UNAH : diálogo y crisis universitaria (II de IV)

“Avergüénzate de morir hasta que no hayas conseguido una victoria para la humanidad”  Jürgen Habermas, 1998.

firma unah

Por: Engels López

En las últimas semanas el movimiento estudiantil universitario (MEU) y las autoridades universitarias han realizados una serie de acercamientos para forjar las bases que dieran paso al diálogo universitario. Realizados dichos acercamientos se logró consenso para avanzar en el proceso de dialogo. Dedicare algunas líneas a ese evento y luego continuare con el análisis propuesto en la primera parte.

El MEU en su propuesta de diálogo estableció dos exigencias: la primera, se refería a frenar los procesos de criminalización de la protesta estudiantil, mediante la desautorización de los procesos de judicialización que las autoridades mantienen en contra de estudiantes universitarios desde el 2014 al 2016. El segundo, hacia énfasis en la necesidad de la instalación de una mesa mediadora, la que actuara como garante de que los puntos de agenda propuestas por el MEU fueran desarrollados.

Cumplidos los puntos (en el momento que se escribe este artículo falta por concretizarse la primera exigencia), el MEU ha dado un avance importante. En ese marco me gustaría plantear algunas ideas para comprender: la dinámica del MEU y el diálogo como un instrumento de acción comunicativa.

Recientemente reflexionaba sobre una de las obras clásicas del profesor Jürgen Habermas “teoría de la acción comunicativa” y del profesor Pierre Bourdieu “homo academicus”; en los esfuerzos de comprender la dinámica del MEU y la cuestión del diálogo como instrumento para darle respuesta a la crisis universitaria.

En la primera parte, de esta serie de escritos, reflexionaba de como la propuesta de diálogo del MEU es un esfuerzo para darle respuesta a la crisis histórica de la universidad y avanzar en los procesos de democratización de la universidad,  puntualizaba la crisis histórica bajo tres elementos: ausencia de participación estudiantil en los órganos de gobierno universitario, centralismo político con prácticas autoritarias y una reforma académica desconectada de los intereses del estudiante y los problemas de país.

Y es que plantear la cuestión del diálogo en la universidad y la dinámica del MEU no es tarea fácil, si concebimos a la universidad como un “espacio de disputa” entre actores que bajo relaciones de poder buscan obtener legitimidad. para ello propongo comprender la universidad bajo la noción de “campo universitario” como un espacio de constante lucha, de desigualdades, de competencias y de formas de dominación institucionalizadas y por todos aceptadas y reproducidas, hasta identificar y analizar el momento donde se pone en riesgo la continuidad de los patrones institucionales dominantes .

 Es por ello que la universidad es el espacio en donde las relaciones sociales tienden hacer más conflictivas y complejas, debido a lo que representa la universidad para el desarrollo de las sociedades.

Partiendo de esa aclaración es necesario establecer que el diálogo se viene dando en un contexto de universidad, en que la esfera pública universitaria está siendo irrumpida por el MEU. esta premisa nos obliga a echarle un vistazo a esos elementos que nos permita comprender, que la cuestión del diálogo no solo está inmersa en una crisis histórica de universidad, sino que también está presente en un contexto en el que el MEU, ha reconquistado espacios universitarios que históricamente han estado controlados por las autoridades universitarias.

En un viejo artículo, escrito hace algún tiempo, trate de comprender la evolución del movimiento estudiantil universitario desde el 2006 al 2015. Una de las hipótesis que sostengo, es que desde el 2006 los distintos sectores estudiantiles han luchado por conquistar la “esfera pública universitaria”. Comprendo por esfera pública universitaria el espacio que da cuenta de las subjetividades políticas de la juventud universitaria, que desde la cotidianeidad y los procesos de interacción social forjan la identidad, objetivos e identifican sus adversarios. Dimensiones que nos permiten comprender la composición orgánica del MEU.

En la UNAH, en los últimos años, en base a la opinión pública las autoridades universitarias han ejercido control y vigilancia sobre la esfera pública universitaria, en donde los procesos de interacción social y socialización estudiantil han estado al margen de la construcción de ciudadanía universitaria y comunidad universitaria.

En ese marco uno de los logros más importantes del MEU es el estar desarrollando procesos individuales y colectivos de organización con el objetivo de recuperar la esfera pública. Dicha recuperación  ha sido posible mediante la acumulación histórica de la “praxis humana” que se manifiesta en la acción comunicativa y sus efectos simbólicos en los procesos de organización estudiantil. Este punto es importante ya que, en el marco del golpe de estado de 2009, irrumpe en la dinámica social del país la entrada de nuevos sujetos sociales con imaginarios colectivos derivados de la propuesta teórica de la modernidad y posmodernidad.

La praxis humana que reproduce el MEU es una práctica que se basa en procesos de acción comunicativa (3) conectados en tres niveles: la democracia deliberativa, la organización horizontal y la ética política-académica. Desde estos tres niveles de la acción, la interacción y el cambio social se está dando en un ámbito simbólico, en un ámbito de interacción y entendimiento de los sujetos (4). La democracia deliberativa como aproximación a la democracia radical, permite comprender las dimensiones del campo universitario, sus niveles de complejidad y conflictividad; en la que el MEU realiza sus manifestaciones políticas y académicas.

Eso permite darle al MEU, un proceso genuino de organización estudiantil que desde lo académico y lo político se busca avanzar en los procesos de democratización de la universidad, mediante un dialogo entre sujetos; ya que la acción comunicativa se refiere a una interacción en que los sujetos capaces de lenguaje y acción que entablan una relación interpersonal, se convierte en un medio fundamental para el entendimiento bajo un dialogo igualitario.

Bajo la concepción de la acción comunicativa y el campo universitario, permiten comprender que el proceso de diálogo en la universidad, puede hacer una apuesta en la actual etapa de la evolución del MEU; para plantearse escenarios importantes y trascendentales para la transformación de la educación pública universitaria, todo ello dependerá del fortalecimiento de los procesos de organización estudiantil y el posicionamiento académico y político del movimiento.

Un comentario en “UNAH : diálogo y crisis universitaria (II de IV)

  • el septiembre 7, 2019 a las 9:21 am
    Permalink

    Thanks for the good writeup. It in fact used to be a leisure account it.
    Glance complex to more delivered agreeable
    from you! However, how could we communicate?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.