Cuatro años de informar y escudriñar con CRITERIO

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Del 1 de mayo de 2015 al 1 de mayo de 2019, son cuatro años, que se traducen en 1,460 días de trabajo ininterrumpido de informar y formar a Honduras. Cuatro años de una ardua labor con dientes y uñas, en precariedad económica, pero con la firme convicción de hacer de CRITERIO lo que dice nuestra Visión: Convertirnos en el Periódico Digital de Honduras referente informativo de los sectores afectados por la exclusión social, de los grupos económicos y políticos, y compartir con ellos nuestro anhelo de construir juntos una mejor nación donde todos y todas nos sintamos parte de este proyecto de comunicación.

Aún no lo hemos logrado, ni mucho menos, pero seguimos poniendo nuestro esfuerzo diario para hacer de CRITERIO el periódico digital referente de Honduras y también para hacer de éste un país de ciudadanos más demandantes y conocedores de la realidad, del porqué y cómo se mueven las piezas del poder para afectarnos.

Después de cuatro años seguimos firmes y convencidos de nuestra misión: Procesar información de actualidad enmarcados en los estándares éticos del periodismo, para orientar a los ciberlectores que necesitan contrastar, mediante una segunda lectura los hechos relatados por la prensa tradicional, dándole a la información un enfoque analítico y a profundidad, que evidencie las situaciones que el poder político y económico quiere ocultar.

Seguimos al pie de la letra esa misión que nos impusimos junto a un grupo de periodistas con quienes iniciamos este sueño llamado CRITERIO.

En estos cuatro años de sinsabores, alegrías, capacitación, citas, seminarios, talleres, amenazas, felicitaciones, insultos y reconocimientos, hemos ido creciendo, no solo como periódico y en nuestras redes sociales, sino como profesionales de la comunicación que cada día tenemos más presente una frase del laureado periodista latinoamericano Gabriel García Márquez: “Ser periodista es tener la oportunidad de cambiar algo todos los días”.

Y escribimos con esa mística de cambiar la visión o la percepción de alguien que nos lee, sobre los problemas del país y como le afectan a él, ella y a su familia.

Nota relacionada 1 de mayo tres años de criterio.hn

En este cuarto aniversario queremos agradecerles a los columnistas y analistas que han tenido la confianza de escribir con nosotros y de difundir su pensamiento a través de nuestro espacio cibernético, ellos son:

Víctor Meza, Hugo Noé Pino, Óscar Marroquín, Marlín Óscar Ávila, Rodolfo Pastor Campos, Carlos Zelaya Herrera, Joaquín Mejía, Thelma Mejía, Ondina Maldonado Zavala, Jaime Flores, John Moran Robleda, Edmundo Orellana, Rodolfo Pastor Fasquelle, Gustavo Zelaya, Julio Raudales, Tomás Andino Mencía, Anibal Cálix,  Arturo Rendón Pineda, Lorenzo García Santos y otras personas que ven en criterio la oportunidad de escribir que otros medios les niegan.

Queremos agradecerles a ustedes también que nos leen a diario y a los que no lo hacen tan a diario. A ustedes, para quienes escribimos, filmamos y editamos con la finalidad de brindarles lo que los medios tradicionales no les brindan, a ustedes para quienes generamos información con un enfoque analítico y a profundidad, que evidencie las situaciones que el poder político y económico les quiere ocultar.

A ustedes amigos lectores, de verdad, gracias por acompañarnos en este sueño llamado CRITERIO, “Periodismo Amplio e Incluyente”.

Sin Criterio no hay criterio

Por, Jaime A Flores.

Sin Criterio no hay criterio y así lo ha demostrado este nuevo periódico de circulación digital, en apenas tres “añitos” se ha convertido en un referente para las y los ciudadanos de pensamiento crítico que buscan un nuevo abordaje en la información y que hasta hace poco carecían de alternativas para contrarrestar la basura informativa producida por las grandes corporaciones mediáticas.

Criterio ha sido un soplo de brisa fresca en el rostro de los lectores. Ha superado con creces el esquema periodístico tradicional, como son las cuatro preguntas famosas: qué, quién, cuándo y cómo y de las que han hecho eco las corporaciones mediáticas, cuya finalidad es distorsionar la información para esconder y ocultar la verdad a las grandes mayorías.

Con esta nueva “vida electrónica” algunos aspectos de la información se ha democratizado en cierta medida. Hasta en un pretérito reciente era impensable que un par de quijotes, como los propietarios de Criterio, se lanzaran a la creación de una empresa periodística, cuyo privilegio lo tenía reservado el sistema solo para los oligarcas.

El aporte principal de Criterio a esta sociedad es ir en contracorriente del sistema y evidenciar todos aquellos instrumentos de dominación simbólicos, principalmente las estructuras estructuradas (medios de comunicación y lengua o cultura)  de las que nos habla el gran Bourdiu y que no tienen otra finalidad que la de perpetuar y afianzar las injustas relaciones de poder.

La creación de  Criterio es una osadía, el momento histórico no le es favorable, ya que vivimos en tiempos del “Señor Presidente”, de la “Fiesta del Chivo” o de “Yo el Supremo”, por ende se necesita redoblar esfuerzos no sólo por la cuestión de subsistencia, sino por los riesgos que implica, hasta la integridad de la vida misma se pone en juego. A los dictadores lo que menos les gusta es la verdad.

La y él creador de Criterio sustituyeron la adarga del caballero andante, por la pluma, la libreta, grabadora, teléfono celular y trípode, entrevistando, apuntando, para capturar todo aquello que por los siglos y los siglos le han ocultado a este pueblo imbecilizado por las telenovelas, las religiones y el futbol.

El nacimiento de Criterio, en un país culto y letrado, se celebraría a lo grande no sólo por su información, no sólo por sus artículos de opinión, sino porque presenta el envés de la moneda, que a través de los tiempos la han ocultado, para mantener  a este pueblo más idiotizado, más sometido y hasta identificado con sus enemigos de clase.

Conociendo a esos dos quijotes, Criterio cumplirá muchos años más de vida y seguros estamos  que nunca se apartará de los principios éticos que nos mandaba  a cumplir al pie de la letra el gran maestro de la dignidad, Ventura Ramos. ¡Larga vida a Criterio y a sus fundadores!