Diócesis de Trujillo pide consolidar la plataforma nacional

Además, se pronuncia contra el nuevo Código Penal, rechazan la militarización de las comunidades y denuncian la actitud demagógica del gobierno en la pretendida reestructuración de la salud y la educación.

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 

Tegucigalpa- La Diócesis de Trujillo se ha pronunciado este jueves señalando que la situación que vive Honduras es provocada por la pretensión del Presidente y el Consejo de Ministros de reestructurar los sistemas de salud y la educación mediante argumentos que no tocan las causas centrales de la crisis histórica.

El pronunciamiento señala que se solidarizan con las víctimas de la represión de parte de las instituciones militares y policiales en contra de la población que se expresa en las calles en defensa de la educación y salud como bienes comunes y públicos y derechos humanos de la sociedad en general

También rechazan la actitud irresponsable de personas y grupos que se han infiltrado en las manifestaciones para crear caos, desconcierto y actos en contra de bienes muebles e inmuebles. No compartimos ningún tipo de violencia o acto que vaya en contra de la integridad de las personas y de los bienes públicos y privados.

A la vez denuncian la actitud demagógica del gobierno central respecto a la pretensión de reestructurar la educación y la salud del país, creando desconfianza y fragmentación en las organizaciones y población en general.

Además, denuncian el excesivo despliegue militar y policial en contra de comunidades y poblaciones específicas como; Guadalupe Carney en Trujillo, Cayo Campo y Guapinol en Tocoa,» y el Municipio de Sabá, creando una zona de guerra contra la población que se siente hostigada, amenazada e intimidada por la fuerza, prepotencia militar y policial.

Nota relacionada Crisis del Aguán y Tocoa ha sido generada por el propio Estado: Diócesis de Trujillo

Otro de los puntos del pronunciamiento explica que les alienta y ven con esperanza la conformación de la Plataforma Nacional en defensa de la salud y educación, teniendo su base en los departamentos y municipios del país y a la vez exhortan a consolidar esta organización social movida y motivada por el único interés de defender los intereses generales de la sociedad hondureña, empezando por la salud y la educación como bienes comunes y públicos.

Como Iglesia, expresan su preocupación en relación al nuevo Código Penal que entrará en vigencia en noviembre próximo Es inconcebible la penalización de derechos fundamentales como la libre expresión. la protesta social y la actitud crítica ante el gobierno de tamo, y a su vez es concesionario con las penas y procesos a los delitos de narcotráfico, corrupción y violencia.

Expresan su compromiso en la construcción de la paz que nace de la justicia y ofrecen con humildad su aporte en todas las iniciativas que lleven a la defensa y desarrollo integral y sostenible en la administración de los bienes comunes y públicos del país. entre estos, la salud, la educación, la energía, el agua, ambiente sano. etc.

Hacen un llamado a las comunidades cristianas católicas, otras iglesias, organizaciones sociales, gremiales políticas y personas de buena voluntad en general a sumarse al proceso de transformación y defensa de la casa común en nuestro país, la defensa de los derechos humanos y la Institucionalidad del país contenidos en la Constitución de la República.

Cierran diciendo: «No todo el que se compromete social o políticamente es ya un cristiano. Pero difícilmente puede llamarse cristiano aquel que no se compromete socialmente» (DOCAT 28).

Conatel amenaza con clausurar la Radio Comunitaria Garífuna Waruguma en Trujillo

 

El verdadero delito cometido por la Radio Waruguma y restantes Radios Garífuna, es el de la defensa del territorio ancestral, especialmente en la bahía de Trujillo, conocida en la actualidad como «Little Canada»

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Una vez más las radios comunitarias Garífunas reciben resoluciones de parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), en esta ocasión es la Radio Comunitaria Waruguma, localizada en la ciudad de Trujillo, la que recibió la Resolución OD 034-17, emitida el 21 de marzo del presente año.

La Resolución en cuestión declara como “REBELDE” a la radio comunitaria, la cual además aparece que si fuera propiedad de la OFRANEH,  y el expediente administrativo indica que Carmen Isabel Álvarez, en su condición representante legal de la organización no hizo uso de su derecho de defensa en la providencia dictada el 21 de mayo de 2013, la cual aparentemente venció en agosto de 2014.

Esta es la segunda ocasión  en que la Radio Waruguma es objeto de resoluciones con el propósito de clausurarlas. Además de la Radio Waruguma, la Radio Comunitaria Sugua en Sambo Creek, también fue objeto de amenazas de cierre por parte de CONATEL en el 2014.

La Red de Radios Comunitarias Garífunas viene cumpliendo la función de medios informativos además de lograr el fortalecimiento cultural, ante la inexistencia de medios de comunciación en su idioma. La asimetría cultural y económica que padecen los garífunas en Honduras, es atenuada en cierta medida con la existencia de las radios comunitarias, las que surgieron en 1997, cuando logró trasmitir la Radio Falumu Bimetu, en Triunfo de la Cruz; siendo esta la primera radio comunitaria que se estableció en Honduras.

La existencia de las radios comunitarias ha estado plagada de un sinfín de problemáticas. Desde el incendio intencional de la Radio Faluma Bimetu a inicios del 2010, hasta los emplazamientos de CONATEL, además de las permanentes amenazas, motivadas por la defensa acérrima del territorio ancestral, el que viene siendo cercenado de forma acelerada especialmente a partir del golpe del año 2009.

Con la emisión en el 2013 del Reglamento de Radios Comunitarios durante la administración del expresdeinte Porfirio Lobo Sosa, se diluyó el concepto de radios comunitarias. El reglamento fue elaborado precisamente con el propósito de controlarlas y de esta forma censurarlas, dando además lugar  a una “ilegalidad” de las radios comunitarias Garífunas, ya que no se plegan a las pretensiones del régimen dictatorial.

La persecución jurídica por parte de CONATEL es una violación a la Convención Interamericana de Derechos Humanos, en su artículo 13. 3, el cual indica que “No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

Además El art 8.2.d de la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de Pueblos Indígenas, el cual indica “Los Estados establecerán mecanismos eficaces para la prevención y el resarcimiento de Toda forma de asimilación o integración forzada”, la que se viene dando a través de los medios de comunicación de masas, en los cuales su idioma no tiene cabida.

Nota relacionada:  Radios comunitarias exigen a Conatel la aprobación de al menos 25 frecuencias

El Convenio 169 de la OIT en su artículo 30.2 2. reza “A tal fin, deberá recurrirse, si fuere necesario, a traducciones escritas y a la utilización de los medios de comunicación de masas en las lenguas de dichos pueblos”, situación que en Honduras, nunca se ha dado.

El verdadero delito cometido por la Radio Waruguma y restantes Radios Garífuna, es el de la defensa del territorio ancestral, especialmente en la bahía de Trujillo, conocida en la actualidad como Little Canada ( La pequeña Canadá) ante la compra ilegal de tierras que vienen efectuando extranjero, los que prácticamente se han apoderado de la bahía de Trujillo, donde a partir del régimen del expresidente Porfirio Lobo han planificado la instauración de una de las Ciudades Modelo, conocidas como ZEDE (Zonas de Empleo de Desarrollo Económico), la cual en pocas palabras, es la condena de expulsión del pueblo Garífuna de Honduras, según relata OFRANEH.