Unidad en la diversidad

 

 Por: Arturo Rendón Pineda

“Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá” (Mt.12:25)

El Frente amplio inter-partidario o La Alianza que recién se viene iniciando, tiene que estar  integrado por fuerzas transformadoras donde se sumen voluntades. Obreros, campesinos, artesanos, comerciantes, profesionales y empresarios honestos, en fin; todas las fuerzas bien intencionadas revestidas de grandes virtudes, para alcanzar logros patrióticos en beneficio del país

La nociva práctica de la desconfianza, la descalificación y el sectarismo, desafortunadamente ha venido prevaleciendo en algunos dirigentes de los cuales no han escapado miembros del partido Libre y otros partidos, que con   envidias resentimientos y calumnias,  han provocado  disidencias y  enemistades en buena parte  de sus afiliados.   Acciones divisionistas tienen que ser superadas a fin de lograr un propósito común, para ganarle al fraude montado por el gobierno para implantar una nueva dictadura, no hacerlo, podría llevarnos a situaciones dramáticas, con peligro de destruir el ansiado proyecto re fundacional que nos viene inspirando a partir del golpe de Estado.

Las anomalías que apuntamos, ponen en evidencia una  falta de cultura política muy propia en nuestro medio que se da en buena parte de la oposición–tan inconsecuente  como miope–que aún no se ha dado cuenta de la coyuntura histórica que se está propiciando en el país…hacer  lo contrario, sería  igual que asistir un mal parto, un MORTINATO que fallece antes del alumbramiento, será tanto como caer en las trampas que  aconsejados por buenos asesores, nos están tendiendo  las oligarquías criollas, que son quienes manejan  los hilos conductores que conducen  al actual gobierno..

Es necesario imaginarse lo que se puede perder obstaculizando el avance en conquistar los propuestos logros, si algunos “cabezas calientes”, no solo de la resistencia, sino que también de otros frentes opositores, continúan “desparramando”  quienes en lugar de aglutinar dispersan, con la nociva  práctica de conductas excluyentes de intolerancia sectaria. No debemos perder de vista, que somos inquilinos temporales de un mismo espacio territorial con un destino común que se llama Honduras, donde nadie tiene un futuro particular y propio, pues todos somos beneficiarios de un mismo destino que debemos cuidar con celoso esmero.

Es urgente procurar la unidad granítica de esta incipiente alianza  para que no se malogre tan loable  intención patriótica, de lo contrario, esta  comunión de fuerzas recientemente iniciada, podría correr el riesgo de atomizarse, echando por tierra la tan preciada oportunidad de derrotar de una vez y para siempre, una dictadura reeleccionista tan agresiva como corrupta.  Quienes nos identificamos en pensamiento y propósitos, devenimos obligados a actuar en consecuencia, si queremos que triunfe una causa en la que ya se ha invertido sangre, sudor y lágrimas.

Es necesario avanzar sin mezquindades ni reservas, enarbolando el pendón de las reivindicaciones sociales; allá aquellos apátridas que por no perder privilegios no quieran ceder en aras de sus desmedidas ambiciones, la historia los condenara, los delitos en que han venido incurriendo, además de Traición a la Patria son de impredecibles consecuencias y por si fuera poco, de carácter imprescriptible.

Se impone que prevalezca la unidad fraternal  como  única forma sensata y honorable, que deberemos adoptar en esta nueva lucha histórica, que nos garantizará la paz y nos conducirá  por los senderos luminosos del progreso y de la solidaridad que como pueblo todos anhelamos y que tanto merecemos.

Santa Rosa de Copan,  19 de Enero 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.