Nación.|Noticias Destacadas

Tras siete meses de haber pagado hospitales móviles sólo uno funciona

Nuevo informe del CNA

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

 

Tegucigalpa.- El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) manifestó hoy que han transcurrido más de nueve meses desde que el exdirector Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), el señor Marco Bográn, pagó «de buena fe» el 100 % de los costos para la adquisición de siete supuestos hospitales móviles para atender pacientes infectados por el COVID-19 en Honduras.

Se pagaron 1,100 millones de lempiras, y hasta hoy, solo uno de los centros asistenciales funciona, siendo evidenciada la mala administración estatal en el tema, en el que se incluye la compra de la carpa móvil de Villanueva, Cortés, a cargo del diputado Gabriel Rubí, quien goza prerrogativas como legislador y todavía no es sometido a escrutinio como funcionario público.

El CNA señaló mediante un pronunciamiento público que a pesar de la publicidad gubernamental, expertos en medicina y bioseguridad han corroborado que lo adquirido fueron triajes móviles con algunas características de modernidad, lo cual consagra una verdadera estafa del Estado hacia la ciudadanía, provocando además, una multimillonaria coima que significó un perjuicio a las finanzas públicas por más de 800 millones de lempiras, pero que, a pesar de la pésima administración, todavía se le pretende adjudicar fondos a entes como Invest-H para la reconstrucción de la red vial destruida por los huracanes Eta e Iota.

El CNA destacó que todavía no se ve un resultado serio de la auditoría a Invest-H, que junto a Copeco, han sido cuestionados por el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) en sus informes de verificación de la información de oficio en los portales de transparencia por «falta de reportes de liquidaciones» e «información incompleta» sobre los presupuestos ejecutados durante la emergencia por el nuevo coronavirus desde el pasado mes de marzo.

Desde hace un mes y medio, el CNA advirtió que la emisión de requerimientos fiscales contra algunos señalados por actos de corrupción en tiempos del COVID19, podrían ser distractores para «calmar las aguas de la indignación social» y hoy se puede corroborar, pues este sistemático actuar desde el statu quo cuando está siendo señalado por irregularidades, no son más que espectáculos circenses para desviar la atención del tema que, desgraciadamente, dominó la agenda pública del año 2020: la asquerosa corrupción gubernamental.

El CNA afirma que no quitará el dedo del renglón que señala, da certeza y confirma que las malas compras de triajes móviles, en donde sobran las excusas y los funcionarios mediocres para echar a andar dichas salas, se están convirtiendo en los grandes hechos de corrupción que llevan la ruta de la perversa impunidad que ha venido azotando a Honduras durante la última década.

Finalmente manifestó que los hondureños bien nacidos y comprometidos con la reconstrucción de la nación ya visualizan la ruta de la unidad y la disposición de dar castigo a quienes cínicamente ven con desprecio a los muertos de la pandemia, priorizando los cantos de sirena y las urnas que les embrutecen.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.