Juventud, de 1921.[1]  La Señora López su madre pudo haber sido una maestra, consagrada a criarlo con sus hermanos. Sabemos que Víctor nació en 1945 y se crío en el barrio de Río Piedras, que no era entonces un barrio popular ni populoso, como los de sus compañeros de colegio, ni menos todavía el barrio burgués que es hoy día, de San Pedro Sula[2], si no una orilla de la ciudad. Que ya tenía agua y luz, pero aún era un sitio idílico, umbroso, al pie del Merendón, con un flujo permanente de agua casi siempre fresca y cristalina, resonando entre grandes peñascos que otrora remolcara.

Desde cipote, mucha gente se dio cuenta, que era especial Víctor, pues, que traía aura de luna. La Lupe lo recuerda liderando discusiones  en la trucha de Chepe Rivera, donde paraba a tomar un refresco,  cuando regresaba del Reyes a su casa. Ahí en el J.T. Reyes recuerda Mario Ramón López, que Víctor le llevaba uno o dos años, y que trataba de convencer a esos liberales irredentos de que leyeran a Gramsci.  A la sazón, 1960 participaba con brillo en los Círculos de Estudios Marxistas que promovía Dionisio Ramos Bejarano, Primer Secretario General del Partido Comunista. Hacíamos circular, dice Mario Ramón, entre el alumnado Prisión VerdeDestacamento Rojo y el ensayo mayor, Mayo, Camino de la Victoria de Ramón Amaya Amador. Pero no era un muchacho bochinchero, Víctor no buscaba reuniones y no invitaba como otros  compañeros a su casa, ni asistía a actividades deportivas muy populares. Un poco huraño ya, como siempre fue si no había decidido amistarte, y confiaba, taciturno y desconfiado.

A raíz del golpe de Octubre de 1963, fundó con varios de sus compás y con no poco romanticismo, su primera revista, Víctor que fue empedernido editor de revistas.[3] Titulada Revista Maya. En el entendido que los indios somos los herederos de la república bananera.  Cuando se graduó como Bachiller con honores. a fines de ese año, había sido buen estudiante, destacado por su presencia y su caballerosidad… Sabía, por su padre también algo de la historia obrera y que había que documentar y escribirla. Que habíamos tenido en el 1954, cuando el solo tenía nueve años, un clímax que no llegó a Revolución.

Al año siguiente de graduarse ya había recibido Meza la aprobación de El Partido Comunista para una de las primeras becas para ir a estudiar a la Universidad de los pueblos Patricio Lumumba, en la Rusia de la apertura de Kruschev. El mismo narraba haber tenido la suerte de los buenos maestros, con quienes inicio su amor por Trotsky, el critico. Dicen que estudió sociología, lo cierto es que su obra personal publicada es más bien de historia y análisis político. Con Vilma Laínez, El Enclave Bananero en Honduras, 1973,  Historia del Movimiento Obrero Hondureño, 1991.

Sin duda pasó por Cuba al regreso. No está claro qué pasó con Víctor desde que salió de la URSS en 1969 hasta 1971. Para esta última fecha, apareció en la Universidad Nacional, en el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, en cuyo Boletín y la revista de Economía Política, publicaba regularmente ensayos interpretativos. Fue firme crítico del autoritarismo de todo signo y del militar de la década de los 1970s, el cual sometió al recurso extremo de su sarcasmo inclemente. Cuando también surgió (la Universidad se prestaba a eso bajo la rectoría de Jorge Arturo Reina) su amistad con los comandantes del Farabundo y del Sandinismo, los que estrechó particularmente con Edén Pastora.

En los albores de los 1980s, ya había fundado Víctor su opera magna, el Centro de Documentación de Honduras, un centro de investigación y de producción de pensamiento y estrategia. En donde dice, en un artículo reciente Marcio Alfonso Barrientos, se indagaba y escribía a diario sobre el país, en plena época de la Doctrina de la Seguridad Nacional, sin miedo. Inspirándonos valentía. (Se huía así de la UNAH, tomada por el FUUD y el Partido Nacional en 1982) Por años publicó en CEDOH el Boletín Informativo Honduras de circulación internacional. Ahí Víctor Meza coordinó y editó docenas de libros de múltiples autores, sobre temas torales de la vida nacional. Sistema Político y Poderes FácticosHonduras, Prensa, Poder y Democracia. Mientras que, convencido de que había que alcanzar a la opinión publica que jamás ha leído un libro, publicaba semanalmente, una pieza de opinión, primero en Tiempo, después en La Prensa y luego en Criterio.hn, desde 1971 ¡hasta la penúltima semana de su vida, sobre JOH el extraditado!

También cayó en lo que él mismo pronosticó, la tentación del poder. Víctor que, sin que se le pueda reclamar responsabilidad, influyó profundamente en Manuel Zelaya, aceptó hacer el diseño de un Plan de Nación y ser su Ministro de Gobernación, cargo en el que lo encontró el golpe de 2009, y aun semanas después aceptó el reto fallido de negociar con los golpistas. Como también a mediados de la subsiguiente administración en el 2012, formó con Matías Funes y Omar Casco una Comisión que debía depurar la policía, luego de un celebre asesinato que expuso su organización criminal, y fracasó. La historia olvidará a muchos ministros, comisarios y a varios gobernantes que Víctor observó, y aun alguno de aquellos con quien colaboró, pero a Víctor no lo olvidará, porque dejó su mano pintada de blanco en la pared de la cueva, para atestiguar cómo había escapado una noche de eclipse.

Quedamos aquí, rezagados, sus amigos y compañeros, sus seguidores y pupilos agradecidos por el humor con que nos aligeró la travesía  y por la seriedad con que -dice la amiga Gómez- se empeñó en darle sentido a este desorden llamado Honduras. Y retribuimos  con nuestra solidaridad  a sus deudos, a su esposa y nuestra compañera en La Mesa Ciudadana, Leticia Salomón,  a sus hijos, Omar Igor y la Ingeniera Miroslava, y a sus nietos, Mariana Cecilia, Víctor Omar y Omar Andree

La Mesa Ciudadana, Honduras 16 de Mayo 2022

[1] Esto afirma don Mario Ramón López que fue compañero de colegio en el J Trinidad Reyes, el colegio. Es posible que en el archivo municipal o en el de Víctor estén algunas de las notas publicadas.

[2] si no un centro abandonado… ahí había estado en Río Piedras originalmente la ciudad, que se había bajado a su actual centro luego de que llegara aquí el ferrocarril. El aburguesamiento de Río Piedras quizás comenzó con el establecimiento ahí del Dr. Mario Rivas. Víctor tuvo muchos hermanos por parte de padre, y la familia Meza ha dejado una variada gama de empresarios sampedranos, uno tiene un bar de buena fama y otro un restaurante con el apellido, otro Marco Meza famoso es músico renombrado, otro es un agente de bienes raíces en Florida, y un cuarto es dueño de un taller fino de mecánica automotriz.

[3] Además de cuadernos y Astrolabio,

Víctor Meza López que ha sido, en el último medio siglo, uno de los intelectuales públicos más comprometidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.